Coche del día: Mitsubishi Lancer Ralliart (IX)

Coche del día: Mitsubishi Lancer Ralliart (IX)

Una berlina media con genes de competición en versión sosegada


Tiempo de lectura: 6 min.

El Mitsubishi Lancer Ralliart servía de puente entre las más tranquilas versiones de cuatro/cinco puertas (Sedán y Sportback) del Lancer y el potente Lancer Evolution, siendo el último en llegar, allá por la primavera de 2009. Se basaba en los mencionados anteriormente, pero con algunos cambios, como la ausencia del alerón trasero o la incorporación del volante del Evolution.

Llevaba un motor de 2 litros derivado del Evolution, pero desinflado, bajando su rendimiento de 295 a 241 CV. A nivel estético, aparte de lo citado, cambiaba la parrilla delantera, las llantas específicas de 18 pulgadas de color antracita con diez radios y las entradas de aire en el capó. Este estaba fabricado en aluminio, lo cual suponía un aligeramiento de peso de 7,9 kg respecto al de chapa que llevaban el resto de las versiones del Lancer.

El logotipo Ralliart, a modo de dos franjas, una roja y una naranja ligeramente inclinadas hacia la derecha, se encontraban en la parrilla y en la tapa del maletero, junto a la denominación de la versión. Una vez en su interior las únicas diferencias visibles eran el volante -el mismo que el del Evo-, de diámetro más pequeño que el que llevaban el resto de las versiones y carente de regulación en profundidad. Los asientos también eran específicos y ofrecían una sujeción lateral escasa cuando conducíamos a buen ritmo por carreteras con curvas. El pedalier era también propio del Ralliart.

Mitsubishi Lancer Ralliart IX 2

En general la sensación inicial que transmitía su interior era de calidad y de solidez, de estar bien hecho, con las piezas del salpicadero realizadas en plástico duro. También tenía detalles de acabado que eran mejorables, como la carencia de luz de lectura y en la guantera, o la inexistencia de protección de las tuercas que sujetaban los cinturones de seguridad a los pilares de la carrocería.

Tampoco contaba con el sistema de cierre automático de las puertas al iniciar la marcha, o la presencia de un contrachapado de madera cubierto por una moqueta como separador entre el maletero y el hueco de la rueda de repuesto.

Era un coche rápido y de fácil conducción teniendo en cuenta su potencia, sin resultar nada incómodo para la conducción día a día. Su motor era enérgico, pero sin resultar brusco en la entrega de potencia. El consumo era elevado si se realizaban aceleraciones intensas y frecuentes, en la línea de lo que cabe esperar de un motor sobrealimentado de 241 CV. Dicho consumo homologado oscilaba entre 10 y 10,2 l/100 km dependiendo del tipo de carrocería (Sedán o Sportback).

Mitsubishi Lancer Ralliart IX 3

Las prestaciones básicas variaban ligeramente según fuese el Sedán o el Sportback, algo mejores con la carrocería de cuatro puertas por ser más aerodinámica: 230 km/h frente a 220 km/h de velocidad punta, y 7 segundos de 0 a 100 km/h frente a 7,1 segundos. La notable diferencia en la velocidad punta se debía fundamentalmente a su mejor aerodinámica y a la diferencia de peso, con 1.625 y 1.670 kg, respectivamente, a favor del Sedán.

El motor tenía un bloque de cuatro cilindros en línea en posición delantera transversal, con cuatro válvulas por cilindro. La culata y el bloque estaban fabricados en aluminio, y la distribución se realizaba a través de dos árboles de levas en la culata. La alimentación se encomendó a un sistema de inyección indirecta, con turbo e intercooler. Entregaba la potencia máxima a 6.000 RPM y un notable par máximo de 343 Nm a 2.500-4.750 RPM.

La transmisión era a través de una caja de cambios automática de doble embrague (TC-SST), desarrollada de forma conjunta por Mitsubishi y Getrag. Es muy similar a la del Lancer Evolution, pero únicamente con dos modos de funcionamiento: “Normal” y “Sport”, careciendo del modo “S – Sport” del Evo, que realizaba los cambios a mayor velocidad y a un régimen más alto. Esta ausencia no es un defecto en sí, pues estaba pensado para un modo de conducción a nivel de competición; el Ralliart ya tenía un comportamiento extraordinario en modo “Sport”.

Esta caja automática resultaba mucho más cómoda y aportaba mayor seguridad a la conducción respecto a una caja manual. Tal vez resultase algo más lenta que el cambio DSG del grupo Volkswagen, a cambio resultaba más agradable de utilizar a baja velocidad, sin necesidad de acariciar con excesivo celo el acelerador para obtener una respuesta suave en las maniobras típicas de un aparcamiento.

El aislamiento acústico no era uno de sus puntos fuertes, pues el ruido del motor llegaba con nitidez al interior del habitáculo, sobre todo a partir de las 3.000 RPM. Aclaro que era un ruido totalmente mecánico, tirando a feo, no procedía ni de la admisión ni del escape. A su favor destacábamos su mejor adaptación a la conducción deportiva, interpretando y casi anticipando las intenciones del conductor.

Aparte de estos dos modos de conducción teníamos dos opciones más, una accionando la propia palanca de cambios o mediante unas levas situadas tras el volante (no iban solidarias con el volante). El sistema de tracción del Ralliart era de tracción integral permanente (S-AWC) a través de un embrague multidisco que realizaba el acople de las ruedas delanteras con las traseras.

Mitsubishi Lancer Ralliart IX 1

Tampoco llevaba el diferencial trasero de control electrónico (AYC), aunque sí contaba con un selector para cambiar el funcionamiento del sistema de tracción según el tipo de firme (nieve, asfalto o tierra). La dirección asistida llevaba una bomba hidráulica de mayor caudal. El esquema de suspensiones era McPherson delante y con paralelogramo deformable detrás.

El resto de los elementos eran comunes a ambos ejes: resortes helicoidales más firmes, muelles telescópicos más duros y barras estabilizadoras de mayor grosor (22 mm frente a 21 mm). El equipo de frenos era potente y de elevada efectividad, con cuatro frenos de disco ventilados de 16 pulgadas (unos 400 mm). Como postre contaba con unas llantas de medidas 7×18 pulgadas calzadas con unos neumáticos de dimensiones 215/45.

El Mitsubishi Lancer Ralliart ofrecía la versatilidad y comodidad de una berlina de cuatro puertas con un comportamiento dinámico muy elevado, sin descuidar en exceso la comodidad de sus ocupantes, sin llegar al extremo radical del Evolution ni con la concepción más burguesa de las versiones normales. Lo que si está claro es que era -y es- un coche capaz de transmitir sensaciones y emociones al conductor vetadas en la mayoría de los coches actuales. Yo le haría un hueco en el listado de automóviles con espíritu RACER.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mitsubishi Lancer con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

4
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gran Canaria Racing
Invitado
Gran Canaria Racing

Terrible el consumo medio homologado y el peso que tenía esta versión.

Juanma R
Invitado
Juanma R

Ese no era el 10 (X)?

Luis Blázquez
Editor

Hola Juanma R. Tienes toda la razón. Un desliz de dedo nada intencionado. ¡Gracias por el apunte!

Javier Costas
Editor

El EVO que corresponde a esa “caja” es el X, pero la generación es la IX, y el Ralliart no es un EVO.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!