Coche del día: Aston Martin Vulcan

Coche del día: Aston Martin Vulcan

Una bestia de circuito con posibilidad de conducirse fuera del mismo


Tiempo de lectura: 4 min.

Obra de Marek Reichman, jefe de diseño de la casa, el Aston Martin Vulcan es un vehículo muy, muy minoritario, pues solo se fabricaron 24 unidades. Se inspiró en modelos de la casa, como el DB9, Vantage y el One-77. Se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2015. Sus rivales a batir eran el McLaren P1 GTR y el Ferrari FXX K. Su nombre viene del bombardero a reacción Avro 698/Hawker Siddeley Vulcan, que tuvo su bautismo de fuego -y el ocaso de su vida operacional- en la Guerra de las Malvinas en 1982, casi 30 años después de su entrada en servicio.

Su esqueleto -chasis- está fabricado en una aleación de aluminio y es vestido por una carrocería de fibra de carbono. El motor que lo impulsa es un V12 de 7 litros de cilindrada de alimentación atmosférica, con 831 CV a 7.750 RPM y 780 Nm de par a 6.500 RPM. La suspensión y las barras estabilizadoras son ajustables. El cambio es secuencial de seis velocidades y cuenta con un diferencial autoblocante trasero. El equipo de frenos carbonocerámicos está encomendado a Brembo y el ABS tiene diferentes niveles de ajuste.

Un chasis de aleación de aluminio, una carrocería de fibra de carbono y un V12 atmosférico configurable en tres niveles de potencia -557-684 y 831 CV- y 780 Nm de par motor son sus cartas de presentación

Este superdeportivo se creó para uso exclusivo en circuito, aunque la empresa británica RML tomó una unidad y la modificó para ser matriculable y disfrutarla por carretera abierta. Mantiene inalterable todas las especificaciones mencionadas anteriormente, experimentando algunas modificaciones en el exterior. El capó es de nueva factura e integra los faros originales del modelo de circuito, desempeñando la función de luz diurna. El gran alerón trasero alberga unos intermitentes en sus extremos.

Aston Martin Vulcan 2

La primera idea de su desarrollo surgió de Fraser Dunn, jefe de la división Aston Q del departamento de Ingeniería Avanzada, y de David King, director de Operaciones Avanzadas y Motorsport. En un principio se pensó en desarrollar un One-77 R, partiendo de algunos antiguos prototipos del One-77. El proyecto encandiló a la mayoría de los departamentos de Aston Martin, que querían participar en el desarrollo del mismo.

Respecto al exterior resulta más llamativa la zaga con su impresionante alerón que el morro, de generosa longitud. La salida lateral de los escapes augura una música atronadora y no nos equivocamos cuando nos ponemos a pilotarlo.

Su interior recuerda totalmente a un coche de competición: asientos totalmente envolventes, volante similar al de un F1, embrague brusco, frenos toscos… acordes con su bestial caballería. Su calidad de acabados sorprende por su buena ejecución, con un perfecto ajuste de las puertas al cerrar, unos mandos con un tacto exquisito y de sencillo y lógico manejo.

La empresa británica RML adaptó una unidad para poderla matricular y ser conducida fuera de circuito, pero sin alterar la esencia de su mecánica

Aston Martin Vulcan 5

La entrega de potencia tiene tres configuraciones posibles: 557, 684 y 831 CV. Para estrujar su mecánica en circuito se le montan neumáticos de tipo slick que muestran todo su agarre nada más pisar el acelerador. Sus 1.300 kg se sujetan bien gracias a sus potentes frenos carbocerámicos Brembo. Aunque la potencia resulta tremenda, el agarre que ofrecen sus neumáticos mantiene la situación controlada, pero sin mermar sus extraordinarias sensaciones.

Aquellos que lo han probado dicen que su V12 atmosférico recuerda a los antiguos V10 de la Fórmula 1, con un tono ligeramente menos agudo, y respondiendo de forma instantánea al pie derecho. La puesta a punto del motor tiene un mapa de inyección para escupir fuego por los escapes (algo difícil de homologar), escuchando un petardeo cuando se levanta el pie del acelerador, para deleite del conductor y de los observadores exteriores.

Al ser un coche de circuito sus clientes pueden hablar con los ingenieros para modificar los parámetros de distintos elementos mecánicos para ajustarlos a su modo de conducción: las relaciones de la transmisión, los neumáticos, la suspensión, la caída de las ruedas, cualquier cosa que les viniese a la cabeza. Como un coche de carreras.

Aston Martin Vulcan 6

El tacto del Aston Martin Vulcan es más propio de un coche de carreras, por su bravura y falta de refinamiento, que la montura de un gentleman que pide el Martini seco mezclado, no agitado

Es un coche con un equilibrio perfecto entre agilidad y agresividad. Penalizará los cambios de marcha en el momento inadecuado, pues notaremos que la mecánica no está cómoda, al igual que los frenos si se pisan con decisión y se les deja que vayan enfriando. Algo parecido pasa con el control de tracción, intrusivo y poco sofisticado ante pies derechos demasiado pesados.

Por unos módicos 2,27 millones de euros podía ser tuyo. Tal vez ahora cueste más.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.