Coche del día: Alfa Romeo 147 2.0 TS Distinctive

Coche del día: Alfa Romeo 147 2.0 TS Distinctive

Con el Golf en el punto de mira, pero en un honroso 2º escalón


Tiempo de lectura: 4 min.

Alfa Romeo se ha caracterizado por construir vehículos con cuore y espíritu deportivo. En el modelo que nos ocupa hoy, el Alfa Romeo 147 2.0 TS, solo se podía adquirir en acabado Distinctive, el más alto en nivel de equipamiento de la gama 147. Aparte del equipamiento de serie habitual, llevaba un climatizador dual con muchas funciones que realizaba de forma automática, un ordenador de a bordo o iluminación en todas las plazas y puertas, por citar algunos ejemplos.

El interior era amplio para cuatro personas y el espacio trasero era más adecuado para dos que para tres personas. Las puertas traseras tenían los tiradores disimulados en la parte superior del pilar C,que como vemos no es un invento reciente. Sus tapizados tenían buena calidad y hechos con esmero, incluido el imperial del techo, que era un punto de terminación que solían descuidar muchos fabricantes. El tacto de todos sus mandos -botones, palancas, ruletas- era agradable, denotaban calidad y con un buen funcionamiento -salvo la los de los intermitentes-; los asientos pecaban de ser algo blandengues pero bien diseñados y de buen tamaño.

Esta versión Distinctive traía de serie el equipo de música con ocho altavoces y el navegador más caro que ofrecía Alfa Romeo por entonces, el denominado CONNECT NAV+. Este agrupaba el ordenador de a bordo, radio, lector de CDs, una pantalla a color de cinco pulgadas (grande para la época), sistema de navegación con mapas a color y comandos verbales para el uso del teléfono. Era un poco complicado de manejar, aunque no creo que tanto como los actuales sistemas de navegación e infoentretenimiento.

Alfa Romeo 147 2000 TS

Estaba movido por un motor de 1.969 cc que entregaba 150 CV a 6.300 RPM -aunque podíamos apurar hasta las 6.800 RPM sin apenas decaer- y su par máximo era de 181 Nm a 3.800 RPM. Las siglas TS vienen de Twin Spark, doble chispa, dos bujías por cilindro. La potencia se transmitía a las ruedas con una caja de cambios manual de cinco velocidades, con unos desarrollos de transmisión afinados para aprovechar la fuerza motriz.

Era un motor que se caracterizaba por su suavidad, la facilidad con la que subía de régimen sin vibraciones -llevaba árboles de equilibrado- y lo silencioso que resultaba, el sonido que escuchábamos no era elevado ni molesto, se escuchaban más los ruidos aerodinámicos que los mecánicos cuando íbamos a alta velocidad. Su sonido no enamoraba como el de los motores Boxer, pero tampoco era desagradable.

Como contrapartida a su buen comportamiento nos encontrábamos con unos consumos nada discretos, con una media cercana a los 120 km/h gastaba algo más de 8,5 l/100 km, y por ciudad unos 13 l/100 km

Por vías rápidas a altas velocidades gozaba de una gran estabilidad, ayudado por una dirección de tacto preciso, con reacciones nobles y predecibles incluso por firmes ondulados, con piso irregular o en las juntas de dilatación que nos encontramos en puentes; es un coche divertido y fácil de conducir. Sin embargo en carretera por curvas la cosa se complicaba y se volvía netamente subvirador, era prácticamente imposible que la zaga diese un susto.

Alfa Romeo 147

La suspensión tampoco estaba muy conseguida, tenía un tarado blando que hacía rebotar las ruedas por asfalto roto o bacheado y provocaba un movimiento vertical excesivo de la carrocería que además se transmitía a los pasajeros, algo que también ocurría en los cambios de rasante o en fuertes apoyos. Los frenos eran efectivos en frío pero iban perdiendo eficacia según se intensificaba su uso y sus efectos negativos se notaban más en caliente. Llevaba un equipo de discos ventilados delante de 284 mm de diámetro y discos macizos atrás de 251 mm de diámetro.

Existió una versión con cambio automático de cinco velocidades denominada Selespeed, que suponía un sobreprecio de más de 2.200 euros, y también se fabricó con carrocería de tres puertas, unos 480 euros más económica que la de cinco puertas. Por aquel entonces podía tutear al Volkswagen Golf GTI (Mk.IV), que ofrecía 150 CV con su motor 1.8 20VT.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Joel Cano Farrarons
Invitado
Joel Cano Farrarons

¿Suspensión poco conseguida? Me he quedado a cuadros

Vic
Invitado
Vic

Ahora resulta que Alfa hace suspensiones blandas XD.

Roberto
Invitado
Roberto

He poseído un 147 1.6 120cv durante 13 años, y de todo, menos blando. De hecho me trae unos recuerdos maravillosos su comportamiento y su calidad de rodadura. Un saludo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!