Menu

Coche del Día: Audi 50

¿El primer utilitario premium?

Coche del Día: Audi 50

La crisis del petróleo y el auge de una clase media que se motorizaba impulsaron que el parque automovilístico en Europa se abriese hacia vehículos de menor tamaño, comenzando a popularizarse un segmento que se bautizó como el de los «superminis». Franceses e italianos habían movido ficha con los Peugeot 104, Reanult 5 o Fiat 127. Sin embargo, el Grupo Volkswagen tardaba en reaccionar, y aunque el Golf estaba en ciernes, aún quedaba hueco por cubrir debajo de él.

En honor a la verdad, a pesar de que el Audi 50 no se puso a la venta hasta finales de 1974, el proyecto se inició en 1971 con varias premisas para los ingenieros de la marca, entre ellas una longitud por debajo de los tres metros y medio y menos de 700 kilos de peso. Tras varias propuestas de diseño en las que se variaba sobre todo el frontal, el proyecto tuvo luz verde.

Bertone había participado en los bocetos aportando un frontal de plástico al estilo «Bocanegra», aunque se rechazó a favor de uno más clásico que para algunos recordaba demasiado al Golf de Giugiaro, pero que fue obra del centro de diseño de la propia Audi bajo los mandos de Ludwig Kraus. El 50 se fabricaría en la factoría del Grupo en Wolfsburgo porque el pequeño Audi tendría su equivalente con un modelo de Volkswagen, que no sería otro que el Polo lanzado un poco más tarde.

Tal como ocurre hoy con modelos que comparten plataformas y elementos entre Audi y Volkswagen, la variante de los cuatro aros sería la versión más equipada y lujosa, teniendo en cuenta el lujo entendido en aquella época. Este pasaba por un interior cuidado con los materiales del salpicadero y poco más, aunque en equipamiento el 50 sí introdujo elementos poco popularizados en coches de tamaño medio. Así, la luneta trasera era térmica, contaba con reloj digital en el salpicadero, indicador de temperatura del agua o luces de cortesía. Como curiosidad, el limpiaparabrisas trasero era opcional.

El Audi 50 se ofreció con dos niveles de acabado denominados LS y GL. El primero se quedó en el límite de tamaño impuesto, pero la variante superior crecía un par de centímetros por el paragolpes delantero de diferente diseño. Ambas sí que cumplieron la restricción de peso, quedándose en 685 kilogramos. La anchura de 1,56 metros o una distancia ente ejes de 2,33 eran comunes en ambos.

Lo que les distinguía principalmente fue su nivel de potencia, pues tanto el LS como el GL estaban asociados a un bloque de cuatro cilindros de 1.093 cm³ con 50 y 60 caballos, respectivamente. Con el segundo, el Audi 50 se lanzaba hasta los 160 km/h consiguiendo acelerar de 0 a 100 km/h en 13,5 segundos, si bien nunca se le trató de pequeño deportivo. Un par de años más tarde se sustituiría el más potente por un motor 1.3 que tomaría la denominación GLS, es el de la primera imagen en color amarillo.

Audi 50 GL 3

El Volkswagen Polo sí contó con motores más pequeños, con cilindradas por debajo de los 1.000 centímetros cúbicos, que casarían más con la economía que se presuponía a este reciente segmento, y de alguna forma su aparición provocaría el cese de la producción del Audi 50. Ocurrió en 1978, tan solo cuatro años más tarde de su lanzamiento y con cerca de 180.000 unidades fabricadas.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
sergio
Invitado
sergio

¿De donde lo habéis sacado?
Y 160 de velocidad máxima, creo que sus rivales, soñaban todavía con llegar a esas cifras en versiones normales, puede que fuera el primer utilitario premium, o puede que sentara las bases para que sus rivales evolucionaran en sus siguientes generaciones.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.