Menu

Zoox, otra compañía de coches autónomos que parece ir en serio

La peor pesadilla de los taxistas se está "cociendo" en San Francisco

Featured Video Play Icon

Que existe mucho interés en el coche autónomo, cualquiera puede verlo. Todas las marcas se están volcando en este asunto, que va de la mano de la electrificación, como otro gran cambio dentro de la industria de la automoción. El primero que lo consiga de manera sólida y segura, dará un golpe en la mesa, y se posicionará en cabeza de un futuro que ya está llegando.

Pero el coche autónomo no es un tema típico de un fabricante tradicional. Es tecnología, programación pura y dura combinada con sensores, y en este asunto en Silicon Valley están en cabeza. Es por eso que en San Francisco hay 50 licencias para que los vehículos autónomos puedan circular por la ciudad en pruebas. Zoox, esta start-up nacida en julio de 2014 tiene una, y hace poco han hecho una demostración a Bloomberg. Su objetivo: disponer de un robo-taxi en 2020 que permita a una compañía tipo Uber disponer de estos vehículos, para ofrecer servicios de movilidad. Vamos, el terror de cualquier taxista.

Los fundadores Tim Kentley-Klay y Jesse Levinson ya han «levantado» más de 800 millones de dólares para invertir en su compañía, por lo que está claro que hay interés. Si los inversores confían en ellos, debe ser porque están haciendo las cosas bien. Recordemos que el dinero es tímido por naturaleza, pero también es como las apuestas de caballos: el que consiga apostar al caballo ganador, duplicará o triplicará la inversión. Por eso se llaman inversores de capital-riesgo: pueden ganar o perder, no hay término medio.

Zoox 3

Los prototipos que presentan en el vídeo tienen algunas cualidades interesantes. La primera de todas, son reversibles. Pueden circular igualmente hacia delante o hacia atrás, pues tienen faros y sensores en ambos extremos, y ambos ejes son direccionales. Que sea eléctrico ofrece la ventaja del espacio interior, donde se acomodan -de momento- dos personas en direcciones opuestas: uno mira al «frente» mientras otro mira en sentido opuesto. En el vehículo definitivo serán cuatro personas que se sentarán enfrentadas, para aprovechar el espacio. Nada de volante, pedales o cuadro de mandos.

«Somos una startup enfrentada a las compañías más grandes del planeta», dice Kentley-Klay

El prototipo de simulación de Zoox para la ciudad emplea un Toyota Highlander como base, al que han colocado los radares láser -LIDAR- de la marca Velodyne y todos los ordenadores que procesarán los datos. La mecánica es la siguiente: primero hacen varias pasadas para mapear en 3D el trayecto, y se realizan ajustes manuales al mapeado si el proceso automático se saltó alguna señal o algo relevante. Después de esto, el vehículo ya está listo para circular. En el vídeo, en ningún momento hay intervención humana, pero confiesan desde Zoox que en ocasiones puntuales aún es necesario.

Al hilo de esto, se va a crear la necesidad de alguna compañía que ofrezca mapas 3D realizados con LIDAR, y que tal vez, vayan siendo actualizados con cada pasada de un coche por la zona. De esta manera se pueden «alimentar» con los últimos cambios que se hayan producido, como obras, señales nuevas, etc.

Zoox espera que en 2020 tenga listo un prototipo para producción. Si cumplen lo que prometen, y la tecnología funciona bien, el servicio de taxis de San Francisco va a desaparecer en favor de los robo-taxis. Un futuro apasionante nos espera a la vuelta de la esquina.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.