Coche del día: Ferrari 500 Superfast

Coche del día: Ferrari 500 Superfast

Lujo y deportividad en uno de los más fastuosos automóviles de la marca del cavallino


Tiempo de lectura: 6 min.

Ocho años pasarían desde que Pininfarina esculpiera a base de trazos en un papel el primer Superfast -basado en el 410 Superamerica- y lo mostrara al mundo en el Salón de París, hasta que en 1964 se presentó el Salón del Automóvil de Ginebra el Ferrari 500 Superfast, ya como un producto oficial de Ferrari y no un verso suelto de Pininfarina.

Entre 1956 y 1966 aparecerían en total tres versiones con el apellido Superfast, pero hoy os traemos hasta esta sección la que sería la última y más refinada evolución de aquel imponente deportivo, de la cual solo se fabricarían 36+1 unidades y que a día de hoy es uno de los coches más bellos que ha fabricado Ferrari a lo largo de su historia.

El destino de aquel modelo era claro, los EEUU, básicamente por lo enorme de su motor en aquel tiempo, un 12 cilindros en V a 60º de 4.962 cc, y su potencia nominal cifrada en nada menos que 400 CV. Eso lo convertiría a lo largo de las dos décadas siguientes en el deportivo más potente que hubiera fabricado la marca hasta 1984, momento en que Ferrari presentaría el 288 GTO Bi-Turbo, que igualaría los datos del 500 Superfast.

El Ferrari 500 Superfast se coronaba a mediados de la década de los 60 como el coche más lujoso y potente que la firma italiana había fabricado hasta ese momento

Ferrari 500 Superfast esquema

Ilustración: Bruno Betti

Aquel excelso bloque quedaba alimentado por una batería de carburadores Weber 40 DCZ6 e iba asociado a un cambio de cinco relaciones manual y embrague hidráulico (de cuatro con accionamiento mecánico en los Superfast previos), contaba con una compresión de 8,8:1 y sus prestaciones estaban a la altura de lo esperado.

Por lo tanto, los 1.400 kilogramos del 500 Superfast eran catapultados hasta los 250 km/h, aunque una de las opciones que se le daba a los clientes era la de modificar las relaciones del cambio, logrando llegar a los 300 km/h con la opción de una quinta marcha más abierta.

Estéticamente destacaba su parrilla delantera ovalada con el escudo de la marca en el centro, así como los faros integrados en las aletas delanteras, además de un parabrisas frontal de gran tamaño que ofrecía una visión panorámica a sus ocupantes. Por otro lado, en su lateral resaltaban unas branquias integradas justo por detrás del paso de rueda y abajo de estas el escudeto y nombre de su diseñador, Pininfarina.

Ferrari 500 Superfast 5981SF 3

Ferrari 500 Superfast #5981SF

Tanto en el frontal como en la parte posterior resaltaban unos paragolpes cromados que cubrían el contorno de sus esquinas, sin llegar a unirse entre sí, dándole un tono elegante. También en la zaga daban un sello de identidad sus ópticas con triple piloto circular, poniéndonos de manifiesto que estábamos ante un automóvil de la casa de Maranello.

Todo en el 500 Superfast estaba concebido de una manera excelsa, siendo el mercado norteamericano su principal lugar de ventas

A nivel de bastidor el 500 Superfast contaba con un chasis fabricado en acero tubular apoyado en unas suspensiones de tipo independiente en el frontal, con brazos paralelos y amortiguadores helicoidales, estando compuesta en la zaga por un equipo de ballestas semielípticas y amortiguadores helicoidales. Para la frenada se recurría a discos en las cuatro ruedas con circuitos independientes en cada eje.

Todo quedaba apoyado sobre cuatro preciosas llantas de 15 pulgadas y neumáticos de 205 mm de anchura, fabricadas por el milanés Ruote Borrani, con aro cromado y cierre único mediante palometa central, sistema típico en los modelos de la época como el Aston Martin DB5, consiguiendo un toque de deportividad a la vez de distinción único. Ese mismo gusto por materiales de primera llegaba al habitáculo, donde el cuero, la madera noble o un enmoquetado específico para el modelo hacían de este Superfast 500 el automóvil más elaborado por la marca hasta ese momento.

Ferrari 500 Superfast 8565SF 2

Ferrari 500 Superfast #8565SF

Este GT italiano se mantuvo en venta hasta el año 1966 con un total de 36 unidades fabricadas, siendo ocho de estas ensambladas con el volante a la derecha. Se contabiliza aparte el Ferrari 500 Superfast Speciale o 330 Superfast para el príncipe Bernardo de Lippe-Biesterfeld, con chasis del 330 GT, motor de 4 litros y carrocería del Superfast. Además, con este coupé la marca cerró una etapa, donde a partir de él ya no volverían a ocurrir algunos hechos que hasta ese momento eran parte de la forma de trabajo de Ferrari.

Tan solo 36+1 unidades de aquel impresionante GT italiano se ensamblaron de una manera artesanal en las instalaciones de la marca en Maranello

Por ejemplo, este es el último coupé de pequeña tirada y fabricado artesanalmente que saldría de las instalaciones de Maranello. A partir del Superfast 500 los nuevos Ferrari deberían llegar a cuotas más amplias de mercado, básicamente por un mero hecho económico, ya que no era rentable para la marca este tipo de productos.

Por otro lado, tampoco volverían a portar las numeraciones de chasis las iniciales del modelo, que en nuestro protagonista de hoy estuvieron comprendidos entre la secuencia de unidades que van del #5951SF al #8897SF; el coche de Bernardo de Lippe-Biesterfeld fue el #6267GT por partir del chasis de un 330 GT. Otras personalidades como Peter Sellers o el sha de Persia, Mohammad Reza Pahleví, que para 1965 encargó dos unidades de este modelo, serían propietarios de algún ejemplar de Superfast 500.

En la actualidad, y como ya os habréis hecho una idea, el precio de un Ferrari Superfast 500 puede llegar a ser astronómico, llegando como la unidad #5985SF -mostrada en el Salón de Chicago-, que fue subastada en agosto de 2016 por RM Sotheby’s por 2.750.000 dólares, precio que en la actualidad -y tal como está el patio con los automóviles clásicos- doblaría posiblemente esa cantidad.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Ferrari 500 Superfast con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!