Coche del día: Ford Focus ST (2005)

Coche del día: Ford Focus ST (2005)

Un compacto deportivo casi imbatible (con permiso de su hermano RS)


Tiempo de lectura: 6 min.

Si buscas un coche de precio asequible, con un potente motor, buena respuesta, rápido, con suspensión deportiva y que te permita utilizarlo diariamente con un confort suficiente, deberías tener en tu lista el Ford Focus ST de segunda generación. Atendiendo a estos requisitos el Focus ST (de Sport Technologies) nos ofrecía 1 CV cada 110 euros, es decir, 225 CV por 24.440 euros (por 300 euros más podíamos disponer de la carrocería de cinco puertas). No existía en su momento ningún coche con las mismas características por un precio tan bajo.

En su exterior podíamos destacar un generoso alerón pintado del mismo color que la carrocería -aunque de poca eficacia aerodinámica-, unos retrovisores a juego, sus generosas ruedas de 18 pulgadas sin ninguna otra opción -la rueda de repuesto era de emergencia-, y dos salidas de escape redondas a ambos lados unidas a un dispositivo que generaba un sonido agradablemente deportivo, aunque debido a su gran tamaño le robaba 23 litros de espacio al maletero. En las aletas delanteras encontrábamos unos logos ST cromados. También incorporaba de serie faros antiniebla.

Su interior recibía algunos cambios en relación a otras versiones de la gama. Sus asientos eran Recaro, tenía un volante específico y una mayor instrumentación. A criticar, la altura del puesto de conducción, ya que era demasiado alta para un deportivo.

En la parte central del salpicadero se hallaba una capilla con indicadores de temperatura del aceite, presión del turbo y presión del aceite, un aspecto bastante interesante si queríamos tener bajo control las constantes vitales del motor cuando pisásemos el acelerador con alegría.

Ford Focus ST DA3 4

Se podía solicitar la opción de tapicería de cuero, lo que implicaba cambiar la configuración de la banqueta trasera a solo dos plazas. Incluso con esta tapicería ofrecía una sujeción lateral bastante buena, y llevaba los reglajes habituales en altura y en longitud e inclinación del respaldo; también llevaba reglaje lumbar, ajuste de la longitud de la banqueta e inclinación de la misma. Se ve claro que Ford estaba pensando en el máximo confort y seguridad del conductor.

Iba dotado de un dispositivo de control por voz denominado “V2C”, que controlaba el teléfono, el equipo de sonido -con ocho altavoces- y la climatización, muy sencillo de utilizar y que permitía mantener la vista en la carretera. Su sistema de iluminación con lámparas de xenón -opcional-, era muy bueno, sobre todo las largas, aunque la transición a las cortas era bastante brusca. También llevaba como equipo de serie climatizador dual, control de estabilidad y cargador de CDs con lector de MP3. En 2005 todo esto no era muy habitual.

El motor que movía al coche era un bloque 2.5 de cinco cilindros en línea, sobrealimentado con un compresor KKK y conectado a una caja de cambios manual de seis velocidades, de recorridos cortos y precisos. Tanto el motor como la caja de cambios eran de origen Volvo -por entonces parte de Ford-, con una gran experiencia en este tipo de mecánicas, aunque con especificaciones propias.

Estas especificaciones eran unos ajustes diferentes del encendido, una diferente gestión del sistema de distribución variable y del acelerador, que junto a un volante de inercia más ligero provocaban una respuesta más rápida del motor. La dirección era bastante rápida, con 2,4 vueltas de tope a tope, pero no resultaba un coche manejable, con un radio de giro entre bordillos de 11,7 metros, un metro más que el resto de la gama Focus.

Ford Focus ST DA3 3

Sus prestaciones estaban acordes con su potencia, con 241 km/h de velocidad punta y un 0 a 100 km/h en 6,8 segundos. Su consumo medio homologado era de 9,3 l/100 km, un poco por encima de la competencia. Resultaba ser un motor muy elástico, lo mismo podías ir en marchas largas a 1.500 RPM sin que vibrase el motor como estirarlo hasta las 7.000 RPM sin notar baches en la entrega de potencia. A cambio, el consumo era elevado, pues a una velocidad de crucero de 130 km/h superaba con creces los 11 l/100 km, y si pisábamos el acelerador sin piedad en conducción deportiva alcanzábamos fácilmente los 25 l/100 km.

Era un motor que se podía apretar más y aumentar su rendimiento ya espectacular; alguna unidad probada superaba los 250 CV de potencia y los 400 Nm de par máximo, superando los 225 CV oficiales y los 320 Nm de par. Necesitaba menos de 27 segundos para recorrer los 1.000 metros desde salida parada. Los adelantamientos eran muy contundentes, con 5,3 segundos de 80 a 120 km/h en cuarta, 6,3 segundos para el mismo registro en quinta y 8,1 segundos en sexta.

Para ser un deportivo, el equilibrio entre estabilidad y confort estaba muy conseguido en cualquier carretera; por carreteras lentas tenía bastante agilidad y en vías rápidas con buen firme gozaba de una buena estabilidad lineal. Su suspensión controlaba con gran rapidez los movimientos verticales de la amortiguación, dura, pero confortable para ser un deportivo. Un punto a mejorar era la dirección, pues a pesar de tener tres modos diferentes -“Estándar”,”Confort” y “Sport”- apenas había diferencia entre ellas.

Con mal firme era necesario aumentar la atención al volante, ya que las ruedas transmitían con fidelidad las irregularidades del mismo. Se echaba de menos también la existencia de un autoblocante, útil en circuito pero prescindible en conducción más normal, paliado en parte por el control de estabilidad, que era desconectable (no aconsejable a menos que fueses muy buen conductor).

Ford Focus ST DA3 2

Para aumentar su rigidez estructural se introdujeron una serie de mejoras, como una pieza del subchasis delantero de mayor grosor, una barra que unía las torretas de la suspensión delantera o unos nuevos tacos de apoyo sobre el chasis para las columnas McPherson. Los muelles eran más duros y más cortos -15 mm-, y la barra estabilizadora trasera era más rígida. Los amortiguadores también eran específicos para este modelo.

Los discos de freno delanteros eran ventilados, con 320 mm de diámetro, y los traseros macizos, con 280 mm de diámetro. Iba calzado de forma generosa, con medidas de 225/40 R18. Sus distancias de frenado estaban en la media de los compactos GT, con 36 metros de 100 a 0 km/h y poco más de 71 metros de 140 a 0 km/h. Su resistencia a la fatiga era superior a la media, y su estabilidad en frenadas al límite eran elevadas.

En resumen, un coche casi tan cómodo como cualquier Focus, con una estabilidad impresionante, un comportamiento muy noble, con una dirección que hace tan bien su trabajo que llegaba a pasar inadvertida, unas prestaciones de primer orden y no tanto sus consumos. Si deseabas algo más radical, aunque menos cómodo, puedes elegir a su hermano RS.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Sin duda, ese cinco cilindros sonaba música celestial, se echan de menos coches así, asequibles, utilizables pero pasionales y con un precio “contenido”.

Jorge
Invitado
Jorge

Y qué bien sonaba… Ese 5 cilindros llevaba gloria bendita dentro. Es una pasada cada vez que escucho alguno.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!