Coche del día: Nissan MID4-II

Coche del día: Nissan MID4-II

Este prototipo anunció lo que tres años después sería la fórmula ganadora materializada en el Honda NSX


Tiempo de lectura: 4 min.

Si se tiene la vista puesta en tiempos más pretéritos, el GT de referencia para entender la eclosión del automovilismo deportivo nipón podría ser el Toyota 2000 GT. Sin embargo, cuando nos fijamos en años más cercanos al nuestro sin duda el icono más repetido y nombrado es el Honda NSX de 1990. Un vehículo excepcional afinado por el propio Ayrton Senna capaz de avergonzar a los mejores Ferrari del momento gracias a su mezcla de ligereza, excelente comportamiento y motor V6 atmosférico con 294 CV. No obstante, antes del NSX Nissan caldeó el ambiente con la aparición de dos proyectos pensados para ofrecer un deportivo por encima de su Skyline. El más afinado de ellos fue el Nissan MID4-II.

De hecho, bastante parecido al Honda en su aspecto, pero tres años anterior ya que fue presentado en el Salón del Automóvil de Tokio en 1987. Dotado de una cuidada aerodinámica, el Nissan MID4-II parecía mucho más largo de lo que realmente era – 4,3 metros en total – gracias a su línea estilizada en la que todo fluye en base a unas formas suaves y redondeadas típicamente japonesas. Bajo las mismas se esconde una mecánica instalada en posición central-trasera, la cual transmite su fuerza al asfalto mediante un refinado sistema de tracción total con cuatro ruedas direccionales. Todo un avance para el momento, anunciando una conducción deportiva pero al tiempo accesible y segura para el público masivo.

De haber llegado a serie, posiblemente el Nissan MID4-II hubiera sido tan o más interesante que el Honda NSX ya que incluso contaba con una potencia mayor gracias a los 330 CV de su V6 biturbo con tres litros de cilindrada. Cifras que evidencian la seriedad con la que Nissan se tomó un proyecto que, desgraciadamente, aún no quedándole grande en lo tecnológico si resultó excesivo en lo referido al riesgo financiero. Punto que determinó el no llevar a serie este coche. Pensando que los altos costes de fabricación y desarrollo comprometerían las ganancias del modelo. Sin duda referencial como escaparate tecnológico, pero al tiempo dirigido a un nicho de mercado con pocos compradores para la masiva Nissan.

El Honda NSX apareció tres años más tarde, pero este prototipo de Nissan perfiló muy bien el concepto que aquel llevase a lo más alto logrando poner en aprietos a marcas como Ferrari o Porsche

Nissan MID4-II, lastrado por los costes y el resto de la gama

Más allá de la contabilidad existió otra razón de peso para no llevar a serie al Nissan MID-4. Una razón que estribó en el análisis global de la gama. Para empezar, en 1983 se había renovado integralmente el exitoso concepto del Datsun 240Z con la presentación del 300ZX / Z31. Un deportivo versátil para el día a día con una amplia gama de motorizaciones de seis cilindros tanto en V como en línea capaz de entregar 231 CV en las versiones equipadas con el turbocompresor Garrett T3.

Además, la completa saga Skyline nacida en 1957 iba ya por la séptima generación ofreciendo versiones deportivas turboalimentadas y ligeras que incluso se homologaron en el Grupo A. Así las cosas, aunque Nissan no contaba con un superdeportivo de referencia sí ofrecía modelos capaces de satisfacer el público que buscase un carácter vibrante para el día a día. Más que suficiente para una empresa generalista centrada en la producción en serie y la rentabilidad de sus productos.

No obstante, el sueño de un modelo estrella capaz de atraer las miradas de la prensa y los anhelos del público se abrió paso gracias al Nissan MID4-I de 1985. Un prototipo conceptual, pero que retomaba la fantasía recurrente en Nissan de crear un deportivo con motor central desde que en 1975 se presentase el AD1. Algo que no hubiera sido tan raro para la marca durante la segunda mitad de los ochenta, pues se encontraba en un muy buen estado de desarrollo en lo referido a sus Sport Prototipos participantes en Le Mans.

nissan mid 4 II (1)

Aunque no llegó a serie por problemas de relación entre la inversión y el retorno esperado por ventas, el MID4-II concretó soluciones tecnológicas aplicadas en otros deportivos de Nissan

Sin embargo, aún mandando la contabilidad y por tanto no habiendo llegado a los concesionarios, el Nissan MID4-II tuvo eco en modelos de serie como el Datsun 300ZX o el Skyline GT-R del momento gracias al propulsor V6 ensayado en el mismo. Y eso por no hablar de otras tecnologías posteriormente aplicadas en modelos de serie de la marca como las cuatro ruedas direccionales. Otra de las razones por las que, de haber llegado a la realidad, el Nissan MID4-II hubiera podido compartir el protagonismo y liderazgo en materia deportiva de alta gama para la industria japonesa de los noventa.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.