Coche del dia: Gillet Vertigo

Coche del dia: Gillet Vertigo

Tony Gillet pasó de piloto a crear su propio deportivo


Tiempo de lectura: 4 min.

Hoy os traemos otro de esos coches apasionantes creado por una micro-marca belga, el Gillet Vertigo. La empresa fue fundada en 1992 por el ex piloto de carreras Tony Gillet después de abandonar profesionalmente su carrera como piloto. La idea del fundador era crear un automóvil lo más similar posible a los de competición en materia tecnológica, pero que pudiera ser usado en la calle sin problema alguno.

La primera versión del Vertigo se presentó en forma de prototipo en el Salón del Automóvil de Bruselas. Este concept car era el pistoletazo de salida tanto para la marca, como el modelo en sí. A diferencia de otros pequeños constructores, Gillet quería centrarse en un solo modelo y depositar en él su esfuerzo y dinero para llevarlo hasta la producción.

Durante dos años se estuvieron haciendo diferentes pruebas, tanto en el plano estético como en el diseño de sus elementos. La mayor preocupación de Gillet era el peso final, por lo que decidieron usar materiales como el carbono para fabricar su chasis, ahorrando 58 kilos con respecto a la versión inicial, hasta que en 1994 se saca al mercado lo que sería el primer Vertigo en serie.

Gillet Vertigo Streiff

Gillet Vertigo Streiff (1998)

En cuanto al plano mecánico, en esta primera versión se montó el bloque de 2 litros y cuatro cilindros de origen Ford, con la culata preparada por Cosworth, el mismo que se usaba en los Sierra y Escort Cosworth. Con un peso de apenas 1.000 kilogramos, se habían conseguido las expectativas iniciales de deportividad y ligereza.

Para la segunda serie Tony Gillet opta por un motor de mas cilindrada, buscando con ello aumentar en lo posible la potencia, ya que el chasis estaba preparado para ello gracias a su rigidez. Para ello se recurre a un bloque de seis cilindros en V de origen Alfa Romeo subiendo la cilindrada hasta 3,6 litros de cubicaje. Después de infinidad de remodelaciones, consiguen extraer 360 CV del propulsor italiano.

El Vertigo aúna la potencia del motor de origen Ferrari con una ligereza extrema

No es hasta 2008 cuando nuevamente en el Salón de Bruselas la marca presenta su nuevo modelo, denominado Gillet Vertigo .5. Con la idea en un inicio de mantener la mecánica de seis cilindros, subiendo aún más su cubicaje se llega finalmente a los 4 litros y con una potencia cercana a los 380 CV. Consigue acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 3,3 segundos, superando la barrera de los 300 km/h de punta.

Gillet Vertigo .5

Gillet Vertigo .5 (2011)

Su última evolución data del año 2011, donde en esta ocasión se decide remodelar totalmente el coche, comenzando por la mecánica, que deja de ser V6. En su lugar el bloque usado por Ferrari y Maserati para sus turismos es el elegido para propulsar al nuevo modelo de la marca belga. Un 4.2 V8 de 420 CV sería el propulsor elegido, y con él las prestaciones son de infarto, ya que la nueva versión del vértigo se queda en 990 kilogramos en la báscula.

El nuevo chasis de carbono, al igual que la carrocería fabricada por completo en el mismo material, hacen del Vertigo uno de los automóviles con mejor relación peso/potencia del momento. En su interior se respira un aire a deportividad único. Su salpicadero forrado en alcántara o su volante OMP sin ningún tipo de airbag o elemento de seguridad, delatan el “ADN” del coche.

Además de esta versión de calle, la marca siempre tuvo versiones de circuito con las que se corrieron en numerosas pruebas de circuito, entre ellas la Belcar o el campeonato FIA GT. En todas ellas el Vertigo siempre ha estado a la altura, incluso proclamándose vencedor durante varios años en la G2. En otras, como las 24 de Spa, consiguió terminar en 2004 en la decimotercera posición.

El Gillet Vertigo sin duda representa el sueño de alguien como Tony Gillet y su empeño en crear un deportivo sin concesiones, pero que a la vez fuera matriculable, y sin duda lo ha logrado. En la actualidad, en la página web de la empresa además del Vértigo se muestran varios modelos por encargo de otras marcas, entre ellos el espectacular Alfa Romeo TZ3 de Zagato.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez