Coche del día: Citroën Xsara

Coche del día: Citroën Xsara

Evolución sin revolución


Tiempo de lectura: 5 min.
Citroën es una marca centenaria que nos tiene acostumbrados a sacar modelos revolucionarios e innovadores desde distintos puntos de vista, y en muchas ocasiones por su diseño atrevido. Asimismo, la firma francesa ha contado con un buen número de modelos superventas en nuestro país desde los tiempos del BX o AX. El Citroën Xsara que nos ocupa hoy se vendió como churros en una liza constante con el Renault Mégane por liderar el segmento de los compactos, pero esta vez no se trata de un coche revolucionario.

Y esto no es necesariamente malo, pero es que el Xsara resultaba muy conservador en muchos aspectos. Para empezar, tomaba la plataforma y bastantes elementos del ZX al que reemplazaba, incluyendo los motores, cuando fue lanzado en otoño de 1997.

Su diseño rompía con las formas del ZX al insinuar un pequeño tercer volumen y prescindir de la tercera ventanilla lateral, pero sus líneas recordaban al Xantia. No era un coche feo, sino más bien tirando a clásico, de esos que no levantan pasiones pero tampoco causan rechazo.

Citroen Xsara Hatch 1997

Citroën Xsara Turbo D (1997)

Como decía, la base para el Xsara fue la del ZX convenientemente revisada. Mantenía su distancia entre ejes de 2,54 metros, mientras que la anchura de la vía trasera crecía unos pocos milímetros. Se conservó el mismo esquema de suspensiones con el McPherson delante y el eje trasero autodireccional que tanto publicitaron en el lanzamiento del ZX, pero esta vez con una sola fase que difuminaba su efecto, así como suspensiones menos rígidas.

Renunciaba, por tanto, al cada vez más extendido multibrazo, así que su comportamiento no destacaba frente a la competencia. La longitud total de la carrocería crecía casi 10 centímetros, hasta los 4,17 metros. La anchura era similar, y en altura el incremento era apenas de un centímetro.

Gracias al aumento de cotas el habitáculo del Xsara resultaba más espacioso, aunque la mayor ganancia la recibía el maletero, cuyo volumen crecía desde 322 a 408 litros. Como curiosidad, el depósito de combustible perdía 2 litros de capacidad.

Citroen Xsara Interior 1998

Citroën Xsara Break Exclusive (1998)

Hablando del interior del Xsara, la ganancia en calidad resultaba notable, ofreciendo un nivel de acabado que le colocaba a la cabeza del segmento. El salpicadero lucía formas redondeadas y un diseño en cascada muy vertical que se extendía hasta la consola entre los asientos.

Contaba con alguna particularidad un tanto criticable como la posición de los mandos de los elevalunas eléctricos en la parte superior del salpicadero. Como aspectos positivos, había muchos huecos donde dejar objetos, destacando uno en las puertas delanteras con tapa. Un detalle curioso era el testigo en la puerta trasera que avisaba del seguro para niños.

Tal vez el Xsara haya sido uno de los Citroën más conservadores de los últimos tiempos, tanto por diseño como por tecnología

La gama mecánica estuvo compuesta inicialmente por cuatro versiones de gasolina y dos diésel. Entre las primeras encontrábamos un 1.4 de 75 CV, un 1.6 de 90 CV y dos 1.8, con ocho o 16 válvulas; el primero únicamente asociado a un cambio automático y una potencia de 103 CV, mientras que el 1.8 16v entregaba 112 CV y se convirtió en el tope de gama hasta la llegada del 2.0 con 167 CV. A excepción de este último, ninguno de los bloques destacaba por su rendimiento, sobre todo comparado con algunos motores de la competencia.

Citroen Xsara gama

Gama del Citroën Xsara (2000)

En cuanto a los diésel, el conocido motor 1.9 se desdobló en versiones atmosférica de 68 CV y turbo con 92 CV, quizá la más interesante de la gama hasta la llegada de los HDi o los 1.6 16v de gasolina. Además, estaba disponible en combinación con todos los acabados de la gama Xsara: LX, SX, VTS y Exclusive.

El más básico estaba destinado principalmente para flotas, por lo que el escalón mínimo pasaba por el SX, que ya equipaba elevalunas eléctricos, mando a distancia para el cierre centralizado o asiento trasero abatible en secciones 60/40. Al Exclusive se le quiso dotar de un aire más lujoso y contaba con climatizador, airbag de conductor, elevalunas traseros o retrovisores eléctricos. Por su parte, el Xsara VTS pretendía ser la versión con tintes deportivos gracias a las llantas de aleación de serie o el volante de cuero. Para todos los Xsara, salvo el 2.0, el ABS era opcional.

En este sentido el Xsara tampoco aportaba nada que le hiciese destacar frente a la competencia

Meses más tarde de su llegada al mercado se lanzó la versión de tres puertas que la marca de los dos chevrones denominó Coupé tal como hizo Renault con el Mégane, pero a diferencia de este, el Xsara no sufría ningún cambio a excepción de la supresión de las puertas traseras. Más adelante llegó la variante familiar denominada Break, que crecía hasta 4,35 metros y ofrecía un volumen de maletero de 517 a 1.512 litros.

Citroen Xsara VTS 2003 Interior

Citroën Xsara VTS (2003)

En definitiva, el Xsara ofrecía lo que ofrecían los demás sin destacar en nada, pero tampoco tenía grandes defectos que hicieran declinar su compra. Podría atreverme a afirmar que fuese esta la razón que le llevó a ocupar los primeros puestos de ventas en nuestro país, pero ahí están los ejemplos del Mégane II o el primer Citroën C4 para desmontar esta teoría. Tradición, Claudia Schiffer probando los airbags, Claudia Schiffer sin nada más puesto o «Diesel el gustazo».

Calcula cuánto cuesta asegurar un Citroën Xsara con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Sergioq4
Invitado
Sergioq4

Mi padre tuvo un hdi90 2001 en último de la línea vieja. Nos fascinó, lo tuvo desde 120000km hasta 260000, embrague, tren delantero, sin tocar, motor sin abrir. Tren trasero dos veces se tuvo que reparar. También tuvimos ZX 1,9TD desde los 4000km, una maravilla, al igual que los 405 GLD 1,9. Y sin embargo no puedo entender por qué odiamos tanto al 306 XRD 5p (no se le rompió nada, no salió malo, simplemente no nos gustaba y andaba muy lento con el mismo motor que los 405). El Xsara fue nuestro primer auto con ABS!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!