Coche del Día: Alfa Romeo 1750 “Coupé Bertone” GT Veloce

Coche del Día: Alfa Romeo 1750 “Coupé Bertone” GT Veloce

Giulia siempre ha sido una gran dama


Tiempo de lectura: 5 min.

Corrían los años 60, Europa había superado una durísima posguerra y parecía que la economía marchaba; los italianos ya podía dedicarse con todo su empeño a realizar sus propias obras de arte (soy muy fan de su escultura). En la oficina de diseño de Bertone se encuentra trabajando un destacado joven, Giorgetto Giugiaro. En el apartado técnico Giussepe Busso dirije la creación de los corazones de Alfa Romeo, tras su experiencia en Ferrari y, la división aeronáutica de Fiat. Estos tres genios de la industria automotriz se dan cita en la creación del famoso “Coupé Bertone”, la carrocería coupé del Giulia.

El Giulia aparece en 1962 y su carrocería coupé con una habitáculo para cuatro adultos en disposición 2+2 también pero, en esta ocasión no os hablare de su primera versión (Escalino), por el contrario lo haré de su sexta versión, la que llega al mercado en 1967. Este ya había sufrido pequeñas actualizaciones, estilizando su línea.

Esto se conseguía eliminando un pequeño escalón que poseían las primeras versiones en el capó y utilizando unos pilotos traseros casi simétricos que ninguna otra versión equipa. Además mantenía el pedalier en el piso (pedalieri bassa) del automóvil, lo que sirve para distinguirlo del la versión posterior en la que se cambian los pilotos traseros, ligeramente el interior y la pedalera pasa a la parte alta en el espacio para los pies, como es habitual hoy en día.

Su diseño corrió a cargo de la oficina de diseño Bertone, de ahí su sobrenombre “Coupé Bertone”, siendo uno de los primeros modelos que diseña Giorgetto Giugiaro, por ello se encuentra este personaje involucrado en el Gulia Sprint. Como resultado se obtuvo un vehículo de proporciones clásicas con un morro relativamente largo y el habitáculo echado hacia atrás. Por otra parte, una línea de cintura en arco, descendente enfatiza el frontal y aporta cierto aplomo visual sobre el asfalto a este italiano (italiana mejor dicho).

Otra característica interesante que forma parte del diseño, son las llantas que pudieron ser de aleación de aluminio o chapa. En el primer caso firmadas por Campangolo. En el Giulia Coupé se introdujeron notables innovaciones para un vehículo de este tamaño aunque, para decir verdad; se trataba de una evolución del Giulietta; algo que no es de extrañar, entonces Alfa Romeo era un artículo de lujo, o algo semejante.

Su chasis se componía de columnas McPherson en el eje delantero, en el trasero se optaba por una eje rígido muy especial utilizado con anterioridad en modelos de la marca, con muy buenos resultados. En ambos casos se utilizaba una combinación de amortiguador y resorte helicoidal. Todo ello iba montado en una carrocería autoportante completamente soldada, esto aumentaba la rigidez pero hacía que cualquier golpe fuese bastante complicado de reparar (no puedes cambiar las aletas, siempre hay que cortar o estirar el metal).

Gran novedad fue la incorporación de discos de freno en las cuatro ruedas con pinzas flotantes; la caja de cambios con cinco relaciones y los motores de Busso. En este caso se utilizaba un tetracilíndrico de 1.779 centímetros cúbicos que, Alfa Romeo bautizaría como “1.750”; una cilindraba auténticamente Alfa.

Este propulsor era capaz de otorgar 118 CV de potencia a un vehículo que apenas pesaba una tonelada, además se trataba de un motor ampliamente modificable. Una de sus peculiaridades estaba en la culata de aluminio, pues utilizaba un sistema de doble árbol de levas, uno para la admisión y otro para el escape, aunque sólo tenía dos válvulas por cilindro. Este se tomaba del Giulietta, del mismo modo que la arquitectura del chasis pero había sido renovado y revisado.

El Giulia GT Veloce, después GTV y antes Sprint, todos ellos para identificar al modelo como un vehículo con carrocería coupé; fue un vehículo bastante vanguardista en su tiempo instalando sistema de alimentación mediante inyección mecánica en las versiones estadounidenses (carburación doble en las europeas), incorporando un sistema de frenos de doble circuito y cuatro discos, servofreno… Más adelante incorporaron aire acondicionado para EE.UU., las versiones destinadas a la competición utilizaban culatas de doble encendido Twin Spark (una modificación habitual es equipar al Guilia con la culata de los 75 y 155 2.0 TS, puesto que son compatibles entre sí).

Alfa Romeo 1750 Gt Veloce 2

He tenido el honor y el placer de poder probar dos unidades diferentes de este modelo Alfa Romeo 1750 GT Veloce, ambos con el bloque sustituido por el 2 litros posterior, razón por la que puedo decir que no parece un vehículo con más de 50 años, su ergonomía puede llegar a ser cuestionable ocasionalmente pero, se parece mucho más a un MX-5 moderno que a muchos otros clásicos contemporáneos al mismo.

En cuanto a su valoración en el mercado, es algo muy complicado. Podemos ver unidades super mimadas y preparadas al extremo como los de Alfaholics superando los 220.000 euros de cotización pero, las unidades normales suelen rondar por encima de los 35.000; una buena más de 50.000. Por último, aquellas en las que habrá que “hacer cosas” pueden llegar a verse por algo menos de 25.000 euros. No se trata de un coche barato, ni fácil de mantener pero, para mí; es un imprescindible en mi garaje soñado.

COMPARTE
Sobre mí

Carlos Pascual

El olor a lubricantes y gasolina quemada han atraído a Carlos desde su niñez, por ello decide consagrar su vida a los coches: una forma de comunicarse, de disfrutar, de vivir.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Kevin
Invitado
Kevin

Adoro este coche, tiene una línea preciosa. Creo que ha pasado injustamente bastante desapercibido en la cultura popular del motor (salvo para los alfistas). Efectivamente, imprescindible en un garaje soñado.

pabeni
Invitado
pabeni

Hace unos años el dueño de un concesionario Honda iba a trabajar en uno de estos Alfa, por algo será.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!