Coche del día: BMW 3.0 CSL (E9)

Coche del día: BMW 3.0 CSL (E9)

Una perfecta combinación de arte y deportividad


Tiempo de lectura: 4 min.

El BMW 3.0 CSL (de Coupé Sport Leichtbau, coupé deportivo ligero) era una versión aligerada del coupé BMW 3.0 CS con las modificaciones pertinentes para poder circular tanto por carretera abierta como en los mejores circuitos del planeta. Fue el arma mostrada por BMW para participar con garantías de éxito en el ETCC (Campeonato de Europa de Turismos), creado en el comienzo de la década de los 60.

Se fabricó durante cinco años, en el período que abarcaba desde 1971 hasta 1975, con una producción total de 1.096 unidades. Tuvo el doble honor de ser la primera criatura de la recién nacida división deportiva de la marca de la hélice, conocida como BMW Motorsport, y ser el primer Art car de la marca.

Ya mostraba los inconfundibles colores rojo, azul y púrpura tan característicos de las versiones más deportivas de BMW. El segundo honor recibido era tener el título de ser el primer Art car, una combinación de tecnología y arte con artistas tan conocidos como el pintor Frank Stella y el escultor Alexander Calder.

BMW 30 CSL 1

Este elegante y veloz coupé GT de dos puertas y cuatro plazas tenía unas dimensiones de 4.630 mm de largo, 1.730 mm de ancho y 1.370 mm de ancho, con 2.625 mm de batalla y 1.470/1.426 mm de vías delantera y trasera, respectivamente.

En consonancia con los cánones de diseño de los BMW de la época, este 3.0 CSL ofrecía unas líneas bastante discretas, teniendo como elementos diferenciadores respecto a sus hermanos una fina y elegante banda lateral y las mayores medidas de sus neumáticos (195/70 VR14). Las unidades deportivas iban dotadas de un llamativo kit aerodinámico que rompía esa discreción.

La dieta de adelgazamiento le supuso un peso en báscula de solo 1.165 kg, con una rebaja de 181 kg gracias a unos aligerados asientos deportivos, unas ventanillas de material plástico (plexiglás) o un capó, maletero y unas puertas realizadas en aluminio.

BMW 30 CSL 2

También se utilizó una carrocería con elementos de acero más finos, se suprimió parte del equipamiento de serie y parte del aislamiento acústico. La evolución de estas unidades no fue únicamente estética, sino también orientada a la competición, añadiendo a la cura de adelgazamiento unas suspensiones más firmes y un volante deportivo.

A nivel mecánico se partía de la mecánica más potente de la serie E9 de la casa bávara, un motor de 3 litros y seis cilindros en línea al que se le aumentó la cilindrada hasta los 3.153 cm3, que entregaba 206 CV a 5.600 RPM y 286 Nm a 4.200 RPM. Era un motor atmosférico alimentado mediante un sistema de inyección Bosch, con un único árbol de levas en cabeza y dos válvulas por cilindro. Por supuesto era de propulsión trasera y con una caja de cambios manual de cuatro marchas, alcanzando los 220 km/h.

Se llegó incluso a ofrecer con un motor 3.5, en la versión 3.5 CSL para las unidades destinadas a la competición, que ofrecía 300 CV y al que se le sustituyó la caja de cambios original de cuatro marchas por otra manual de cinco marchas, de origen ZF. Este bloque permitía preparaciones de hasta 500 CV.

BMW 30 CSL 4

Mencionaremos la versión conocida como CSL “Batmóvil”, apelativo recibido por sus elementos aerodinámicos tan cantones que recordaban a tan televisivo vehículo. Tan solo se construyeron 170 unidades. Estos apéndices aerodinámicos eran efectivos y se instalaron para conseguir una buena estabilidad en circuito, ya que era un coche nervioso y difícil de conducir a altas velocidades.

Consiguió algunos premios en el Campeonato Europeo de Turismos entre 1973 y 1979, salvo en 1974, con Dieter Quester al volante, y campeón en su categoría en el premio de Le Mans de 1973. También obtuvo buenos resultados en el Campeonato IMSA norteamericano.

Por último, y a modo de epílogo, mencionaremos al BMW 3.0 CSL Hommage, un prototipo moderno para rendirle homenaje. Iba dotado de unos deflectores para el viento, unos notorios spoilers en el techo y en la trasera y unos generosos pasos de rueda a modo de alerones.

BMW 30 CSL 5

Todos estos elementos son generosos en tamaño y con una función práctica: el deflector delantero mejora la ventilación del motor, los pasos de rueda/ alerones permiten una mayor fluidez del aire alrededor de la carrocería, y el inmenso spoiler trasero aumenta la carga aerodinámica en el eje posterior. Otros elementos adicionales conocidos como Air Breather y Air Curtain optimizan la ventilación de los pasos de rueda.

Si te gusta la discreción elegante es mejor elegir las unidades básicas sin más aditivos aerodinámicos. Si quieres llamar la atención cualquier preparación debidamente homologada te servirá. Lo podemos considerar como un vehículo con mucho espíritu RACER.

Calcula cuánto cuesta asegurar un BMW 3.0 (E9) con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.