El Ferrari 12Cilindri es una oda al motor de doce cilindros atmosférico

El Ferrari 12Cilindri es una oda al motor de doce cilindros atmosférico

Reemplazo del Ferrar i812 Superfast, tiene un motor capaz de girar hasta las 9.500 revoluciones


Tiempo de lectura: 5 min.

Ferrari 12Cilindri. Literalmente, Ferrari 12 cilindros, o como insisten desde Ferrari, “dodici cilindri” –se pronuncia como si tuviera tilde en la primera O, dódici–. El reemplazo del Ferrari 812 Superfast del que llevamos tiempo pendientes ya es una realidad y no podemos negar que, en esta ocasión, el centro de estilo de la marca ha hecho un buen trabajo.

Seguro que piensas que Ferrari siempre ha sido la referencia en cuanto a diseño –en prestaciones y sensaciones también, por supuesto–, pero tienes que reconocer que desde que abandonaron su acuerdo con Pininfarina, los diseños no han sido tan buenos como lo eran antes. Sin embargo, con el 12Cilindri han logrado un automóvil que entra por los ojos y que además, permite reconocer algunas ideas que han inspirado el diseño, como el frontal con esa zona negra, claramente en alusión al Ferrari 365 GTB/4 alias Daytona.

Comparado con el resto de modelos de la marca, el aspecto del nuevo buque insignia, heredero del mencionado Ferrari Daytona, pero también del Ferrari F12 Berlinetta, del Ferrari 599 GTB Fiorano, del Ferrari 550 Maranello y de una larga estirpe que se remonta muchas décadas atrás, se sale de lo que ofrecía la marca hasta el momento este modelo.

Ferrari 12Cilindri (10)

La trasera es alta, con un llamativo diseño que agranda visualmente la luneta todo lo ancho del coche. El frontal es, como manda la tradición, muy largo, pero también es muy bajo y afilado, lo que deja claro que el V12 se ha colocado muy abajo. Las caderas son musculosas, los voladizos bastante cortos, mientras que la zaga, se muestra bastante contenida en cuanto a elementos. El difusor es muy discreto, los escapes, aunque grandes, apenas resaltan y los pilotos son realmente pequeños.

Además, por primera vez, la carrocería descapotable, que siempre ha aparecido después como una versión más especial y exclusiva, se presenta con el ocupé, y presume de un diseño todavía más interesante. Hasta la puerta, ambos coches son idénticos, pero desde la puesta hacia atrás, las cosas cambian bastante, sobre todo por detrás del habitáculo. Las caderas son igualmente anchas, el difusor mantiene su discreción, pero la tapa que cubre el maletero es un espectáculo que se adorna con dos jorobas detrás de cada asiento, que se alargan hasta el borde mismo del spoiler trasero.

El habitáculo también cambia por completo, más moderno y digital que el “viejo” 812 Superfast, aunque visualmente no es tan bonito. Delante del conductor hay una capilla con una instrumentación digital, que tiene una réplica frente al acompañante, aunque ligeramente más pequeña. Frente al asiento derecho también hay una pantalla que ofrece diferentes datos, y aunque puede parecer un detalle “molón”, ¿Qué sentido tiene que el copiloto conozca ciertas cosas? También se han reducido los mandos físicos a la mínima expresión, una mala idea en un coche capaz de fundir neumáticos a la primera de cambio.

Ferrari 12Cilindri Spider (9)

Como cabe esperar, no todo es estética, hay muchas novedades y una de ellas, quizá la que más llama la atención, es la ausencia de sobrealimentación y algún de hibridación. Eso quiere decir que el motor del Ferrari 12Cilidri es totalmente atmosférico, en la más estricta tradición de la marca. Se trata de un miembro de la familia F140 estrenada con el Enzo allá por 2002, que para la ocasión, se llama F140HD. Tiene el corte de encendido a 9.500 revoluciones y la potencia máxima, 830 CV, aparece a 9.250 revoluciones. El par, de 678 Nm, llega a 7.250 revoluciones, de los cuales, el 80%, según la marca, está disponible desde 2.500 revoluciones.

En su interior se esconden muchas novedades. Ahora, las bielas son de titanio –reducen la masa giratoria en un 40% comparadas con unas de acero–, se ha empleado una nueva aleación de aluminio para los pistones, se ha instalado un cigüeñal reequilibrado y más ligero, las guías de válvulas son de acero y derivan de las empleadas en Fórmula 1, y por tanto, cuentan con revestimiento de carbono para reducir al máximo las pérdidas por fricción. El colector de escape es igualmente nuevo y se ha desarrollado un nuevo software de gestión, adaptado a la nueva caja de cambios de doble embrague y siete relaciones.

La carrocería, con nada menos que 4,73 metros de longitud –2,18 metros de ancho y 1,29 metros de ancho– esconde elementos aerodinámicos activos y una batalla dos centímetros más corta comparado con el Ferrari 812 Superfast. Una carrocería que se monta sobre un chasis un 15% más rígido en torsión. También es 35 kilos más pesado que el Superfast, con 1.740 kilos, a los que debemos sumar 60 kilos adicionales para el Ferrari 12Cilindri Spider, versión, por cierto, que puede retirar el techo de forma eléctrica en 14 segundos –funciona a un máximo de 45 km/h–.

El Ferrari 12Cilindri conserva la dirección en las ruedas traseras y todo el arsenal tecnológico del que ha hecho gala siempre la marca, como el control de deslizamiento lateral, el diferencial trasero de gestión electrónica o la dirección activa. Todo ello controlado por un acelerómetro de “seis dimensiones”, que, según Gianmaria Fulgenzi, responsable de desarrollo de productos, está “más de una generación” más allá del controlador dinámico del 812 Superfast.

Los precios del Ferrari 12Cilindri y 12Cilindri Spider, al menos en Italia, son de 324.00 y 357.000 euros. Precios sin impuestos y sin sumar opcionales.

Galería de fotos

Ferrari 12Cilindri

Ferrari 12Cilindri Spider

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado