Coche del día: Hyundai Tucson 2.0 CRDi

Coche del día: Hyundai Tucson 2.0 CRDi

Primera incursión de Hyundai en los SUV con gran éxito


Tiempo de lectura: 4 min.

El Hyundai Tucson es un claro ejemplo de los vehículos precursores de la generación SUV actual. Era primo hermano del Kia Sportage, modelo con el que compartía carrocería y gran cantidad de elementos mecánicos, algunos interesantes como la tracción total conectable de forma automática. Pero no nos olvidemos la filosofía de estos vehículos, estaban más pensados para la conducción por asfalto que en modo offroad, tan solo nos podíamos plantear salir a caminos y pistas en buen estado.

En la comparativa con su primo sale perdiendo en el aspecto equipamiento/precio, puesto que a igualdad de mecánica y equipamiento era 2.000 euros más caro, aunque había que reconocer que su equipamiento más básico era importante, ya que incluía seis airbags, control del crucero y climatizador. Adolecían de una deficiencia común: ninguno de los dos llevaba control de estabilidad, salvo alguna versión concreta del Sportage. Exteriormente presentaba un aspecto ligero y compacto, sus dimensiones eran 4.325 mm de largo, 1.830 mm de ancho y 1.730 de alto.

En su interior nos encontrábamos con una calidad de materiales mejorable, ya que abusaba mucho de los plásticos duros, sobre todo en el salpicadero, aunque los ajustes eran buenos y no parecía que con el tiempo apareciesen ruidos, aspecto importante para un vehículo todo camino. Su salpicadero resultaba sobrio, moderno y atractivo, contando con numerosos huecos repartidos por el habitáculo, como los existentes en las cuatro puertas, un cajón debajo del asiento del copiloto y otro más pequeño bajo el volante o una amplia guantera con cerradura. Como principales defectos nos encontrábamos algunos fallos de ergonomía, sirvan como ejemplos una falta de sujeción lateral de los asientos delanteros, el poco recorrido de los reglajes del asiento del conductor o la carencia de regulación en profundidad del volante.

Hyundai Tucson 2 2004

En las plazas traseras nos encontrábamos con un generoso espacio para las piernas y para las cabezas; para tres personas se quedaba bastante justo. El respaldo era abatible en dos mitades y también poseía tres niveles de inclinación distintos, una concesión propia de los monovolúmenes. Además el suelo de las banquetas delanteras estaba rebajado para permitir introducir los pies de los pasajeros traseros, un aspecto más a añadir a favor de la comodidad.

Respecto a su maletero, comentar que era simplemente correcto, con un volumen de 325 litros sin contar el compartimento debajo de la tapa (con un kit reparapinchazos y herramientas básicas). Su equipamiento se completaba con una red y varios ganchos para poder fijar la carga.

Su motor era un bloque de 1.991 cc de cuatro cilindros en posición delantera transversal, con una potencia de 112 CV a 4.000 RPM, mientras que su par motor máximo era de 245 Nm entre 1.800 y 2.500 RPM. Se echaba de menos algo más de potencia, sobre todo en carretera, algo que se subsanó con la versión posterior de 140 CV. Resultaba muy cómodo tanto en carretera como en pistas, gracias a su suspensión blanda y que además no balanceaba en exceso.

Existían versiones 4×2 y 4×4. La versión 4×4 llevaba un sistema de tracción integral que en condiciones normales se comportaba como un tracción delantera y cuando alguna de las ruedas perdía tracción enviaba la potencia al eje trasero teniendo en cuenta la posición del acelerador y el ángulo de la dirección. Sus frenos eran buenos tanto en carretera como en pistas, con un buen tacto. El cambio resultaba impreciso en su guiado y sus recorridos eran largos, aunque las marchas tenían un buen escalonamiento.

Si deseabas un todocamino de un bajo precio, bien equipado, con un buen comportamiento en carretera y en pistas y además con un bajo consumo, el Tucson era un buen candidato. Por 3.000 euros más podías acceder a su hermano mayor, el Santa Fe, con más porte, que le permitía tener un maletero mucho más grande -690 litros- unas cotas todoterreno mejores y un sistema de tracción integral más efectivo dotado de un autoblocante trasero. La versión 4×2 valía 2.700 euros menos y era mejor opción si sólo le ibas a dar un uso urbanita.

También hubo una versión 2.7 V6 de gasolina, mucho más prestacional que las diésel, pero que apenas tuvo ventas en España por razones obvias. Entregaba 175 CV con un par motor de 241 Nm e iba asociado a una caja automática de cuatro velocidades. Es el modelo presentado en el vídeo de cabecera, que a efectos de presentación es perfectamente válido. Con el paso de los años ha ido mejorando en todos los aspectos, como en calidad. diseño, mecánica, equipamiento.

El modelo actual del Tucson, del que hablamos en un artículo anterior, es un superventas por derecho propio.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
LoseJuis
Invitado
LoseJuis

Otro CeRDI ? xD

MKL
Invitado
MKL

Mas cerdi son los Tedi de Vag con sus engaños contaminantes.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!