Coche del día: Nissan 350Z Gran Turismo 4 Edition (Z33)

Coche del día: Nissan 350Z Gran Turismo 4 Edition (Z33)

Cuando la ficción se convierte en realidad


Tiempo de lectura: 5 min.

Que los japoneses son expertos en crear grandes deportivos donde la relación precio/potencia es prácticamente imbatible, como el Nissan 370Z, es un hecho. Quizás en este aspecto sean muy similares a los automóviles de altas prestaciones yankees, pero en lo que se refiere a puesta a punto, tanto dinámica como mecánicamente, los nipones están un peldaño por encima.

Nissan es una de esas marcas que siempre da una satisfacción cuando presentan un deportivo nuevo, ya sea por la manera tan afinada de trabajar o porque sus creaciones prácticamente no encuentran competencia cuando hablamos de relación CV/dinero. Modelos como el 200SX (S14) o los GT-R son la viva imagen de esta filosofía. Si a ello le sumamos un funcionamiento exquisito y una usabilidad bastante superior a la de  la competencia en el día a día, es cuando te das cuenta de lo buenos que pueden llegar a ser estos coches.

Pues otro de estos automóviles que ha dado mucho juego a lo largo de su existencia, y que incluso a día de hoy puede ser un candidato perfecto si lo que deseamos tener en la cochera es un automóvil deportivo que goce de versatilidad y carácter a partes iguales, es el Nissan 350Z y si encima tienes la suerte de poder hacerte con una de las 35 unidades (de las 700 en total que se fabricaron) que se destinaron a nuestro mercado de la versión Gran Turismo 4 Edition o GT4, entonces como se suele decir por estos lares donde habito, “habrás triunfado”.

Nissan 350Z Gran Turismo 4 Edition 3

El Nissan 350Z GT4 pasaba de la ficción a la realidad tras su aparición en el mediático videojuego “Gran Turismo 4” de PlayStation 2

Ya os hablamos del 350Z estándar hace un tiempo en nuestra sección del coche del día, pero hoy queremos mostraros esta variante bastante desconocida por lo escasa de su producción, pero además del porqué de su existencia, que en esta ocasión cumple aquel refrán de que “la ficción, en ocasiones, supera la realidad”.

Para quien no lo sepa, este modelo en cuestión era incluido dentro del videojuego de PlayStation 2 “Gran Turismo 4“, de ahí que la marca, unos meses después, decidiera recrear esta versión del automóvil que millones de personas conducían de manera virtual dentro del legendario videojuego, y además hacerlo pintándolo del mismo color que en el de la versión virtual, Ultra Yellow, aunque si bien es cierto que también se tenía la opción para los más discretos de elegir el Kuro Black.

A partir de aquí pocas pero sutiles modificaciones con respecto al 350Z estándar, aunque bien es cierto que estas preparaciones son especiales precisamente por eso mismo, por su discreción, y en eso Nissan ya es una marca curtida en mil batallas. Así que aderezaba al 350Z GT4 con cambios como unas llantas específicas de cinco palos calzadas con neumáticos 225/45/18 delante y 245/45/18 detrás.

Nissan 350Z Gran Turismo 4 Edition 2

Los cambios del 350Z GT4 al 350Z estándar son pocos, aunque hay que admitir que no eran necesarias demasiadas modificaciones para mejorar lo que ya de por sí es bueno

Por otro lado, potenciaba el propulsor hasta los 300 CV, que ahora llegaban a las 6.400 RPM, manteniendo el par 363 Nm a 4.800 RPM, gracias a una nueva gestión electrónica y sistema de distribución variable, logrando unas prestaciones de 250 km/h en cuanto a velocidad máxima -autolimitada- y bajando hasta los 5,8 segundos en el 0 a 100 km/h. El cambio manual de seis relaciones era la única alternativa en esta versión, realzando su genética racing y argumentando el porqué de su existencia: la conducción en estado puro.

Dentro de su habitáculo tan solo podíamos encontrar una pequeña variación, al alcance del ojo sibilino de unos pocos. Su tacómetro, antes marcado en rojo a las 6.600 RPM, pasaba a estarlo a las 7.000 RPM. El resto se mantenía inalterado, aunque gozando de ese equipamiento tan bien surtido del 350Z, donde tan solo disponíamos en opción de la tapicería en cuero naranja por unos 500 euros de sobrecoste.

Cuatro airbags, ESP, TCS, ABS, BAS, EBD, asientos eléctricos calefactables, tapicería de cuero negro, etc. Todo iba dentro del equipamiento de serie dentro del 350Z Gran Turismo 4 Edition. Además, un equipo de sonido Bose de 240 W de potencia, compuesto de siete altavoces y un subwoofer, eran el compañero ideal para acompañarnos en nuestras salidas por nuestras rutas favoritas. Eso sí, no disponía de controles en el volante, por lo que deberíamos dirigir nuestra atención a la consola central para su manejo.

Un equipamiento inmejorable, junto a un V6 de funcionamiento exquisito, era la combinación perfecta para los amantes de la conducción

Como colofón a esta edición especial, la marca japonesa incluía dentro de su maletero y a forma de obsequio para los nuevos propietarios una caja conmemorativa de esta versión en la que encontrábamos el afamado videojuego junto a una PlayStation 2, para que cuando guardáramos nuestra joya en la cochera pudiéramos seguir conduciéndolo de modo virtual en casa.

Con un precio de 42.900 euros a mediados de 2005 en nuestro país, el Nissan 350Z Gran Turismo 4 Edition costaba unos 5.000 euros más que la versión base del modelo y se posicionaba unos 2.500 euros por encima de la variante Nismo.

Para encontrar algo similar en cuanto a potencia deberíamos irnos a un Porsche Cayman S del momento, con 295 CV, por el cual deberíamos abonar algo más de 65.000 euros. Un Audi TT con 250 CV tenía un precio de salida de 44.300 euros, o un Mercedes-Benz CLK 500 de 306 CV algo más de 66.000 euros, por lo que podemos hacernos una idea de lo excepcional de este Nissan 350Z GT4.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Nissan 370Z con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.