Coche del día: Ford Capri MK1

Coche del día: Ford Capri MK1

Se le apoda como el Mustang europeo, pero fue mucho más que eso


Tiempo de lectura: 3 min.

En el salón de Bruselas de 1969, se presentó un coche que acabó por recibir el apodo de “el Mustang europeo”, un modelo que hoy día es todo un icono y del cual, se dice que algún día, volverá al mercado. No es una noticia que guste especialmente a los acérrimos del modelo, pues los rumores que se han visto hasta el momento –estamos en enero de 2024–, apuntan que será un coche similar al Ford Mustang Mach-E, es decir, un SUV eléctrico.

Para muchos, el Ford Capri, ese coche del que hablábamos antes, no se merece un regreso al mercado semejante, para eso, es mejor que se quede donde está, en el recuerdo, en la memoria de los aficionados y en los garajes de quienes han tenido la suerte de poder guardar una unidad. Y es que el Capri no es un coche como los demás, era un coche con carácter, con mucho carácter, el cual, llegó al mercado con un eslogan de lo más interesante: “el coche que siempre te prometiste a ti mismo”.

ford caprI (2)

Y lejos de ser un mero coche halo, de esos que ponen las marca en producción, aun a sabiendas de que no dará ingresos, el Ford Capri fue todo un éxito de ventas. Entre 1969 y 1986, período en el que se fabricó el deportivo norteamericano, pero con sangre británica, se vendieron más de dos millones de unidades, nada mal para un coche que tenía un marcado talante deportivo y no era precisamente barato. Pero. como ocurrió con el Mustang, el Capri caló entre los usuarios y si todavía siguiera a la venta, no cabe duda que de que todavía mantendría la misma imagen que entonces.

La primera generación del coupé ya presentaba todas las señas de identidad que lo harían famoso: un largo capó, una cabina ligeramente retrasada y una trasera tipo fastback –una luneta trasera con mucha inclinación y unos pilares C que continúan visualmente hacia el final de la cola del coche–, así como unos motores que destacaron por ser bastante fiables y por contar, entre otras cosas, con un bloque V4 con un sonido que cuadraba muy bien con su diseño, aunque con unas prestaciones que no eran para tirar cohetes.

Ese motor era una de las estrellas de la gama Capri, pues contaba con eje de equilibrado para mitigar vibraciones y unos piñones para la distribución con los dientes de material sintético, pensados para eliminar ruidos parásitos. También era muy compacto y ligero, con todo lo bueno que tienen esas características para la dinámica. Motor que se ofreció en diferentes cubicajes –1.3; 1.5; 1.6; 1.7 y 2.0–, aunque la mecánica estrella “de verdad” era el V6 Cologne.

ford caprI (3)

Ford Capri 1700 GT, 1969-1972

Con el paso del tiempo, llegaron más motores a la gama del Ford Capri, de la primera generación del modelo, fabricada hasta 1973. Primero, apareció el Capri 2300 GT, que presumía de 125 CV y solo se dejó ver en Alemania. Luego, en Reino Unido, se puso en circulación el Ford Capri 3000 GT, que con el V6 Essex superaba al alemán con 138 CV. En 1971, por ejemplo, se introdujo una versión de 2,6 litros del V6 Cologne –2.637 centímetros cúbicos, exactamente–, que sirvió para dar vida al Ford Capri RS2600, cuya potencia era unos buenos 150 CV.

Hubo más versiones y motores, pues el Capri evolucionó casi cada año que estuvo en el mercado hasta la llegada de la segunda generación en 1974, aunque no sin antes recibir un ligero restyling, una renovación que llegó tras haber vendido casi 400.000 unidades.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.