Menu

La fase más dolorosa del desarrollo del Rimac C_Two: las pruebas de choque

Sobre todo teniendo en cuenta que valdrá cerca de 2 millones de euros

Featured Video Play Icon

La producción del Rimac C_Two se acerca, y con ella hay que pasar las pruebas de choque, obligatorias para la homologación del vehículo. En este vídeo que la compañía ha compartido, nos cuentan en detalle el doloroso proceso por el que tiene que pasar todo vehículo para ser homologado, aunque cueste cerca de 2 millones de euros.

El Rimac C_Two, cuando salga a producción, será el eléctrico más rápido del planeta. Sus cifras son apabullantes: 1.408 kW o 1.914 CV y 2.300 Nm de par repartido entre sus cuatro ruedas. Esto le permite acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 1,85 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 412 km/h. Se rumorea que es capaz de dar dos vueltas seguidas a Nürburgring a máxima potencia sin desfallecer.

Sus cuatro motores eléctricos, uno por rueda, se alimentan de una batería de 120 kWh, lo que le permitiría alcanzar una autonomía superior a los 550 km en ciclo WLTP

Volviendo al vídeo, los principales responsables de estas pruebas, Daniele Giachi, director de ingeniería de vehículo y Gustavo Andrade, director de CAE, nos hablan de los diferentes desafíos que se han encontrado durante el desarrollo de estas pruebas tan importantes para la homologación global de un vehículo, sobre todo, teniendo en cuenta que será una producción limitada a 150 unidades.

Como parece lógico, no han comenzado destrozando un prototipo de 1 millón de euros. Han comenzado realizando pruebas de elementos estructurales individuales, para comprobar la correlación entre la vida real y las simulaciones de ordenador. Por lo que se ve en el vídeo, los elementos frontales les han dado bastante dolor de cabeza.

«Nadie puede prometer el éxito al 100 % a la primera. A veces las cosas salen mal», dijo Gustavo Andrade, director de CAE

Rimac C Two 2019 desarrollo 06

Posteriormente se hacen pruebas de choque a nivel de sistema, y por último, cuando las anteriores son satisfactorias, se realiza finalmente la prueba de vehículo completo. Con todos los datos de las pruebas de choque, se vuelve a la mesa de diseño para optimizar y mejorar las estructuras de choque, de manera que en la siguiente prueba se comporten de manera óptima.

Aunque los modelos matemáticos han avanzado mucho y las simulaciones cada vez son mejores, no hay nada que sustituya a las pruebas reales. Un trabajo duro para los fabricantes de tiradas pequeñas como Rimac, pero necesario para proteger la vida de sus compradores. Y si no, que se lo pregunten a Richard Hammond.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.