Menu

Explota una hidrogenera en Noruega, mientras Hyundai y Toyota suspenden las ventas de coches de hidrógeno en el país

De momento es una medida temporal debido al cierre de la red de repostaje

Explota una hidrogenera en Noruega, mientras Hyundai y Toyota suspenden las ventas de coches de hidrógeno en el país

Tarde o temprano tenía que pasar. Una hidrogenera explotó ayer en Sandvika, un barrio a unos 15 kilómetros al oeste de Oslo, Noruega. Por suerte no hay que lamentar víctimas graves, pero las consecuencias para quien tenga un vehículo de pila de combustible de hidrógeno se van a notar: se han cerrado todas las hidrogeneras hasta conocer la causa del accidente.

Por suerte no ha sido nada grave, pues en ese momento no había nadie repostando hidrógeno en la estación de Uno-X de Kjørbo. Solamente hay dos víctimas leves que en el momento de la explosión pasaban cerca con su coche. La onda expansiva hizo que los airbag de su vehículo se desplegasen causándoles heridas de poca consideración.

Los bomberos inmediatamente acordonaron el lugar, estableciendo un perímetro de seguridad por si había más explosiones, que por suerte, no se produjeron. Esta estación está abastecida por Nel Hydrogen, que tiene un acuerdo con Uno-X para implantar una red de hidrogeneras en el país. La estación que ha explotado es una de las más modernas que se implantó desde 2016, con más presión y mejor refrigeración para el hidrógeno. Hasta el momento no se conocen las causas de la explosión, así que la compañía, de manera preventiva, ha cerrado completamente su red de hidrogeneras -otras 10 en total- hasta esclarecer las causas del accidente.

Teniendo en cuenta que encontrar la causa de esta explosión puede llevar meses a los investigadores, Toyota y Hyundai se han apresurado a suspender las ventas de coches de hidrógeno en el país, concretamente del Toyota Mirai y el Hyundai Nexo. Si ya era complicado para los usuarios de vehículos de pila de combustible encontrar donde repostar, ahora con las hidrogeneras cerradas en Noruega va a ser imposible, así que parece un movimiento completamente lógico por parte de las marcas no vender vehículos que no se van a poder utilizar, al menos a corto plazo.

Está claro que esto no es buena publicidad para la pila de hidrógeno, una tecnología de la que ya te hablamos y que no acaba de despegar. El alto precio de sus vehículos y una red de hidrogeneras bastante escasa, no juegan a favor de esta tecnología, máxime cuando Noruega es el «paraíso» de los vehículos eléctricos, pudiendo encontrar puntos de recarga casi en cada esquina.

Incendios ha habido en ocasiones en gasolineras y coches eléctricos y no por eso dejamos de utilizarlos, por lo que esta noticia no debe ser motivo para desconfiar de una tecnología que lleva años utilizándose y cumple con unos estrictos estándares de seguridad. Otro tema es que la tecnología sea cara, la red de hidrogeneras no esté desarrollada y ya dispongamos de una alternativa sin emisiones más sencilla de implementar, como es la de los vehículos eléctricos.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Joer, todavía me acuerdo yo de cuando reventó la gasolinera urbana de Conde de Casal en Madrid, y nadie dejó de usar gasolina…Es un accidente, pero efectivamente, no es buena publicidad para el hidrógeno.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.