Coche del día: BMW Zagato Coupé 2012

Coche del día: BMW Zagato Coupé 2012

Presentado en Villa D'Este 2012, este prototipo al fin marcaba una colaboración entre el carrocero italiano y el fabricante bávaro


Tiempo de lectura: 4 min.

Para las marcas italianas siempre ha sido muy común contar con la ayuda externa de diversos carroceros. De esta forma, resulta imposible disociar a Pininfarina de Ferrari, Zagato de Alfa Romeo o Bertone de Lamborghini. Un caso totalmente diferente al de empresas como BMW, la cual siempre ha tenido a gala hacerse cargo del diseño de sus automóviles creando una robusta imagen de marca basada en la parrilla de doble riñón incorporada por primera vez en el 303 de 1933. No obstante, lo cierto es que de forma espaciada pero constante han ido apareciendo prototipos como el BMW Zagato Coupé.

Un modelo experimental presentado en el Concurso de Elegancia de Villa D’Este 2012, donde sorprendió al coquetear con la idea de poder llevar a serie lo que parecía un modelo mucho más realista de lo previsto para un prototipo de Zagato. Posiblemente el diseñador italiano más disruptivo, el cual siempre se ha caracterizado por polémicos diseños donde las proporciones pueden estar en las antípodas de lo discreto. Una táctica arriesgada, pero útil para formar una comunidad de aficionados devotos capaces de valorar justo eso.

Una personalidad que cuenta con elementos como las zagas musculosas o el techo de doble burbuja entre sus elementos más característicos, presentes también en este BMW Zagato Coupé. Una creación que toma como base al Z4 de segunda generación. El sucesor de los míticos Z3 con líneas inspiradas en el elegante 507 de 1955, aunque aquí cobró un aspecto menos liviano y seductor debido a la intervención de Chris Bangle. Un diseñador rodeado de polémica, aunque autor de modelos tan masivos como el FIAT Bravo / Brava o los BMW Serie 5 E60 y BMW Serie 1 E81.

bmw zagato coupe (5)

BMW ha colaborado en raras ocasiones con carroceros y diseñadores externos, aunque cuando lo ha hecho han nacido iconos como el BMW 700 o los coupés firmados por Pietro Frua en los sesenta

BMW Zagato Coupé, una vuelta de tuerca con la zaga alzada

A pesar de contar con algunas versiones propulsadas por un cuatro cilindros, las variantes más representativas del BMW Z4 montan un seis en línea. Algo que no resulta baladí, ya que junto a la sempiterna parrilla esta mecánica es otra de las grandes señas de identidad en la marca germana. Por ello, la transformación de un modelo tan emblemático como éste requería de la prudencia palpable en el BMW Zagato Coupé. Y es que, lejos de hacer experimentos como el Alfa Romeo SZ aquí el carrocero estuvo bastante comedido al intervenir tan sólo en detalles específicos y la zaga.

Posiblemente el elemento más identificativo de este coche, el cual toma las lineas “shooting break” del Z4 Coupé para crear una amplia forma en la que los faros se integran en una gran luneta negra al estilo del Alfa Romeo TZ3 Stradale. Una intervención característica de Zagato, la cual bebe de las zagas cortadas a lo Kammback en las Giulia TZ1 de los sesenta. Además, como otro guiño fundamental al pasado el techo incorpora de una forma suave y nada estrambótica -lejos de las jorobas del 750GT Zagato- la típica forma de “Double Bubble”.

Respecto a otros detalles, destacan las llantas de cinco radios y diecinueve pulgadas con indudable estilo clásico. Aunque lo que realmente se cuidó de una forma minuciosa fue la pintura con hasta ocho capas de trabajo para crear diferentes efectos según cómo incida la luz en la carrocería. De esta forma, el Rosso Vivace presenta un gradiente de tonos que van desde el rojo más brillante hasta matices muy oscuros cercanos al negro en ciertos pliegues. Otro de los atractivos visuales de este BMW Zagato Coupe, el cual esconde bajo el capó una mecánica acorde a las formas musculosas de la carrocería.

Aunque nunca llegó a serie, el BMW Zagato Coupé marca al fin un capítulo de colaboración entre la marca germana y el diseñador italiano más rompedor

bmw zagato coupe (9)

Un seis cilindros en línea equipado con turbocompresor capaz de entregar hasta 340 CV de potencia. Una cifra bastante impactante, especialmente si tenemos en cuenta un peso de menos de 1.600 kilos. Por todo ello, el BMW Zagato Coupé asegura la experiencia de conducción deportiva típica de la marca, aunque envuelta en el traje de una pieza única. Aumentando la exclusividad cuando tenemos en cuenta que nunca antes Zagato y BMW habían colaborado de forma oficial para la creación de un modelo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.