Coche del día: Ascari Ecosse

Coche del día: Ascari Ecosse

Espíritu británico y corazón alemán


Tiempo de lectura: 4 min.

Para cualquier aficionado al automovilismo deportivo el nombre de Ascari es algo bastante común. No en vano, fue el primer piloto en ganar dos campeonatos consecutivos en la historia de la F1. Ambos con Ferrari, aunque, al mismo tiempo, su trayectoria también pasa por otras casas italianas como Maserati o Lancia para completar así un palmarés donde también destacaron las carreras de resistencia en Sebring, Le Mans o Monza. Precisamente, en este último circuito fue donde perdió la vida en 1955. Además, años después su mítico apellido dio nombre a una pequeña empresa con vocación de construir superdeportivos. Entre ellos el Ascari Ecosse, del cual sólo se produjeron unas 18 unidades para ser así uno de los modelos más exclusivos de los años noventa.

Pero vayamos por partes. Para empezar, ¿de dónde había salido esta marca? Bueno, en primer lugar debemos establecernos en medio de las coordenadas fijadas por el automovilismo británico. Un área donde, desde incluso los tiempos previos a la Segunda Guerra Mundial, ha sido muy común la aparición de pequeños fabricantes cuasi artesanales, centrados en la labor de chasis e ingeniería mientras que todo lo relativo al motor lo dejaban en manos de algún proveedor masivo. Ni más ni menos que la historia vivida por los equipos británicos de F1 nacidos antes de finalizar los años sesenta – imposible narrar la historia de Lotus o McLaren sin el motor Cosworth FDV -, pero también por multitud de sus modelos de serie como, por ejemplo, el Lotus Cortina.

Así las cosas, la aparición de fabricantes altamente prestacionales centrados en series cortas ha sido una constante en el Reino Unido. Eso sí, una constante llena de estrellas fugaces pues, no en vano, desde un punto de vista empresarial estas iniciativas siempre han carecido de la financiación necesaria para completar una logística solvente. Algo en lo que, desgraciadamente, Ascari Cars Ltd no fue una excepción. Todo ello a pesar de ser fundada por personas con amplias participaciones en el lucrativo negocio del petróleo. No obstante, fuera como fuese lo cierto es que cuatro años después de ser creada en 1994 Ascari lanzó el Ecosse, su primer modelo.

ascari ecosse (2)

Rápido, ligero y rígido. Con este planteamiento se presentaron para el Campeonato Británico de Turismos algunas unidades preserie de este modelo

Ascari Ecosse, menos de viente unidades

En lo referente al chasis, el Ascari Ecosse parecía beber de la tradición de ligereza fijada por Lotus con un uso intensivo del aluminio y la fibra. Además, esto se trasladó a los propios volúmenes del vehículo, el cual rezuma un aspecto rígido y ligero por los cuatro costados. Y es que aquí se buscaba crear un automóvil homologable sí, pero principalmente diseñado para los circuitos. Circuitos que, como el que también lleva el nombre de Ascari en la provincia de Málaga, actúan de garaje de ensueño para los fanáticos de los superdeportivos.

Respecto al motor, el Ascari Ecosse equipó de primeras un bloque BMW V8 de 4.4 litros capaz de entregar en torno a 300 CV. Eso sí, en las primeras unidades, ya que como estamos hablando de un modelo ensamblado artesanalmente las evoluciones fueron contante. De este modo, muchos de los Ecosse equipados con la mecánica BMW llegaron a rozar los 400 CV incrementando la cilindrada hasta los 4.7 litros. Además, hubo más cambios de cara a crear un pequeño universo de piezas únicas.

En ese sentido, los precedentes del Ascari Ecosse – llamados FGT, un modelo experimental que se orientó a un posible equipo de carreras para el Campeonato Británico de Turismos – montaron motores de Chevrolet y Ford. Mientras tanto, llegó a haber alguna versión con hasta cinco litros partiendo del bloque BMW. Es decir, se trata de una pieza para coleccionistas, concretamente aquellos que aman buscar la genealogía y trayectoria exacta de cada unidad.

ascari ecosse (3)

Muchas de estas iniciativas relacionadas con fabricar un modelo altamente prestacional en serie corta suelen acabar mal en base a lo endeble de su planificación financiera. Algo de lo que, desgraciadamente, entiende el panorama español de los últimos años

Y es que, aunque el KZ1 dio continuación al Ecosse en 2003, lo cierto es que estamos ante uno de los deportivos con motor central más escasos de los años noventa. Además, la propia Ascari acabó cerrando en 2010 debido a problemas financieros. En fin, otra vez la misma historia a la que parecen estar abocados no pocos de los fabricantes dedicados a este tipo de modelos.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.