Menu

Coche del día: Hyundai Accent 1.5 CRDi GLS SE Mundial 2002 (LC)

Un coreano muy futbolero

Coche del día: Hyundai Accent 1.5 CRDi GLS SE Mundial 2002 (LC)

El Hyundai Accent 1.5 CRDI GLS SE Mundial 2002, como su nombre indica, fue una serie especial limitada de la marca coreana para celebrar el mundial de fútbol de aquel año. Se celebró de forma conjunta en Corea del Sur y Japón. Al igual que el resto de los productos de Hyundai, el Accent se caracterizaba por tener una calidad más que aceptable por un precio muy competitivo.

Para los poco más de los 4 metros que mide su espacio interior era bastante aprovechable para cuatro adultos. El asiento del conductor tenía reglajes manuales de la banqueta que se ejecutaban mediante ruletas, y el volante contaba solo con regulación en altura. Resultaban bastante cómodos para viajes largos ya que la distribución y dureza de la espuma era uniforme en toda su estructura, aunque la sujección lateral era algo escasa.

En las plazas delanteras nos podíamos encontrar numerosos huecos para dejar objetos de todo tipo y tamaño, destacando un cajón con tapa situado frente a la rodilla izquierda del conductor; algunos de los demás huecos contaban con una base de goma extraíble para poderse lavar.

Hyundai Accent LC 3

Con este  acabado GLS SE (Serie Especial)  llevaba elevalunas y retrovisores eléctricos, cierre centralizado, radiocasete, airbags delanteros, aire acondicionado, volante y pomo de la palanca de cambios forrados en piel, llantas de aleación de 14 pulgadas abrazadas por neumáticos de medidas 185/60 R14, reposabrazos en el lateral derecho del asiento del conductor, faros antiniebla, alarma integrada en el mando a distancia y algunos logos específicos repartidos por la carrocería.

El espacio trasero era el correcto para dos adultos, con espacio algo escaso para las piernas, y en el caso de que el conductor fuese de gran envergadura el pasajero trasero tendría problemas para encajar sus rodillas. La altura en estas plazas era de 90 centímetros. La capacidad del maletero oscilaba entre los 320 litros de la versión de cuatro puertas y los 370 litros de la versión de cinco puertas.

El propulsor que movía al Accent fue diseñado por la compañía americana Detroit Diésel y fabricado por Hyundai Motor Company (HMC). Este motor contaba con un bloque tricilíndrico -como vemos el downsizing no es una tecnología recién implantada- con 1,5 litros de cilindrada, con alimentación por inyección directa common rail, culata de cuatro válvulas por cilindro y turbocompresor, entregando 82 CV a 4.000 RPM y 184 Nm de par motor máximo a 1.900-2.600 RPM.

Hyundai Accent LC 1

Con estos valores conseguía alcanzar unos aceptables 170 km/h. Este motor era el mismo que el del Hyundai Matrix, que derivaba del cuatro cilindros del Elantra CRDi, con el que compartía el 70 % de sus elementos. Para contrarrestar las vibraciones propias de estos motores se le dotó de árboles de equilibrado.

Este motor entregaba la potencia de una forma muy progresiva y suave, con fuerza incluso desde regímenes muy bajos y con el aire acondicionado conectado; además movía con soltura la carrocería del Accent. Resultaba más ruidoso y vibraba más que otros motores de sus competidores, como el 1.5 dCi de Renault, y similar a otros, como el 1.8 TDdi de Ford.

A bajas velocidades era más ruidoso que a alto ritmo, donde se escuchaban más los ruidos aerodinámicos, pero sin llegar a ser molesto. Su caja de cambios, manual de cinco velocidades, funcionaba bastante bien y el accionamiento de la palanca era fácil y rápido.

Hyundai Accent LC 4

En el apartado de suspensiones se pensó sobre todo en el confort de los pasajeros. Los ingenieros diseñaron una suspensión blanda, en detrimento del comportamiento, algo normal en un coche de corte familiar. La dirección era efectiva, con la asistencia adecuada para facilitar las maniobras en ciudad, y con un buen grado de dureza para circular a altas velocidades por vías rápidas.

En carretera era un coche fácil de conducir, seguro y de reacciones suaves, pero menos estable que un Mégane o un Focus. Resultaba muy subvirador, por lo cual había que negociar las curvas con cuidado

En lo referente al equipo de frenos destacar como aspecto negativo el carácter opcional del ABS, casi imprescindible para controlar el subviraje. Con todo, no frenaba mal, a pesar de los 100 kg de sobrepeso que suponía el propulsor diésel con respecto a su homólogo de gasolina. En el eje delantero llevaba discos ventilados, y en el trasero… tambores. Los consumos resultaban muy aquilatados, con un consumo medio real de 6,5 l 100 km, lo que le daba una autonomía de 700 km con un depósito de combustible de 45 litros.

Por último, disculpad que las fotos no se correspondan a este modelo concreto, no las hemos conseguido y son las que más se parecen.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Hyundai Accent con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.