Menu

Los cinco prototipos más secretos de Porsche

La marca nos los desvela en otro capítulo de Porsche Top 5

Featured Video Play Icon

Todas las marcas de automóviles crean prototipos que sirven para experimentar nuevas formas o tecnologías, pero que luego no pasan a producción por diversos motivos. En este capítulo de Porsche Top 5, la marca de Stuttgart nos muestra cinco de los prototipos más secretos de Porsche.

El número cinco es el Porsche 984, un proyecto que parece comenzó con la idea de una colaboración junto a SEAT -¿Os acordáis de los motores «System Porsche»?-, aunque fue descartado por la marca española por sus altos costes de desarrollo. Así que Porsche lo desarrolló en solitario entre 1984 y 1987. La idea era tener un pequeño roadster muy aerodinámico y ligero, para emplear motores de no mucha potencia. Pesaba tan solo 880 kg y su corazón era un motor de 135 CV, suficiente para alcanzar 220 km/h. En su diseño podemos ver rasgos del 944 y del 928. Tal vez este modelo inspiró otro prototipo que SEAT descartó producir: el Anibal Podadera.

El siguiente de la lista es el Porsche Cayenne Cabrio, un prototipo de 2002 donde se muestra la mezcla SUV-Cabrio que pocos fabricantes se han atrevido a sacar al mercado. Posee un guiño a los targa de la casa en el pilar C, y una trasera con dos posibles diseños, uno en cada mitad. ¿Para qué hacer dos prototipos si en uno puedes mostrar dos soluciones?

En el puesto tres, encontramos el Porsche 911 Carrera 3.2 Speedster de 1987. Se trata de una barqueta de un único asiento -en realidad tiene dos, pero el del pasajero no se puede utilizar-, que rememora aquellos primeros Porsche 550 Spyder de los años 50. Montaba el mítico bóxer de seis cilindros y refrigeración por aire, que rendía 231 CV, pudiendo catapultarlo hasta los 245 km/h. Tampoco llegó a producción.

Subiendo un puesto en la lista, encontramos una de las creaciones más extrañamente bellas de la marca alemana: el Porsche Panamericana. Se realizó en 1989 como regalo del 80 cumpleaños de Ferry Porsche, y su nombre proviene de la famosa carrera que se disputaba en los 50. Su diseño parece el resultado de una noche de pasión entre un 911 y un buggy. Tenía 250 CV de potencia y alcanzaba 210 km/h de velocidad punta. Un diseño extrañamente atrayente.

Y en el número uno tenemos al Porsche 918 Spyder «Rolling Chassis» de 2012. Un prototipo que anticiparía la versión de producción. Porsche invitó a unos pocos periodistas afortunados a probarlo y compatir sus impresiones, paso previo a la decisión de producirlo. Está claro que las opiniones fueron buenas. Este prototipo era híbrido enchufable y tenía una potencia combinada de 550 CV. Sin duda, un repaso muy interesante por la historia de los prototipos de Porsche.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

El 5° puesto hubiese sido una temeridad perfectamente racional de no ser por los malditos infortunios.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.