Coche del día: Opel Antara

Coche del día: Opel Antara

La oportunidad perdida


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace unos días Opel presentaba el GT X Experimental Concept, y al verle me vino a la cabeza otro prototipo de la marca del rayo: el Antara GTC (Gran Turismo Crossover) de 2005. Y de ahí, cual corriente de pensamiento de la británica Virginia Woolf, cavilé sobre lo desapercibido que pasó el Antara de serie por nuestro mercado.

Existen ocasiones en las que un modelo sale al mercado y fracasa. Conocer los motivos puede serles útil a los responsables de las marcas para no volver a cometer el mismo error. O sí, y os podéis imaginar algunos casos. El motivo principal puede recaer en un tema de diseño, y a su vez un coche no puede gustar por diferentes motivos: ser poco agraciado, desproporcionado, un adelantado a su tiempo…

Razones hay muchas más o menos evidentes, pero luego están esos coches aparentemente equilibrados maltratados por el mercado. Aceptando poder equivocarme, el Opel Antara sería una de mis opciones.

Opel Antara GTC Concept

Opel Antara GTC Concept

Lanzado en 2007, y aún con el recuerdo de los exitosos Frontera, compartió plataforma con el Chevrolet Captiva que, curiosamente, sí gozó de una buena acogida manteniéndose en el Top 10 durante varios años. Su tamaño era mayor al de sus rivales, lo cual permitía espacio para una tercera fila de asientos a la que Opel renunció. Los de Rüsselsheim tampoco aprovecharon sus cotas para ofrecer un maletero destacable ni un espacio fuera de lo común. Se fabricaron los dos en Corea del Sur.

El diseño definitivo tomaba rasgos de aquel Concept de tres puertas, pero el resultado final fue un SUV un tanto insulso en el que se apostó por una imagen de robustez y estética muy campera con paragolpes en plástico que recorrían el contorno de su carrocería y protectores de bajos de aspecto metálico. Sin embargo, sus proporciones eran algo superiores al segmento que despegaba por entonces y comenzó su andadura comercial con un posicionamiento por motores y precio que le hacía coquetear con las tarifas de los premium.

Esto se solventó con el tiempo al introducir versiones menos potentes, y de hecho, al final de su vida comercial, después de recibir un lavado de cara, el precio se convirtió en su mayor reclamo. Era ya demasiado tarde y el Antara no había despegado en ventas.

Opel Antara 2

La gama inicial de motores estaba compuesta por un diésel 2.0 CDTi de 150 CV algo gastón y bajos muy pobres, así como dos gasolina de poca relevancia en un mercado donde el gasóleo predominaba, y más en este tipo de vehículos. Fueron un 2.4 y todo un 3.2 V6 de 227 CV que confirmaba las aspiraciones de este Opel. Poco después se introdujo la variante descafeinada del CDTi a 127 CV. Contaba además con posibilidad de cambio automático y tracción 4×4, si bien sus aptitudes offroad estaban muy limitadas por la escasa distancia al suelo, aunque equipaba sistemas de asistencia como el de pendientes.

En el interior también se apostó por ofrecer una calidad muy cuidada y el nivel de acabado más alto -el Cosmo- destilaba incluso cierto lujo con inserciones de aspecto metálico o madera y la posibilidad de una vistosa tapicería de piel marrón. Recurrió a algunos elementos que aportaban un plus de versatilidad como el sistema de raíles para repartir la carga en el maletero denominado FlexOrganiser, así como el FlexFix para portar bicicletas de manera cómoda sin necesidad de complejos montajes.

Con las cifras de ventas en la mano, el año 2007 fue el mejor en las matriculaciones del Antara, viéndose ya superado por la mayoría de SUV que se vendían por entonces (RAV4, CR-V, Freelander, Outlander, Sorento, Santa Fe…) En los ejercicios posteriores sus ventas fueron en decadencia mientras los responsables de Opel veían pasar ante sus ojos cómo la llegada de nuevos rivales (Ford Kuga o Volkswagen Tiguan) se situaban en los primeros puestos y perdían su oportunidad en un segmento que crecía de manera sustancial no logrando más que las migajas del suculento pastel.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Saúl
Invitado
Saúl

Creo recordar que despues del restyling se ofreció a precios muy buenos para ser un suv de 180 caballos aunque quiza era ya demasiado tarde

Rest
Invitado
Rest

Pienso que el principal problema del Antara, fue él mismo (pedía mucho para lo que ofrecía) y el Captiva se convirtió en su solución (ofrecía mucho para lo que pedía).

Jose Manuel Escanilla
Invitado
Jose Manuel Escanilla

Yo creo que le mató ser primo del Captiva. No se encontraba una justificación para gastar más en el Opel que en Chevrolet (y en es momento tampoco es que Opel tuviese una imagen de marca impecable), y además el “huracán” Qasqhai ya golpeaba con toda su dureza, haciendo que estos SUV “mediosperograndes” se quedasen un poco en tierra de nadie.

Raúl Andreo
Invitado
Raúl Andreo

Totalmente de acuerdo siempre he pensado q el principal problema del Antara fue el Captiva


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.