Menu

Coche del día: Nissan Patrol GR 3.0 Di 3p (Y61)

¿El peor Patrol de toda la saga?

Coche del día: Nissan Patrol GR 3.0 Di 3p (Y61)

Nuestro coche protagonista de hoy, el Nissan Patrol GR 3.0 Di 3p, pertenecía a la tercera generación de este indestructible todoterreno de verdad, fabricado durante más de 10 años, desde 1998 hasta el año 2009, fecha en la que cesa la producción del modelo en la fábrica de Barcelona. Fue una auténtica bestia de los caminos, de la categoría del Mitsubishi Montero o el Toyota Land Cruiser.

Hoy en día es difícil de encontrar en el mercado de ocasión por su conducción de auténtico 4×4. Sobre su sólido chasis de escalera -o de largueros y travesaños- descansaba una carrocería que no era muy habitable, al menos referido a las plazas traseras. A su elevado peso se añadía la falta de fuerza a bajo régimen por la carencia del sistema common rail, aspectos que pasaban factura a los amortiguadores y a todos los silent blocks del tren rodante.

La versión de tres puertas tenía unas dimensiones muy cúbicas y generosas (4.440 mm de largo, 1.930 mm de ancho y 1.840 mm de alto)

Había que tener muy en cuenta estos valores a la hora de manejarse por las callejuelas de los centros de nuestras ciudades o en los aparcamientos de los centros comerciales; la versión de cinco puertas se iba a los 5 metros. Exteriormente no sufrió grandes cambios respecto a la generación anterior, siendo novedosos los imponentes paragolpes y unos musculosos pasos de ruedas. La elevada altura del puesto de conducción permitía un buen control del entorno del coche, algo imprescindible dadas sus dimensiones de altura y anchura.

Nissan Patrol GR 3.0 Di 3p

Las generosas protecciones de plástico presentes en todo el contorno de su carrocería sufrían más de la cuenta, sabiendo a los complicados lugares a los que podía acceder. Las plazas delanteras no tenían problemas de espacio y acceso, no así las traseras, que contaban con un espacio reducido y además de acceso complicado. El maletero contaba con unos escuetos 308 litros ampliables hasta los 1.652, con acceso mediante doble puerta asimétrica. Tampoco los ajustes no eran su punto fuerte, como sucedía con las puertas y ventanillas.

De equipamiento no iba mal servido, en especial la versión Elegance, que contaba con tapicería en piel, equipo de audio con reproductor de CD, cuatro airbags, climatizador y techo solar. El diseño del salpicadero se antojaba ya antiguo, pero muy funcional. El cuadro principal de instrumentos estaba dominado por dos grandes relojes (velocímetro y cuentarrevoluciones), acompañado de los niveles de combustible y de la temperatura del refrigerante. Unas inserciones de madera en la consola central, reposabrazos y aireadores laterales añadían una nota de lujo al interior.

Se sustituyó el veterano motor 2.8 V6 de 130 CV por el más moderno 3,0 (2.953 cm3) DI de cuatro cilindros en línea, cuatro válvulas por cilindro y alimentación por inyección directa, turbo e intercooler. Entregaba 160 CV a 3.600 RPM y un par máximo de 380 Nm a 2.000 RPM; por debajo de este régimen se mostraba muy perezoso.

Los primeros motores adolecían de problemas de juventud, pues presentaban serios problemas de lubricación y gripaban. Se revisó por completo la mecánica, aumentando la cantidad de aceite necesaria para el correcto engrase, así como el tamaño del cárter, solventando dicho problema (casi del todo)

Nissan Patrol GR 3.0 Di 3p

La propulsión era trasera, con el eje delantero conectable manualmente, reductora mediante palanca, bloqueo del diferencial trasero y barra estabilizadora desconectable (por debajo de 24 km/h). La caja de cambios manual era de cinco velocidades. Carecía de diferencial central, y la reductora se podía conectar con la tracción total conectada, hasta una velocidad máxima de 40 km/h.

Había que trabajar con cuidadito con la primera para no castigar al embrague, pues tenía un desarrollo largo, que unido a una falta de chicha por debajo de 2.000 RPM y su elevado peso -más de 2.200 kg-, aconsejaba tratar el conjunto con mimo.

Su fuerza resultaba excelente para moverse por el campo, pero por carretera el sonido que emitía el motor y la alegría del mismo no era comparable a un seis cilindros. Sus suspensiones con ejes rígidos, brazos longitudinales, barra Panhard, muelles, amortiguadores y barras estabilizadoras, junto con unos recorridos de suspensión muy grandes no transmitían rebotes al interior, pero las curvas había que tomarlas con precaución por el balanceo de la carrocería, agravados por su elevado peso.

Para detener semejante tonelaje era imprescindible contar con un buen sistema de frenos, de discos en ambos ejes (ventilados los delanteros).

Nissan Patrol GR 3.0 Di 3p

Tampoco iba mal calzado, con unas llantas de medidas 6×16 pulgadas, abrazadas por unos neumáticos de medidas 235/80 R16, de perfil muy alto como vemos, ideales para acompañar a las cabras montesas por rutas offroad. Sus cotas todoterreno más importantes eran unos ángulos de ataque, de salida y ventral de 37 º, 31 º y 153 º -respectivamente-; una profundidad de vadeo de 70 cm y una altura libre de 22 cm. En cuanto a sus prestaciones básicas, su velocidad punta era de 160 km/h, con un consumo medio cercano a los 11 l/100 km. Un depósito de 95 litros ofrecía una gran autonomía.

Nos encontramos ante un todo terreno de verdad, construido con largueros y travesaños, nada de monocascos -como los SUV actuales-

Su comportamiento era ejemplar fuera de la carretera, y aceptable en el asfalto ofreciendo una gran comodidad a sus ocupantes, tanto por espacio como por equipamiento de confort y comodidad, pero recordando su naturaleza de todoterreno a la hora de abordar las curvas. Es un vehículo difícil de encontrar en el mercado de segunda mano en buenas condiciones, y cuenta con seguridad con una legión de fieles seguidores TT y anti-SUV.

Public Seguros Coches 3 1140x500

Si quisieras asegurar un vehículo como este, siendo un conductor de 35 años, casado, residente en Madrid y guardando el coche en garaje, podrías hacerlo a Todo Riesgo sin franquicia por 437 € con Mapfre, la mejor póliza en relación calidad-precio para este caso.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

Bueno, este motor fue parte del restiling del Y61, es decir, segúia siendo la misma generación estrenada en 1998 con el motor RD28 de 6 cilindros (en línea, no en V, con un sonido embriagador, todo hay que decirlo). Es decir, el problema era esta versión en concreto con un motor que sobre el papel superaba en todo a su antecesor pero que en la práctica se ganó una fama bastante mala. En lo demás seguía siendo el coche robusto que siempre fue. Una cosa: no me suena que la reductora pudiera engranarse en marcha. Más bien, como en la… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.