Takuma Sato gana las 500 millas de Indianápolis

Takuma Sato gana las 500 millas de Indianápolis

El japonés ha logrado la victoria en una de las carreras más accidentadas


Tiempo de lectura: 3 min.

El japonés Takuma Sato conquista la prueba de las 500 millas de Indianápolis al imponerse en una carrera que finalizó en bandera amarilla por el duro accidente de Pigot a cinco giros del final. El piloto con motor Honda consigue su segunda victoria en la competición tras marcar un ritmo infernal en los últimos 30 giros para llevarse el trofeo al superar a Scott Dixon, que no pudo aguantar el ritmo del japonés en los últimos compases de carrera.

La carrera parecía encaminada hacia Scott Dixon. El neozelandés puso la referencia en la carrera y llegando a sumar hasta 10 segundos de diferencia con Takuma Sato. Pero, como es clásico en el estilo del pilotaje del japonés, recuperó la ventaja en las últimas millas de recorrido por el trazado de Indianápolis. Llegó a Dixon y con una estrategia similar, el nipón demostró en pista que estaba en mejores condiciones en ese final de carrera.

Sato, ex piloto de Fórmula 1, consigue su segunda Indy y levanta el trofeo, que este año, en homenaje a las víctimas de la COVID-19, tenía una mascarilla. Le puso garra y y esto le valió para ganar la carrera que durante la primera mitad estuvo muy entretenida por la variedad de estrategias y marcada por las tres banderas amarillas que paralizaron la carrera.

La segunda mitad de carrera, para nuestra desgracia, la protagonizó el coche de seguridad provocado por el accidente de Palou, que hizo que la mayoría de paradas se adelantasen y el abanico de estrategias desapareciese para finalizar con una carrera que se iba a decidir en adelantamientos en pista.

La gran decepción del día fue el accidente que sufrió Álex Palou al chocarse contra el muro, al perder el control del coche por los residuos en pista. El joven debutante rodaba noveno y estaba siendo la gran sensación de la tarde. Perseguía a Newgarden y antes por radio le habían animado a ir a por todas. Aseguraban que tenía el ritmo de Dixon que en ese momento de carrera rodaba el primero.

Palou lo intentó, adelantó en pista y en boxes e incluso llegó a pasar a Rahal, pero este accidente le privó de soñar. Aunque con lo que ha demostrado a lo largo del transcurso de esta competición puede estar orgulloso porque ha estado entre los mejores y con su juventud podrá volver a soñar con ganar la mítica carrera.

Fernando Alonso ha terminado en la vigésimo primera posición, en una carrera en la que el asturiano no ha podido brillar, ni ha podido prácticamente avanzar. Empezó bien, acertaron en la estrategia los de McLaren y estaban finos en las paradas. Llegó a mitad de carrera décimo sexto y, a pesar de no tener un gran ritmo de carrera, la veteranía del asturiano le mantenía en la lucha por el top 15.

A 75 vueltas del final, Alonso reportó un problema en el embrague, McLaren respondió que no podían solucionarlo. Alonso que tampoco tenía ruedas, entró a cambiar el juego de neumáticos y más tarde tuvo que volver a entrar para sustituir el volante e intentar solventar esos problemas en la caja de cambios.

Vuelven los fantasmas para el español, y vuelve otra vez esa sensación de frustración de un piloto que nunca ha tenido la fortuna que su gran talento necesita. Esta era su segunda Indy, y si va a volver a la Fórmula 1 parece que no va a tener tanto tiempo para preparar la prueba y centrarse en las próximas ediciones.

Al menos, el piloto español ha podido finalizar la prueba, cosa que no pudo hacer en su anterior participación. Como curiosidad, Takuma Sato ha ganado sus dos Indycar, la de 2017 y la de este año cuando Fernando Alonso también participó. Parece que es un talismán el asturiano para su ex compañero de la Fórmula 1.

COMPARTE
Sobre mí

Luis López

Me hice periodista para contar historias. Creo que lo más importante no es llegar a la meta, sino disfrutar del camino. Aprendiendo en espírituracer.com

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.