Coche del día: Audi A3 1.9 TDI

Coche del día: Audi A3 1.9 TDI

Gracias a sus consumos y prestaciones es uno de los diésel más interesantes de las últimas décadas


Tiempo de lectura: 4 min.

Durante no pocas décadas la industria del automóvil, especialmente en los Estados Unidos, vivió sin la conciencia de finitud propia de ciertos recursos fósiles. De esta manera la gasolina se veía no sólo como un bien relativamente barato, sino prácticamente inagotable. Por ello, no sólo las cilindradas eran de lo más generosas, sino que incluso todo el sistema productivo se diseñó en torno a un urbanismo extensivo y una red comercial dependiente de los hidrocarburos. Gracias a los motores hicimos del mundo un lugar cada vez más pequeño, pero al tiempo nos fuimos encadenando cada vez más al combustible. Un proceso al alza que tuvo su primer gran obstáculo con la Crisis del Petróleo de 1973. Momento desde el cual los fabricantes se replantearon los consumos hasta el punto de aparecer modelos tan eficientes en ese sentido como el Audi A3 1.9 TDI.

Lanzado en 1996 con la ambición de llegar a ser la referencia tecnológica para el segmento C, el Audi A3 ha sido uno de los modelos más vendidos en la historia de la marca. Toda una victoria, especialmente para este fabricante que estuvo a punto de desaparecer tras años de inactividad después de la Segunda Guerra Mundial. Sólo salvado gracias a la gestión del Grupo Volkswagen, el cual decidió rescatar como futura marca de prestigio a Audi y no a NSU a pesar de que esta última contaba con modelos técnicamente tan interesantes como el Ro 80 y su motor rotativo.

Además, en el caso del Audi A3 lo de querer colocar a su marca en el sector de los fabricantes premium se veía perfectamente. No en vano, a pesar de que se hicieron múltiples esfuerzos publicitarios para alejar su imagen de la del Golf, las comparaciones por parte del público con el compacto más vendido fueron inevitables. Y ahí siempre aparecía la misma opinión: “ se trata de un Golf premium “. Algo que no es tan cierto como algunos puedan creer, ya que la gama del A3 supo ofrecer una amplia gama de motores cada vez más afinados a pesar de haber partido de una oferta sencilla y reducida.

audi a3 tdi (3)

Con un consumo de tan sólo cinco litros en ciclo combinado, este compacto de gran calidad se alzó como uno de los diésel más eficientes de los noventa

Audi A3 1.9 TDI, la confirmación del diésel en la gama

Todos los motores diésel de la primera generación del Audi A3 se basan en el mismo bloque de 1,9 litros. Siempre con inyección directa y sus sempiternos cuatro cilindros en línea apoyados en la acción de un turbo sin pretensiones deportivas. Por ello, más bien gradual y no caracterizada por la típica patada de los modelos con más garra de la década de los ochenta.

Desde 1996 hasta el 2001 aparecieron tres motores diferentes para los Audi A3 1.9 TDI. Una oferta en la que variar desde los 90 CV hasta los 110 CV, luciendo unos consumos en ciclo combinado de tan sólo 5 litros a los cien. Sin duda todo un éxito para un modelo con aquellas prestaciones durante los años noventa. Como única pega puesta por algunos probadores del momento sólo se indicaba la necesidad de manejar adecuadamente las curvas de potencia, no tan progresivas como hubiera sido deseable.

Respecto a los acabados, la seguridad y el confort de marcha todo ello era realmente sobresaliente para un modelo del popular segmento C. Sin duda el más difícil y disputado por las marcas generalistas, quedando claro que con el Audi A3 1.9 TDI se había ido a ser, claramente, la opción más premium en el mismo. De hecho, renovando esta apuesta apareció para los últimos años de la primera serie el motor ASZ.

audi a3 tdi (1)

En sus últimas evoluciones dentro de la primera generación del A3, el motor TDI llegó hasta los 130 CV para ser así una referencia dentro de su segmento, también en ventas

Capaz de subir hasta los 130 CV dando un par de 310 Nm, transmitido a las ruedas ya fuera por la tracción delantera o por la total Quattro, disponible por primera vez en los Audi A3 1.9 TDI. De esta manera, las unidades propulsadas por el mismo contaban con mucho más caballaje que las del comienzo de la primera serie sin ver demasiado comprometido su consumo. Situado en un máximo de 7 litros a los cien en condiciones de exigencia al acelerador, y quedando en unos 5,1 en lo referido al ciclo combinado. Resultados muy llamativos logrados, en gran medida, gracias a la combinación de inyector y bomba a alta presión. Todo ello para hacer del Audi A3 1.9 TDI uno de los diésel más interesantes de las últimas décadas.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.