La empresa española Liux continúa con el desarrollo de su proyecto

La empresa española Liux continúa con el desarrollo de su proyecto

Con poco más de un año de historia, los emprendedores detrás de la firma pretenden simplificar los procesos de fabricación para dar lugar a una gama de vehículos eléctricos con la sostenibilidad por bandera


Tiempo de lectura: 7 min.

Hoy en día los fabricantes de automóviles están obsesionados por mostrarnos cuán sostenibles son sus nuevos productos, así como sus procesos de producción. Ya no es importante ofrecer tan solo vehículos más ecológicos, desde el punto de vista de sus niveles de emisiones contaminantes, que también, sino que resulta igualmente relevante que estos incorporen métodos de fabricación y materiales que reduzcan la huella de carbono de la compañía en cuestión. Aunque todo se reduzca a una mera cuestión publicitaria.

En España ha surgido en los últimos tiempos una empresa cuyos objetivos consisten en la fabricación de vehículos eléctricos más sostenibles que nunca, sustituyendo gran parte de las estructuras tradicionalmente metálicas por elementos construidos a partir de fibras y resinas vegetales. Su nombre es Liux, y detrás de este proyecto están los emprendedores españoles Antonio Espinosa de los Monteros –solo primo tercero, para quien esté interesado en la clase política– y David Sancho Domingo, quien hace unos años fue el responsable del superdeportivo eléctrico Bóreas, presentado durante las 24 horas de Le Mans de 2017 con el apoyo de Michelin.

El proyecto Liux, que está siendo desarrollado por un equipo de veinte personas en las instalaciones que la compañía tiene en Santa Pola, Alicante, nació a principios del año pasado. Desde entonces, han obtenido más de dos millones de euros de financiación para las fases iniciales de desarrollo, aportados en su casi totalidad por la empresa de origen balear OK Mobility, que se postula como uno de sus clientes iniciales cuando los primeros vehículos sean producidos en algún momento del año próximo.

Buscamos la simplicidad, queremos centrarnos en el valor y eliminar todos los elementos superfluos”, David Sancho, cofundador de Liux

Liux 01

Antonio Espinosa de los Monteros, a la izquierda, y David Sancho Domingo a la derecha

Un proyecto motivado

La idea fundamental de estos dos emprendedores consiste en fabricar un automóvil eléctrico, cien por cien español y asequible, que maximice la relación entre calidad, precio y autonomía. Para ello, han puesto en marcha dos proyectos iniciales. Por un lado, están finalizando el desarrollo de un modelo compacto –segmento C– de unos 4,6 metros de longitud, cuya presentación se espera ahora para el mes de noviembre –ha sufrido algún retraso– y para el que han establecido un precio objetivo de menos de 38.000 euros –en el entorno del Volkswagen ID.3 más accesible actualmente–. Se habla de una potencia entre 180 y 220 CV para este modelo.

Por otro, un modelo urbano biplaza de 2,5 metros de longitud para el que se baraja la denominación City y un precio objetivo de 20.000 euros. Parece recoger influencias del famoso Smart Fortwo, puesto que se contempla la posibilidad de ofrecer a sus futuros propietarios la opción de intercambiar los paneles de la carrocería para personalizar por completo su vehículo. Este último, además, podrá ser matriculado como turismo o como “cuadriciclo ligero”, que lo habilitaría para ser conducido con el flamante permiso B1 de la DGT.

No han planteado por ahora la posibilidad de fabricar un SUV debido a que, en palabras de los responsables de la marca, este es un segmento demasiado competitivo en la actualidad. Por contra, prefieren introducirse en el mercado con un compacto “de nicho”, como ellos afirman. Incluso se baraja la posibilidad de que el tercer modelo de la compañía sea una berlina… Permitidme que os diga que me gusta cómo piensan estos tipos.

Los responsables de la marca afirman que el proceso de producción de moldes reducirá el uso de energía, las emisiones de CO2 y los tiempos de desarrollo en un 70 %

Liux 03

Ecología y accesibilidad económica como motivo

El aspecto más novedoso –o rompedor– de esta compañía reside en el método de fabricación. Si bien la plataforma sobre la que se sustentarán sus vehículos sí que es más o menos tradicional, el resto de elementos introducen nuevos paradigmas en el ámbito de la producción automovilística. Para la conformación de los paneles de la carrocería no se recurrirá a la tradicional chapa estampada, sino que estos serán obtenidos a partir del moldeo por compresión y se servirán de la impresión 3D para la elaboración de los pertinentes moldes. Estos paneles, además, estarán producidos a partir de polímeros a base de fibras y resinas orgánicas, cuyas materias primas fundamentales procederán de cultivos de soja, lino y cáñamo. Liux afirma que gracias a estos procesos serán capaces de reducir en hasta un 25 % la cantidad de piezas y materiales requeridos para la fabricación de sus vehículos.

Las baterías de sus modelos eléctricos serán modulares y no contarán con soldaduras para facilitar los trabajos de sustitución, reparación y reciclaje. Si bien aún no se han comprometido con un proveedor definitivo para estas –que saben que será de origen asiático–, plantean un módulo de pila con 45 kWh de capacidad. Para su modelo compacto, se podrá optar por incluir uno o dos de estos módulos, que determinarán una autonomía de 300 km o 600 km, respectivamente, y que podrán ser incrementadas si se opta por la versión de autonomía extendida, también dentro de los planes de la compañía. En este caso se instalaría un motor de combustión sobre el eje delantero limitado a la función de generador para el sistema eléctrico, al estilo de los adelantados a su tiempo Opel Ampera/Chevrolet Volt/Cadillac ELR.

Actualmente, Liux se encuentra en pleno proceso de búsqueda de un emplazamiento para su fábrica, lo cual implica conversaciones con algunas Comunidades Autónomas que pudieran estar interesadas. Afirman que la empleabilidad de esta planta de producción nunca superaría los 500 trabajadores para alcanzar su pico de producción, cifrado en unos 50.000 vehículos anuales y nunca antes de 2024. En una fase inicial, en la que esperan producir 5.000 unidades, quizás ya el año que viene, requerirían de tan solo un centenar de empleados.

Paneles de carrocería obtenidos a partir de materiales de origen vegetal y un sistema de baterías modular, intercambiables incluso entre sus dos modelos, son dos de las patas sobre las que se apoya el proyecto de Liux para producir vehículos eléctricos más ecológicos en su fabricación

Liux 02

Si al inicio de este artículo hacíamos referencia a que la sostenibilidad se ha vuelto lugar común en las estrategias publicitarias –o empresariales, según se mire– de los fabricantes, no es menos cierto que se da con cierta frecuencia que proyectos de esta índole no pasan de sus fases iniciales, que suelen consistir en búsquedas de financiación envueltas en pompa y boato –con las consiguientes acusaciones de estafa cuando la aventura fracasa–. Esperamos que no sea así, en este caso, no tanto por patriotismo –que también, en términos de economía–, sino porque realmente se hace necesario, en el contexto actual, que los desembolsos exigidos a los consumidores para acceder a la movilidad electrificada se vean reducidos, para lo cual la entrada de más competidores en el mercado nunca es una mala noticia. Menos en el caso de propuestas como la de Liux, que prioriza un posicionamiento razonable de sus productos en términos de precio, frente a buscar el deslumbramiento de los posibles inversores ofreciendo datos de rendimiento estratosféricos. Estaremos atentos al futuro de Liux.

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Harto de Vende-Humos
Invitado
Harto de Vende-Humos

Ojala esto fuese cierto, y acabara siendo un proyecto real, de un coche electrico Made in Spain 100%. Pero solo hace falta buscar un poco en Internet, o en demandas de los Juzgados, para conocer el historial de uno de los fundadores, David Sancho. O tambien le pueden preguntar a Jesus Astondoa, de Astilleros Astondoa, que opina sobre David Sancho, y el dinero que le levantaron en el proyecto Boreas. Pero alguien llegará y meterá dinero en este nuevo proyecto de humo, para que el de siempre se lo lleve. La vida es asi, hay listos, por que hay tontos.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.