Coche del día: Audi Cabrio 2.3E

Coche del día: Audi Cabrio 2.3E

Aunque presumiera de 2,3 litros, las prestaciones eran algo justas


Tiempo de lectura: 3 min.

El Audi Cabrio apareció en 1991, poco después de que se lanzara el Audi 80 Coupé B4 –en realidad, un restyling que cambiaba frontal, detalles de acabado y algunos detalles de equipamiento–. Era un coche muy bien resuelto, con una línea sencilla pero sumamente equilibrada gracias a la ausencia de elementos superfluos, a la presencia justa de cromados y una línea de cintura totalmente paralela al suelo, que lo aligera y lo alarga visualmente. Es un diseño que Audi volvió a emplear años después con el Audi A4 Cabrio. Todo lo demás recordaba, indudable y lógicamente, al Audi 80. De hecho, se tomaba tanto el frontal como la zona trasera del Coupé, así como las puertas y todo el habitáculo, a excepción de las plazas traseras, obviamente.

La tapicería de cuero y el aire acondicionado no eran parte del equipamiento de fábrica, eran opcionales y además, caros, ¿pensarían en que no hacía falta nada de eso en un descapotable? Es cierto que el cuero, bajo el sol, se convierte en una sartén capaz de cocinar nuestras posaderas y que el aire acondicionado, con techo plegado, es una tontería monumental, pero el caso es que los coches de alta gama de antaño, salían de fábrica con un equipamiento muy escueto, aunque tenían sus motivos. Por un lado, la elevada calidad general –mucho más alta de lo que puede parecer– obligaba a vender los coches a precios muy altos, así que poner poco equipamiento permitía vender los coches a un coste algo más reducido y ser medianamente competitivos. Por otro lado, se buscaba ofrecer la posibilidad de personalizar al máximo cada coche, de forma que se convertían en máquinas muy exclusivas y casi únicas.

audi cabrio 2 3E (2)

Audi Cabriolet 1991

El Audi Cabrio 2.3E no es, ni mucho menos, el coche que un quemado escogería para su garaje. No es un coche potente y su puesta a punto no está pensada para ir rápido, este coche se disfrutaba, y todavía se disfruta, de otra forma. El motor, con sus cinco cilindros en línea, 2.309 centímetros cúbicos y la larga carrera de sus pistones –86,4 milímetros–, solo eran capaces de rendir 136 CV a 5.500 revoluciones y 185 Nm de par a 3.500 revoluciones. No es un coche rápido, es evidente, pero si las cifras de potencia y par no han dejado claras las cosas, saber que el 0 a 100 km/h lo hace en 10 segundos y que su velocidad máxima es de poco más de 198 km/h. La magia de este coche está en otros apartados, como la suavidad de marcha, en el sonido del motor, en la calidad de que ofrecen sus mandos, en la suavidad del selector del cambio…

Se trata de un automóvil para conducir “codo a puerta”, disfrutando del paisaje a una velocidad media, escuchando el sonido del motor o la música que más nos guste con el aire y el cielo como testigos del momento. No todo es correr, no todo es exprimir el motor al máximo, A veces, tomarse las cosas con calma nos descubre que la pasión sigue patente y no hace falta contar con centenas de caballos para encontrarla.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado