Coche del día: Honda Accord Type R (CG)

Coche del día: Honda Accord Type R (CG)

Una berlina racing


Tiempo de lectura: 3 min.

Me apuesto una miniatura a que la primera asociación que haríamos la mayoría con el apellido Type R sería el Honda Civic, pero lo cierto es que el encargado de estrenar esa ya famosa denominación fue el NSX en 1992 para el mercado japonés. A lo largo de la década fue extendiéndose hacia otros modelos de la marca llegando al Civic en 1997, si bien en Europa no lo vimos hasta la séptima generación fabricada en Inglaterra desde comienzos de este siglo.

Las versiones Type R (con R de racing) se presentaban como las variantes mejoradas de modelos ya existentes con el punto de mira puesto en la deportividad, para lo cual se reducía el peso o se revisaba la aerodinámica. Esas fueron las premisas ante el planteamiento de convertir una dócil berlina como el Accord en un sedán de claro enfoque deportivo. Para conseguir que adelgazara se prescindió de algunos elementos de equipamiento como los airbags laterales, el climatizador automático o los elevalunas traseros, ganando así una veintena de kilos con respecto a la versión 2.0.

¿Y qué hay del motor del Accord Type R? Se trataba de un cuatro cilindros VTEC de 2.157 cc que entregaba 212 CV a ¡7.200 rpm! En una época especialmente condescendiente con los diésel, las prestaciones en sí pasaban a un segundo plano si gracias a su deliciosa caja de cambios de cinco marchas podíamos estirar el motor más allá de aquellas revoluciones, pues la zona roja no comenzaba hasta las 7.500 vueltas.

Honda Accord Type R 2

Puede que la afirmación de que las prestaciones eran lo de menos haya sido un tanto osada, pero pocos podrían echar en falta más caballos. Declaraba un 0-100 km/h en 7.2 segundos y una velocidad máxima de 228 km/h, una cifra algo más discreta en comparación. Donde sí brillaba era en su capacidad de frenada gracias a unos potentes discos que ocultaban sus exclusivas llantas de 17 pulgadas. El comportamiento en general rayaba a gran altura con una suspensión más firme y un bastidor reforzado para aumentar la rigidez, acompañados de una dirección rápida y especialmente precisa. Contaba con todos los ingredientes para disfrutar al volante mientras llevábamos a nuestra familia.

Porque el Accord Type R mantenía las cualidades de la berlina convencional a pesar de la carencia de algunos elementos de confort. Lo importante e imprescindible sí que estaba incluyendo unos deportivos asientos delanteros firmados por Recaro. Los que viajasen en los traseros podrían disfrutar del sonido de su motor subiendo de vueltas porque además se había reducido el material aislante en busca de la mencionada reducción de peso. Al menos el equipo de audio era de los buenos si es que se diera el caso de cansarnos de los rugidos del VTEC.

Con todo, el Accord Type R cumplía lo que prometía bajo esa silueta de berlina tradicional a la que sólo delataban las llantas o la doble salida de escape capaces de persuadir a aquellos que no querían exteriorizar su espíritu racing o revelar que se habían gastado 33.000€ de la época, una cantidad muy superior a las versiones V6 de todas las berlinas generalistas del momento, menos potentes y mucho más aburguesadas.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.