Menu

Tesla compra Maxwell Technologies por 218 millones de dólares

Maxwell fabrica ultracondensadores, un híbrido entre batería y condensador

Tesla compra Maxwell Technologies por 218 millones de dólares

Maxwell Technologies quizá sea una compañía que ha pasado desapercibida para la mayoría de los mortales, a no ser que estuviéramos al tanto de lo que se cuece en el mercado de la electromovilidad. Se dedican a fabricar ultracondensadores, un híbrido entre batería y condensador, que posee algunas ventajas de ambos mundos y algunas desventajas también. Algo deben tener para que Tesla haya sacado la cartera y los haya comprado por 218 millones de dólares.

¿Qué es un ultracondensador? Básicamente una batería que se puede descargar y cargar muy rápidamente, sin que sufra ningún daño. Obviamente no tiene la capacidad de almacenamiento de una batería de ión-litio, pero tampoco la escasez de carga de un condensador. A cambio de cabalgar entre dos mundos, el precio a pagar es bastante alto.

¿Dónde se utilizan? El lugar más conocido tal vez sea un Fórmula 1, pero también los podemos ver en menores cantidades, en algunos automóviles y autobuses, eléctricos o híbridos, como complemento al resto del sistema de almacenamiento de energía. Por ejemplo, con una pequeña cantidad de ultracondensadores, se puede almacenar la energía de las frenadas, para después entregarla cuando sea necesaria. Su ventaja reside en que cargan muy rápidamente, así que se puede aprovechar casi toda la energía de frenado.

Maxwell Electrodo Seco

Sin ir más lejos, el grupo Geely al que pertenece Volvo, firmó un acuerdo en mayo de 2018 con Maxwell Tecnologies para emplear sus ultracondensadores en híbridos, ya fueran enchufables o no

Si solamente fuera por este motivo, ya sería suficiente para aportar algo extra a la compañía de Palo Alto. Pero según se rumorea, hay otro motivo: las baterías de estado sólido. Según se desprende de una presentación de Maxwell Technologies, la compañía estaría ya en disposición de fabricarlas, empleando un electrolito sólido, en vez del líquido que se emplea hasta ahora y que resulta tan peligroso e inflamable.

Según los datos de Maxwell, ahora mismo podrían producir celdas con una densidad energética de 300 Wh/kg -con futuro para llegar a 500 Wh/kg-, igualando e incluso superando a las más modernas baterías de ión-litio de hoy en día. Aunque lo mejor es que duran el doble, son 16 veces más compactas, su electrodo cuesta entre un 10 y un 20 % menos -lo que supondría entre un 2,5 y 5 % de reducción de coste de la celda-, y no emplean cobalto, sin contar con la seguridad de ser de estado sólido, y por tanto, no inflamables.

Estas ventajas parecen ser las causantes del Shut up and take my money! que se ha marcado Tesla. Sin duda, de ser ciertas, darían una ventaja competitiva al fabricante californiano, adelantándose nuevamente al resto de la industria. ¿A quien no le gustaría una batería de mayor capacidad, menor coste y más segura?

En cuanto al acuerdo, que se espera finalizar en el segundo trimestre de 2019, Tesla ha ofrecido 4,75 dólares por acción para Maxwell. Esto es una prima del 55 % por encima del precio de las acciones de la compañía de ultracondensadores, que se negociaban a 3,07 dólares al cierre del mercado del viernes. Se dice que la transacción se realizará mediante un canje de acciones, y ya habría recibido la aprobación unánime de la junta directiva de Maxwell Technologies, por lo que pasa a ser una compañía de Tesla.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.