Menu

Coche del día: Alfa Romeo 8C Competizione

Belleza y deportividad unidos de la mano

Coche del día: Alfa Romeo 8C Competizione

El coche que tratamos hoy, el fascinante Alfa Romeo 8C Competizione, derivaba directamente del concept car que despertó una gran admiración en el salón de Frankfurt de 2003. Se presentó como modelo definitivo en el Salón de Ginebra cuatro años después, en 2007. Surgió de la cooperación de las empresas Alfa Romeo, que desarrolló la parte del diseño, y Maserati, encargada de la producción del mismo.

El 8C Competizione se inspiró en el glorioso pasado de la marca, evocando la gran tradición deportiva de Alfa Romeo, y aplicando al mismo tiempo las últimas innovaciones tecnológicas del momento. Su nombre no es una invención; 8C -pronunciado «otto chi», significa “ocho cilindros”- diseñado por Vittorio Jano, siglas que en las décadas 30 y 40 del siglo pasado distinguían a aquellos automóviles de competición y carretera equipados con este motor.

El término “Competizione” quiso ser un homenaje al 6C 2500 Competizione, deportivo conducido en la Mille Miglia de 1950 por el tándem Fangio-Zanardi

Después de esta breve introducción hablaremos en primer lugar de lo que más nos llama la atención: su diseño. Su línea fue obra del Centro Stile de Alfa Romeo, consiguiendo aunar una gran aerodinámica y unas prestaciones junto a una pureza de formas, sin elementos que perturbasen su armonía. Toda la superficie de la carrocería ha sido optimizada para que nada obstaculice el fluir del aire, teniendo en cuenta elementos como los perfiles de los montantes, cristales o retrovisores.

Alfa Romeo 8C Competizione 2

Todo ello se consiguió con elaborados cálculos por ordenador, pruebas en el túnel del viento y en conducción real. También se elaboró de forma muy estudiada el suelo del coche, consiguiendo un importante efecto suelo, que permitió un Cz (coeficiente de sustentación) negativo, contribuyendo a aumentar la estabilidad a altas velocidades, algo difícil de conseguir en un coche sin alerones prominentes.

La línea horizontal hundida que partía a la altura de los pasos de rueda delanteros hacia el lateral lo dotaba de un gran dinamismo. Las aletas traseras sugerían unos poderosos músculos, que junto a unas ruedas de grandes dimensiones (245/35 20 en el eje delantero, y 285/35 20 en el trasero), acentuaban su personalidad y fuerza. Los faros delanteros estaban agrupados en un solo foco, protegidos con su correspondiente cubierta de metacrilato, con una bonita forma de gota de agua. Los pilotos traseros redondos, o el marco cromado de las ventanillas hacían un guiño al diseño de décadas anteriores.

Su interior ha sido diseñado pensando en la máxima ergonomía, con unos asientos anatómicos construidos en fibra de carbono, dotados de todas las regulaciones necesarias para obtener el puesto de conducción más óptimo. Las levas del cambio junto al volante contribuían también a ello. Su interior se podía personalizar seleccionando entre un amplio abanico de pieles, unida a un tejido de fibra natural que creaba un efecto estético de gran profundidad, o elegir el color y el tipo de costuras.

Después de extasiarnos con su aspecto exterior, cuya carrocería estaba construida en fibra de carbono, montada en un chasis de acero, nos centramos en otro aspecto no menos importante, su corazón mecánico.

Alfa Romeo 8C Competizione 4

El motor era un ocho cilindros en V a 90º, de origen Maserati, con una cilindrada de 4.691 cm3, que entregaba 450 CV a 7.000 RPM, siendo su par máximo de 470 Nm a 4.750 RPM. Era un motor con una elevada potencia específica (95,9 CV/l)

Construido íntegramente en aluminio, iba dotado con doble árbol de levas movidos por cadena, con variación de fase continua en el de admisión. Contaba con cuatro válvulas por cilindro. El sistema de refrigeración de las culatas y la configuración de su dinámica de fluidos se diseñó para obtener una máxima permeabilidad de los conductos de admisión, permitiendo una eficaz refrigeración de la carga de admisión, optimizando la prestación del motor.

Gracias a la adopción de unos variadores de fase de actuación continua en los ejes de levas de admisión, una optimización de la cámara de combustión y un adecuado calibrado del motor, se consiguió obtener una entrega de un 80 % del par motor a partir de 2.000 RPM. La respuesta al acelerador es contundente, beneficiado por la elevada permeabilidad de la admisión y a la baja inercia del sistema volante motor-embrague bidisco. El cigüeñal montaba unos contrapesos a 90º, que le dotaba de un gran equilibrio y unas bajísimas vibraciones, complementados con unas bielas y pistones de diseño optimizado. La distribución se realizaba a través de cadena única, lo que garantizaba una fiabilidad de por vida.

La arquitectura motor/transmisión era propia de un turismo deportivo; era de tipo transaxle: motor delantero pero en una posición retrasada con el cambio situado junto al eje trasero. Esta disposición permitía un reparto muy equilibrado de pesos. La caja de cambios era automático, de seis velocidades, pero con estructura y funcionamiento manual, con automatismos para el embrague y el movimiento de la palanca de cambios.

Alfa Romeo 8C Competizione 3

El conductor podía elegir entre cinco programas de funcionamiento: Manual-Normal, Manual-Sport, Automático-Normal, Automático-Sport e Ice (hielo, para circular por superficies deslizantes). La selección de estos programas se realizaba a través de botones. Los cambios en los programas manuales se podían realizar a través de dos palancas situadas detrás del volante. Anotar la presencia de un diferencial autoblocante, que gestionaba con una estabilidad y eficacia extraordinarias las aceleraciones en cualquier situación.

Sus suspensiones llevaban un esquema de paralelogramo con portabujes y brazos de aluminio forjado, fundamental para el control de la convergencia. Una frenada potente y eficaz quedaba asegurada por cuatro discos ventilados y perforados, con unas pinzas fabricadas en aluminio. También contaba con la última versión del control de estabilidad y tracción de Alfa Romeo, el conocido como VDC (Vehicle Dinamic Control).

En pocas palabras, lo que vemos es: belleza. Bajo, equilibrado, agresivo. Te emocionas cuando escuchas el sonido mecánico de su motor, rotundo, pleno, convincente. Si esperamos dificultad o complicación como respuesta a su conducción, nos obsequia con todo lo contrario: sus 450 CV y 470 Nm de par se manejan con sencillez y facilidad. Teniendo tiempo para familiarizarnos con el manejo de todos sus mandos, nos encontraremos con un auténtico placer de conducción que pocos coches nos ofrecen. Lo añadimos a nuestra lista de coches con espíritu RACER.

Aquí os dejo con un vídeo del mismo, con permiso de Motor Trend.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

Alta alcurnia ataviada de alta costura italiana en póster de cabecera compartiendo sitio con el de un Viper. Tan parecidos, tan distintos, tan fascinantes, tan favoritos…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.