Siéntete como James Hunt en Mónaco a los mandos del Hesketh 308

Siéntete como James Hunt en Mónaco a los mandos del Hesketh 308

Conducción y competición pura, sin filtros


Tiempo de lectura: 1 min.

No podemos negar que las nuevas tecnologías nos han hecho la vida más fácil y cómoda. Pero además, también nos ha permitido conocer ciertas situaciones que, de otra forma, nunca habría sido posible. Algo que los aficionados al motor podemos disfrutar casi más que nadie, pues gracias a los nuevos desarrollos, como las pequeñas cámaras de acción, podemos vivir, en primera persona, lo que vive un piloto a los mandos de las máquinas más salvajes.

Sí, vale, es cierto que solo vivimos una parte, pero de otra forma, ni siquiera podríamos tener ese punto de vista y nos habríamos perdido vídeos como este. Luis Deletraz, con una cámara de acción espectacularmente bien colocada, nos muestra, en primera persona, como es pilotar en Mónaco, el Hesketh que pilotó James Hunt en 1974 –uno de los chasis del Hesketh 308, otro de ellos está en Barcelona, en Kitcar43–. El vídeo se publicó en abril de 2021 y es tan bueno, que roza las cinco millones de visualizaciones –quizá, mientras lees esto, las supera o las haya superado ya…–.

El Hesketh de 1974 no es un Fórmula 1 como los actuales, ni mucho menos. No contaba con electrónica, ni con cambio secuencial, no había turbos ni frenos de carbono… todo era mecánico, puro. Y por supuesto, contaba con un propulsor atmosférico, el mítico Ford-Cosworth V8 DFV, uno de los propulores más exitosos y laureados del Mundial de Fórmula 1, que llegaba a rendir 420 CV. Una cifra que hoy resulta incluso escasa para un Fórmula 1, pero no en aquellos años.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez