Coche del día: Lotus Elan M100

Coche del día: Lotus Elan M100


Tiempo de lectura: 6 min.

Al presentarse en 1989, el Lotus Elan M100 fue alabado por algunos periodistas como el automóvil de tracción delantera con mejor manejo nunca antes realizado. Sin duda una opinión nada aventurada, pues en verdad su subchasis delantero resultaba una exquisitez de diseño a la altura de la marca. Sin embargo, gran parte del público no guarda un recuerdo favorable del modelo. Y es que, al fin y al cabo, éste cuenta con el honor poco purista de ser el único Lotus con tracción delantera. Es decir, lo que para unos fue su principal virtud sigue siendo en la mente de otros la principal razón para no dedicarle más que una nota al margen en la historia de la marca fundada por Colin Chapman.

Así las cosas, antes de empezar a analizar las razones que generaron al Lotus Elan M100 lo primero ha de ser el pedir sosiego. No en vano, una operación financiera tan costosa como el desarrollo de este coche no se hace así sin más. Por ello, existen poderosas razones de cara a entender tanto sus virtudes como sus defectos. Para empezar, la situación de Lotus en los años ochenta no era la mejor posible. De hecho, si no llega a ser por la intervención desesperada de unos inversores británicos podría haber llegado a ser terminal, con Colin Chapman fallecido de un infarto en 1982 justo antes de enfrentarse a un juicio por fraude que bien le podría haber costado diez años de cárcel. Todo ello con el telón de fondo de su asociación con DeLorean, usando indebidamente las subvenciones estatales a la fabricación de aquel funesto automóvil en Irlanda del Norte.

Además, aunque el Esprit era un modelo realmente notorio éste no daba para sanear por sí sólo las cuentas de la empresa. Algo parecido a lo experimentado por Lamborghini con el Countach, sobreviviendo gracias a lo ingresado por ensamblar para FIAT los 127 Rustica. Llegados a este punto, Lotus se salvó a última hora en 1986 tras ser absorbida por General Motors gracias a la pasión de Bob Eaton – quien llegó a presidir la compañía en los años noventa – hacia los deportivos creados bajo el sello de Chapman. A partir de aquí, los ingenieros y diseñadores de Lotus tuvieron la garantía de poder pensar con calma en el futuro de la empresa, pasando irremediablemente por el lanzamiento de un nuevo modelo de acceso enfocado a la venta masiva. Una maniobra muy similar a la ejecutada por Porsche con su Boxster a mediados de los noventa, aunque también bastante parecida a la interpretada por el Lotus Elan de los sesenta. Hecho por el cual se rescató aquella denominación para el M100 de 1989.

La situación financiera de Lotus siempre había sido delicada, aunque lo experimentado a comienzos de los ochenta hasta su absorción por GM en 1986 resultó realmente preocupante

Lotus Elan M100, defectos y virtudes

Ya que hablábamos de 1989 debemos indicar cómo en aquel momento no sólo se presentó el Lotus Elan M100, sino también el mayor problema del mismo. Ni más ni menos que el Mazda MX-5. Un coche que muchos califican irónicamente como el mejor roadster británico a pesar de ser japonés. Y bueno, la verdad es que no les falta razón pues, al fin y al cabo, entre la afición a los biplazas ligeros existe un consenso bastante amplio sobre las excelencias del MX-5. De hecho, no es nada rara la correlación de pasiones entre los seguidores de Triumph o MG y los del modelo japonés. Vienen a ser las mismas personas.

Con todo ello, no resulta extraño comprender cómo la competencia del MX-5 fue devastadora para el Lotus M100. Ahora, ¿cuáles eran las virtudes del Lotus frente al advenedizo aunque excelente deportivo nipón? Bueno, para empezar tenía tracción delantera, por lo que podía llegar a un mayor espectro de público gracias a prometer con ella un manejo sencillo y nada comprometedor. Además, los sistemas de amortiguación delantera y dirección creados para el Elan M100 se apoyaron en un cuidado subchasis digno de los más altos elogios técnicos. Una virguería. Sin embargo, lo cierto es el que MX-5 fue desde el principio un modelo de lo más manejable y dócil a pesar de la propulsión trasera.

Así las cosas, mientras el Lotus Elan M100 pensaba llevarse de calle a una parte importante de los conductores sin especiales afanes deportivos gracias a ser el primer modelo de la marca con tracción delantera, el MX-5 daba un comportamiento similar manteniendo el atractivo de la propulsión trasera. Además, tanto el cuidado desarrollo como el complejo montaje del subchasis disparaba el precio del M100 muy por encima del presentado por el Mazda. En suma, aunque los ingenieros de Lotus habían hecho un trabajo fantástico, los directivos habían calculado mal parámetros vitales en relación a costes de producción y tipos de comprador. Eso sí, aunque debido a esto el Lotus Elan M100 no podía cumplir con las ventas esperadas para todo modelo de acceso, ¿al menos tendría éxito entre los acérrimos de la marca?

lotus elan m100 (1)

Más allá de las polémicas que puedan rodear al M100, lo cierto es que su salida al mercado coincidió con la del MX-5. Más barato y extremadamente inteligente y adecuado. Una competencia imposible de solventar para este Lotus creado al amparo de General Motors

Pues claramente no. Y no sólo por contar con tracción delantera, sino también por montar un motor Isuzu de 1.6 litros con 130 CV en la versión atmosférica y 162 CV en la Turbo. Según pruebas del momento claramente apropiado para el modelo, aunque no para las exigencias de los más puristas, quienes no querían apreciar las bondades objetivas del modelo heridos por la incorporación en el Lotus Elan M100 de una mecánica firmada por una marca “ de baja estofa “. Con todo ello, el mejor análisis que se le pudo hacer a este biplaza durante el año de su lanzamiento fue el de “ ser un gran coche en un mercado nada adecuado “. Y es que, no en vano, aún siendo muy interesante en su desempeño y diseño acabó perdido entre la decepción a los puristas y la escasa competitividad comercial mostrada hacia el inteligente y adecuado MX-5. Tras aquello, General Motors paró las cadenas de montaje en Lotus durante 1993, vendiendo la marca a Romano Artoli – propietario de Bugatti SpA – ese mismo año. De todos modos, ahora que han pasado más de tres décadas ya podemos hacer un juicio con perspectiva del Lotus Elan M100. Para nosotros se trata de un modelo más que deseable como clásico en potencia. No en vano, es uno de los mejores deportivos con tracción delantera nunca antes producidos, perfecto para una conducción agradable al galope de una historia singular.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

Después paso a manos de Kia, la cual mantuvo el nombre, añadió algún extra mas y listo


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.