Coche del día: Fornasari RR99 Quattroporte

Coche del día: Fornasari RR99 Quattroporte

Un SUV artesanal con hasta 750 CV, pero también con un motor diésel de 250 CV


Tiempo de lectura: 2 min.

Los SUV y los crossovers de altas prestaciones son algo de lo más normal hoy día. A nadie le extraña ver un SUV con más de 600 CV, sobre todo desde que el Porsche Cayenne apareció para demostrar que se podía hacer algo así. De hecho, AMG creó su primera iteración del Clase G en 2002, cuando el Cayenne empezó a convertirse en un éxito de ventas –llegó al mercado ese mismo año–. Luego, años después, llegaron el Lamborghini Urus, el “SuperSUV”, el Maserati Levante, el Aston Martin DBX, el Ferrari Purosangue…

Sin embargo, antes de que todos esos modelos se pusieran en circulación, apareció otro que ofrecía la misma fórmula –un SUV de altas prestaciones y talante muy deportivo–, pero de una forma mucho más artesanal: El Fornasari RR99. Fornasari es uno de esos fabricantes italianos “de toda la vida”, artesanales, pasionales y con una personalidad muy marcada. Lo curioso es que no son una compañía muy antigua, o al menos lo era, pues hace muchos años que no se sabe nada de ellos. Fornasari se fundó en 1994 y comenzó su actividad fabricando vehículos de competición.

El Fornasario RR99 era un coche muy grande, casi tanto como un Rolls-Royce Cullinan. Su longitud llegaba a los 5,20 metros, la altura nada menos que a 1,85 metros y 2,18 de anchura. Con estas medidas se convirtió en el coche más grande que estaba a la venta en España –sí, llegó a estar disponible en España– y obviamente, no era especialmente barato, con una tarifa de partida de 238.950 euros. Eso para la versión más acceso, porque se podía escoger entre tres versiones más.

Se trataba de un coche muy tradicional en algunos apartados, a pesar de su imagen tan personal. El chasis era un entramado de tubos de acero, pero la carrocería estaba fabricada con resinas compuestas. Para el motor se optó por plantas de energía de General Motors, dos V8 de 6,2 litros procedentes del Corvette, con 500 y 600 CV, mientras que había un siete litros con 750 CV y un diésel de VM Motori con 250 CV –un bloque V6 3.0–. En aquellos años los diésel eran imprescindibles, incluso en los vehículos de carácter artesanal y muy exclusivo. El cambio era automático de seis relaciones y se unía a un sistema de tracción total con reparto 40/60 y diferencial autoblocante en ambos ejes.

Entre las cosas que hoy día son de lo más normal, pero entonces fue una locura, están las llantas, que en opción podían ser de 20 o 23 pulgadas. Los frenos, con discos de 350 milímetros, eran suministrados por Brembo –esto no es tan rato…– y podía equipar casi lo que pidiera el cliente.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.