Coche del día: Holden Monaro CV8-R (V2)

Coche del día: Holden Monaro CV8-R (V2)

Un exclusivo "muscle car" a la australiana


Tiempo de lectura: 5 min.

Si eres un apasionado de esto de los coches, casi seguro que te suena Holden, pero si no, te explicamos que era una marca del gigante americano General Motors para el mercado australiano que por desgracia ya no está entre nosotros desde diciembre del año pasado. Para que nos entendamos, era la Opel/Chevrolet de allí, vendiendo parte de su gama con el logo de Holden y diferente nombre; pero también exclusividades como nuestro coche del día: el Holden Monaro CV8-R.

El Holden Monaro primogénito se comercializó en el mercado aussie entre 1968 y 1975. Pero la generación que nos interesa es la reinterpretación que se hizo de este entre 2001 y 2006. Se puso a la venta directamente como un modelo de nicho y de bajo volumen de ventas.

Basado y tomando la plataforma de la serie VX del Commodore -el Opel Omega (B2) que conocíamos en Europa-, se sacaron de la manga un bonito coupé tradicional de tres volúmenes, cuatro plazas y gran tamaño. Decir que el Monaro también sería remarcado como Vauxhall para el mercado británico y como Pontiac GTO y Chevrolet Lumina SS Coupé para el estadounidense.

Holden Monaro CV8 R 2003 2

Holden Monaro CV8-R (2003)

Disponible el Monaro con una motorización de 3,8 litros y seis cilindros en V -que duró poco tiempo porque representaba un nivel de ventas bajísimo-, bajo el capó del CV8-R se situaba también el mítico LS1 de General Motors de 5,7 litros y ocho cilindros en uve, que se podía encontrar, entre otros, en todo un Chevrolet Corvette o un Camaro.

La versión que nos ocupa saldría al mercado en julio de 2003 como una edición limitada a solo 350 unidades del CV8, todas ellas pintadas en turbine mica (gris metálico). Una nueva versión -basada en la tercera serie, a diferencia de la anterior, que estaba basada en la segunda serie-, vería la luz ya entrado el 2004. Esta vez estaba limitada a 320 unidades y todas iban pintadas en un vistoso color rojo, más cañero que el gris.

Su LS1, con una disposición a 90º y de aspiración natural, generaba 334 CV a 5.600 vueltas, muy “apretado” no iba -como ejemplo un Audi S4 (B7) coetáneo, con su 4,2 litros atmosférico entregaba 344 CV-. Había que añadir a la ecuación una buena cifra de par de 465 Nm a 4.000 vueltas. Motor de carácter yankee a más no poder, al que no le gustaban las grandes estiradas, sino moverse en la parte media y media-alta del cuentavueltas.

Holden Monaro CV8 R 2003 3

Holden Monaro CV8-R (2003)

Como era de esperar en un pseudo musclecar, aunque llegado de nuestras antípodas, la potencia era servida al eje trasero a través de una caja de cambios de seis velocidades -en otras versiones diferentes a la “R”, se podía equipar también una anticuada y poco deportiva caja automática de solo cuatro velocidades-.

El consumo, y no era de extrañar para un motor con semejante cubicaje, no era precisamente bajo. Lo habitual y sin abusar demasiado del gas era moverse en cifras de unos 14 o 15 litros a los 100 km. No obstante, gracias a su gran depósito de combustible, para 75 litros de gasolina de 91 octanos, se aseguraba una autonomía media teórica de algo más de 500 km.

Al ser una edición especial del CV8 “a secas” llevaba equipamiento adicional y “chucherías” específicas de esta versión. En su exterior era fácilmente distinguible por sus llantas de aleación de cinco radios pulidos y 18 pulgadas sobre neumáticos de 235 milímetros y perfil 40, los faros y pilotos oscurecidos y por equipar de serie un techo solar eléctrico.

Holden Monaro CV8 R 2004 1

Holden Monaro CV8-R (2004)

Se sumaba a lo anterior un interior con molduras satinadas de color rojo, un cuadro de instrumentos con esferas en color blanco o inserciones de cuero especial para el volante, pomo del cambio y freno de mano. Mismo material que vestía unos asientos de corte deportivo perforados y unas alfombrillas negras con el logo “CV8-R”. En el listado de equipamiento opcional, podíamos seleccionar únicamente el sistema de navegación por GPS.

Como tomaba la plataforma del Opel Omega europeo/Holden Commodore australiano, sus dimensiones eran considerables. 4.789 milímetros de longitud, 1.841 mm de anchura, 1.397 mm de altura y una gran batalla de 2.788 milímetros. Su peso para el tamaño y “motoraco” que llevaba bajo su capó no estaba mal, parando la báscula en 1.586 kg en vacío.

Dinámicamente iba bien, no era el más ágil por su gran distancia entre ejes y la gran cantidad de peso colgando en el eje delantero, pero le ayudaban a un buen dinamismo el montar un diferencial de deslizamiento limitado detrás y una suspensión completamente independiente en este eje, amén de un tarado más deportivo específico de esta versión. Aquí daba un buen repaso a un Chevrolet Corvette.

Holden Monaro CV8 R 2004 2

Holden Monaro CV8-R (2004)

Salió al mercado con un precio de 60.990 dólares australianos de 2004 -38.573 euros de entonces o algo más de 51.000 de 2021 aplicando la inflación, todo un “chollo”-.

La exclusividad del modelo con una tirada total de 670 unidades entre las dos series, sumada a la reciente desaparición de la marca y a que un coche de su estilo sea un rara avis en la actualidad, hacen que sus precios en el mercado de segunda mano australiano estén por las nubes. No tiene equivalente directo en Vauxhall, por si lo estabas pensando.

Si tienes la suerte de vivir en Australia y suficiente pasta para hacerte con uno, ve preparando entre 60.000 y 90.000 dólares de allí. ¡Es más de lo que costaba nuevo hace 17 años!

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.