Coche del día: Delahaye Type 165 Cabriolet

Coche del día: Delahaye Type 165 Cabriolet

El más bello cabriolet francés de los años 30


Tiempo de lectura: 5 min.

Muchos consideran al Delahaye Type 165 Cabriolet como el automóvil francés más bonito de la década de los 30. Se dejó ver por primera vez en el Salón del Automóvil de París de octubre de 1939. Su diseño es una auténtica oda a las voluptuosas curvas.

Este estilizado roadster de dos puertas y dos plazas mostraba un singular e increíble uso de la gota de agua como elemento fundamental de diseño. El frontal está presidido por una gran parrilla vertical de forma ovoide, flanqueada por dos faros redondos cromados que sobresalen de la carrocería. En su vista lateral llaman poderosamente la atención su interminable capó de doble puerta plegable que alberga al inmenso motor.

Los pasos de rueda son enormes y prominentes, carenando casi en su totalidad las ruedas, unidos entre sí por el estribo de acceso al interior. Los cromados abundan por doquier, adornando toda la parte baja del lateral y en su parte central, con una banda cromada que recorre todo el lateral y dos bandas más con un diseño de aguja que recorre las puertas, conectadas a unas entradas de ventilación lateral del motor.

Delahaye Type 165 Cabriolet par Figoni et Falaschi 2

Delahaye Type 165 Cabriolet par Figoni & Falaschi

La zaga en forma de cuña perfecta da acceso a un maletero a través de un portón, igualmente rico en grandes molduras cromadas y unos discretos pilotos perfectamente integrados. La parte inferior queda rematada por dos tubos de escape situados en las esquinas. Curiosamente, no tenía paragolpes.

A pesar de ser un coche de origen francés lleva el volante a la derecha, detalle habitual en la época. Si el exterior es increíblemente llamativo, el interior no se queda atrás. Los asientos y los paneles de las puertas van tapizados en pieles de exquisita calidad, acompañado de maderas nobles en el salpicadero, molduras e incluso el volante, con elementos de aluminio. Si la estrecha luna delantera no es suficiente para proteger a sus ocupantes, dispone de una capota de lona de sencilla utilización.

Se construyó partiendo de una versión de producción del chasis del coche de carreras V12 145. El chasis era tubular de acero, sobre el que se montaba una carrocería de aluminio. Sus dimensiones eran 4.550 mm de largo, 1.690 mm de ancho y 3.210 mm de batalla, con 1.347 y 1.362 mm de vías delantera y trasera, respectivamente. Pesaba 1.450 kg.

Delahaye Type 165 Cabriolet par Figoni et Falaschi 4

Delahaye Type 165 Cabriolet par Figoni & Falaschi

También adoptó el rarísimo motor V12 de la marca. Este motor de 12 cilindros, los cuales formaban una V de 60º, estaba construido en aleación ligera e iba en posición delantera longitudinal. Era de aspiración natural, sin turbo ni compresor volumétrico, y llevaba un árbol de levas en cabeza (OHV), dos válvulas por cilindro.

Estaba alimentado mediante tres carburadores Stromberg. Para ser un V12 no era excesivamente grande, pues tenía una cilindrada de 4.496 cm3, y entregaba 248 CV a 5.500 RPM junto a un par motor máximo de 300 Nm a 4.000 RPM. La potencia se transmitía al eje trasero mediante una caja de cambios manual de cuatro velocidades. Su velocidad máxima se estimaba en 230 km/h, un verdadero misil en la época.

Los frenos eran de tambor en las cuatro ruedas, con accionamiento hidráulico. La suspensión delantera constaba de ballesta semielíptica transversal con brazos de control superiores y amortiguadores de acción de palanca -la primera forma de amortiguador hidráulico- y detrás contaba con un eje rígido, ballesta semielíptica y amortiguador de acción de palanca.

Su raro y extraordinario motor V12 de 4,5 litros entregaba casi 250 CV y era capaz de impulsar al Type 165 Roadster hasta los 230 km/h

Delahaye Type 165 Cabriolet par Figoni et Falaschi 3

Delahaye Type 165 Cabriolet par Figoni & Falaschi

Nos despedimos con una historia curiosa. La segunda unidad del Delahaye 165 Cabriolet, carrozada por Figoni y Falaschi -sin motor funcional, pues no dio tiempo a fabricarlo- fue elegida por el gobierno francés para representar al país en el Salón del Automóvil de Nueva York de 1939. Se construyeron entre cinco y seis unidades.

Fue mala fecha para cualquier celebración, incluidos salones de automóviles. Ese coche concreto llegó a la aduana de Nueva York cuando al poco tiempo a Alemania le dio por invadir Polonia (1 de septiembre), estallando la Segunda Guerra Mundial.

El Delahaye Type 165 par Figoni & Falaschi se quedó olvidado y varado en tierra de nadie durante varios años, hasta que un vendedor de automóviles del barrio residencial de Beverly Hills (Los Ángeles, California), pagó en 1946 la fortuna de 12.000 dólares, teniendo la cuestionable idea de colocar un motor V8 Cadillac con caja automática.

Delahaye Type 165 Cabriolet par Figoni et Falaschi 5

Delahaye Type 165 Cabriolet par Figoni & Falaschi – Fotografía: David Berry (Flickr) CC BY

Continuando con su azarosa historia, después de pasar, por manos del vendedor californiano se subastó en un lote de automóviles usados en Honolulú (Hawai), para ser comprado posteriormente por un militar, un tal teniente Nevels. Al fallecimiento de este último su viuda lo mantuvo hasta mediados de los 70, que lo vendió a un gruista por 1.200 dólares.

En 1985 Peter Mullin y Jim Hull lo adquirieron, lo restauraron completamente, siguiendo unos planos y dibujos originales, incluyendo la carrocería y los interiores, y recuperando un motor original encontrado en Alemania. Hoy descansa en, el Museo Automotriz Mullin, situado en la ciudad californiana de Oxnard. Su catálogo es, literalmente, para perderse dentro de él.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!