Menu

Coche del día: Mitsubishi Space Star 1.6 16v (I)

Una estrella espacial con los pies (ruedas) en el suelo

Coche del día: Mitsubishi Space Star 1.6 16v (I)

Nuestro protagonista de hoy, el Mitsubishi Space Star 1.6 16v, corresponde al primer lavado de cara que se hizo de la primera generación. Este subcompacto monovolumen se fabricó entre los años 1998-2005, realizándose su primera renovación en 2002.

Además de este motor 1.6 de gasolina se ofrecía con dos mecánicas más de este combustible, con cilindradas de 1,3 y 1,8 litros, además de otra movida por gasóleo, de 1,9 litros. Se fabricó en los Países Bajos en NEDCAR, y se vendió principalmente en Europa. Sustituyó al modelo Space Runner, y entre sus competidores tenía al Citroën Xsara Picasso o al Renault Mégane Scenic, por citar un par de ejemplos.

A principios de siglo la gama de Mitsubishi en España no era precisamente amplia, dominada por un producto tan bueno como el Montero. El Space Star se diseñó para un potencial cliente familiar, con un amplio espacio interior para sus recortadas medidas exteriores (4.050 mm de largo, 1.715 mm de ancho y 1.515 mm de alto). Aunque estaba homologado para cinco plazas, solamente iban cómodos cuatro ocupantes.

El maletero contaba con una capacidad bastante aceptable (370 litros), ampliables hasta los 450 litros si hacíamos uso del desplazamiento longitudinal de la banqueta trasera, y hasta los 1.370 litros si abatíamos el respaldo de los asientos traseros.

Mitsubishi Space Star

Mitsubishi Space Star (1998)

Para ofrecer un precio competitivo -unos 18.000 euros de hoy- se dio prioridad a la economía de los materiales empleados en su interior, con el uso y casi abuso de plásticos duros, sin ofrecer un equipamiento abundante

La instrumentación  ofrecía la información mínima e imprescindible; al menos el puesto de conducción era cómodo. Los pasajeros delanteros contaban con doble airbag frontal y lateral, ABS, EBD, cinturones con pretensores dotados de limitador de fuerza, cierre centralizado, elevalunas y retrovisores eléctricos, aire acondicionado… Como carencias importantes destacar la falta de los controles de estabilidad (ESP) y de tracción, ni siquiera como opción, o la regulación del volante solo en altura, aparte de estar demasiado inclinado.

Una vez en marcha la comodidad era la nota dominante. Su elaborada suspensión (McPherson en el eje delantero y multibrazo con paralelos deformables detrás), complementada con barra estabilizadora en ambos ejes, resultaba efectiva. Conjugaba confort y comodidad para los pasajeros con la efectividad, absorbiendo bien los baches, aunque con un tarado de amortiguación bastante blando, lo que provocaba un notable balanceo de la carrocería en las curvas.

La insonorización estaba bastante conseguida, y los frenos eran de disco en ambos ejes ventilados los delanteros, sobrados para los menos de 1.200 kg que pesaba. El tacto del pedal resultaba algo esponjoso.

Mitsubishi Space Star

Mitsubishi Space Star (2002)

Podíamos criticar la ausencia del ESP y control de tracción, ni siquiera como opción, argumentando su ligereza de peso, aunque la razón de fondo era el elevado precio de la opción, lo que encarecería bastante el precio final

Uno de los elementos más interesantes del Space Star era sin duda su propulsor, situado en posición delantera transversal. Su bloque era de cuatro cilindros en línea, fabricado en hierro fundido, con 1.584 cm3 de cilindrada. Entregaba 98 CV a 5.000 RPM y 150 Nm de par máximo a 4.000 RPM. La culata era de aluminio, con un solo árbol de levas en la misma, 16 válvulas y con alimentación por inyección indirecta.

La potencia se transmitía a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de cinco relaciones, con unos desarrollos tirando a largos sobre todo en las últimas dos marchas. Si queríamos sacar rendimiento al motor se necesitaba hacer un uso intensivo de la palanca de cambios, que por cierto resultaba algo lenta en su accionamiento. Las prestaciones eran bastante buenas, acordes a la potencia ofrecida por el motor, con una velocidad máxima de unos 180 km/h, necesitando alrededor de 12 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado.

Respecto a los consumos, los mismos variaban bastante dependiendo de la alegría con la que pisábamos el acelerador. Por vías rápidas, a bajo régimen se conformaba con 6 l/100 km, superando los 9 l/100 km en ciudad, y si queríamos aprovechar su potencial por carreteras de montaña en al parte alta del cuentavueltas se podían superar sin problemas los 10 l/100 km.

En resumen, un pequeño y polivalente monovolumen adecuado para todo tipo de usuarios, cómodo de utilizar en ciudad por su contenido tamaño y su efectiva dirección asistida, con la posibilidad de elegir entre mecánicas de gasolina o de gasóleo, a gusto del conductor.

Su polivalencia de uso se reflejaba en su modularidad interior y su capacidad para defenderse con gran dignidad tanto en ciudad como en carreteras abiertas, con un elevado grado de confort y dinamismo. En la generación actual es más pequeño, 3.710 mm de largo, siendo un urbanita del segmento A+/B-. En realidad el nuevo modelo se bautizó como Mirage, pero para Europa se le puso una denominación que ya nos sonaba de algo.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Debe ser un coche irrompible, los que quedan por ahí están impecables aunque se vea que tienen tute encima.

Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

Cierto es q son casi indestructibles, mi prima jubiló uno hace unos meses e iba bastante bien, teniendo en cuenta el trato que ella le dio no sé ni cómo rodaba…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.