Coche del día: Eunos/Mazda Cosmo (JC)

Coche del día: Eunos/Mazda Cosmo (JC)

Tecnología japonesa en formato coupé


Tiempo de lectura: 5 min.

Hoy os vamos a hablar de un modelo que ha servido como coche “halo” en Japón para la marca de Hiroshima pero que, por otro lado, es un verdadero desconocido para el público de occidente -quizás algo te pueda sonar el modelo, sobre todo si te has tirado las horas muertas jugando al Gran Turismo-. Este coche, el Eunos/Mazda Cosmo, fue comercializado en diversas generaciones desde que se presentara la primera allá por 1967, hasta la última unidad que salió de la fábrica en el otoño de 1995. Hoy nos centraremos en la última serie (JC, de 1990 a 1995), única generación vendida bajo el paraguas de Eunos, la marca de lujo de Mazda en Japón; que existió entre los años 1989 y 1996.

El Cosmo (JC) era un GT de lujo con una batalla de casi 2,8 metros y más de 4,8 metros de longitud. Un coupé orientado al confort y a unas elevadas prestaciones en autopista, mimando para ello a sus pasajeros en una atmósfera de cuero y madera fake. Incluso los dos pasajeros de las plazas traseras se sentirían cómodos, con unas plazas relativamente amplias -penalizadas por la cota al techo como en cualquier coupé-, y, con unos reposacabezas que se escamoteaban sobre la bandeja del portaequipajes.

Con una estética discreta, elegante y aerodinámica; podría parecer rival de modelos más asequibles como el Honda Prelude, pero no; el Cosmo estaba un escalón -o varios-, por encima. En los siguientes párrafos os desgranaremos el porqué.

Eunos Mazda Cosmo 2

Para empezar, hay que destacar uno de los hitos atribuibles al Cosmo, si no su principal: fue el que lanzó los motores Wankel de tecnología rotativa con Mazda -aunque todos podríamos pensar que fuera el RX7 de 1978-. Pues no, lo fue el Cosmo 11 años antes, en su primera generación, conocida como Cosmo Sport (L10A/B).

El uso de la palabra “Cosmo” para su designación no fue baladí. Se utilizó desde el principio para darle un toque de coche moderno, que miraba al futuro, de ahí el otorgarle un nombre que casaba mucho con la vertiginosa carrera espacial que se estaba viviendo en la década de 1960. Precisamente, una forma de asociar la tecnología de motores Wankel, como símbolo del mañana.

Otro hito, pero este ya exclusivo del JC: fue el primer coche en equipar una pantalla táctil en la consola central para controlar la climatización -automática, por cierto-, y  el equipo multimedia, sí, multimedia, ya que en opción podía equipar televisión, teléfono e incluso ¡sistema de navegación por satélite! Algo verdaderamente alucinante, tecnológico y adelantado a su tiempo, para un coche de 1990. Esta consola central estaba presidida en su parte superior por un salpicadero curvado de color negro, que daba una gran sensación de amplitud y profundidad, y que, además, contenía una instrumentación muy legible y clara, de iluminación indirecta, muy similar a la del Lexus LS 400 de la época.

Eunos Mazda Cosmo 10

A la hora de hablar de su parte mecánica, cabe decir que el Cosmos fue el primer -y último- Mazda que montaba en sus tripas un motor de triple rotor con dos turbocompresores secuenciales para eliminar el retardo del turbo -el 20b de 2 litros, 280 CV y 380 Nm de par desde 1.800 vueltas; aunque las “malas lenguas” decían que realmente estaba cerca de los 300 CV reales-. Una opción más básica de “solo” dos rotores y los mismos dos turbos estaba disponible, el conocido como 13b, 1.3 de 230 CV.

Las prestaciones no desmerecían nada, y en cuanto a cifras, estaban más cerca de las de un deportivo que de las de un GT japonés

Una velocidad máxima de casi 255 km/h para el 20b -aunque en ambos, en teoría, estaba limitada a 180 km/h en Japón-, alcanzando los 100 km/h en poco más de 6 segundos, y esto contando con que equipaba una lenta caja automática de cuatro velocidades. Sin embargo, y como aspecto negativo, estaba su consumo, verdaderamente alto, al que contribuían el elevado peso del coche de casi 1.600 kg en vacío y la mencionada caja automática.

Como citamos arriba, su única posibilidad de transmisión era una caja automática que trasmitía la potencia a las ruedas traseras. Una caja que en cierto modo casaba con el carácter que se le quiso plasmar de GT de lujo, pero que era un verdadero sacrilegio para aprovechar bien las prestaciones, tanto del 13b como del 20b.

Eunos Mazda Cosmo 13

Mazda, que fabricó el Cosmo (JC), entre febrero de 1990 y septiembre de 1995, “colocó” un total de 8.875 unidades entre Japón, Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda, todo mercados con volante a la derecha. No fue un éxito de ventas, entre otras cosas por su elevado precio, por lo que murió sin sucesor.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergioq4
Invitado
sergioq4

En la primer foto, gris, 3/4 frente del izq, (sólo) en miniatura, no sé por qué veo como quedaría un Alfa 164 recortado y hecho coupé.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.