Coche del día: Cadillac Catera

Coche del día: Cadillac Catera

El Opel Omega vestido de yankee


Tiempo de lectura: 3 min.

A pesar de que se ha reducido la diferencia, los gustos de los estadounidenses y los europeos son muy diferentes. Los fabricantes se han empeñado en reducir esa diferencia, pues cada día es más complicado tener un catálogo para cada mercado y los coches globales son el futuro de la industria, coches que se vendan en cualquier lugar sin tener que modificar ni adaptar su diseño y su equipamiento.

Es un tema que se intenta desde hace tiempo, sobre todo por parte de los americanos, que han traído a Europa toda clase de opciones sin mucho éxito, a pesar de que Ford ya les enseñó como hacerlo. Chevrolet, finalmente, fue capaz de adaptarse y triunfar, pero finalmente acabó por abandonar, pues resulta que General Motors no había pensado en Opel, o si lo había hecho, los planes no salieron como esperaban. De hecho, Opel ha estado involucrada, cuando estaban bajo el amparo de General Motors, en varios escarceos entre mercados, sus modelos se han dejado ver al otro lado del Atlántico en varias opciones, aunque nunca con el logotipo del rayo.

Por lo general, al otro lado del charco, los Opel se vendían como Chevrolet y en alguna ocasión, como Cadillac. Movimiento, este último, que parece un poco fuera de lugar, aunque el coche afectado fuera el Opel Omega. Sí, quizá no lo supieras, pero la segunda generación del Opel Omega se vendió en Estados Unidos como Cadillac Catera y además, contó con una campaña de publicidad que tuvo a Cindy Crawford como protagonista.

Se ofreció con un solo motor, como suele ser típico en Estados Unidos, un V6 L81 con 149 kW –202 CV– fabricado en Inglaterra, en las instalaciones de General Motors en Ellesmere Port, combinado con una transmisión automática GM 4L30-E, que se fabricaba en Estrasburgo, Francia.

El caso es que el Cadillac Catera fue un fiasco, las ventas no acompañaron en ningún momento y eso, como ya sabemos, a pesar de que la base del Omega alemán era buena. Además, contaba con el mismo nivel de calidad que cualquier Opel Omega, pues el Cadillac Catera se fabricaba en Alemania, en Rüsselsheim, en la misma línea de montaje que su gemelo europeo. Se dice que fue, precisamente esto, uno de los motivos para que sus ventas no fueran las deseadas, ya que encarecía en exceso el precio final del conjunto. El Cadillac Catera se comenzó a vender 1996 a un precio de 29.995 dólares, equivalentes a unos 51.800 euros. También, al parecer, tenía problemas de fiabilidad debido a un motor que sufría un desgaste excesivo en condiciones de conducción urbanas.

La producción del Cadillac Catera se estiró hasta el año 2001 y se fabricaron aproximadamente 95.000 unidades, mientras que la producción del Opel Omega se paró en 2003. Como curiosidad, la plataforma del Omega también se usó para el Pontiac GTO y en los Holden Commodore y Holden Monaro.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.