Conducir un Fórmula 1, el sueño de muchos al alcance de muy pocos

Conducir un Fórmula 1, el sueño de muchos al alcance de muy pocos

Hay un pequeño mercado especializado en monoplazas históricos al que puede unirse cualquiera que ame las carreras


Tiempo de lectura: 9 min.

No tienes que ser Lewis Hamilton para conducir un Fórmula 1 de Mercedes, ni tienes que tener bordado “Alonso” en tu mono de carreras ignífugo para estar atado a una máquina con un solo asiento capaz de acelerar y girar como pocos en la primera curva del circuito de Cataluña. Hay un pequeño mercado especializado en monoplazas históricos al que puede unirse cualquiera que ame las carreras y quiera conducir un Fórmula 1, el sueño de muchos al alcance de muy pocos. Por supuesto, un saldo bancario saludable es más que necesario, pero de esto ya hablaremos más adelante.

Para obtener más información sobre cómo unirse al club de fans de F1 y ser propietario de un automóvil de la cúspide del deporte del motor, Hagerty habló con Lorina McLaughlin. Lorina McLaughlin es una de las pilotos de carreras más rápidas de Gran Bretaña y presidenta del British Women’s Racing Drivers Club, sobre sus experiencias al correr con un coche Benetton de Fórmula 1 de 1992. Al mismo tiempo, contaron con la ayuda de James Hanson, uno de los agentes de coches de carreras de la página Speedmaster.

Él brinda información sobre las diferentes épocas entre las que los compradores tienen que elegir, las sumas de dinero involucradas en la compra y los mantenimientos de un monoplaza de Fórmula 1 viejo y la emoción pura que se siente al conducir monoplaza de Fórmula 1. Antes de sumergirnos en una profusión de anuncios, cualquier persona que quiera hacerse con un monoplaza de Fórmula 1 debería haberse informado y haber hablado con aquellos que conocen de primera mano la escena histórica de la Fórmula 1, y haber adquirido suficiente conocimiento para tener una buena idea del tipo de máquina que quiere adquirir.

F1 clásico(2)

¿Qué monoplaza de Fórmula 1 comprar?

James Hanson es una de las primeras personas con la que deberías contar en este recorrido. El fundador de Speedmaster, un concesionario de coches de carrera establecido en 2004 en Reino Unido, y ha conducido más de 30 monoplazas de Fórmula 1 históricos y, por lo general, vende alrededor de diez máquinas de Fórmula 1 cada año de coches comprendidos en el período entre 1960 y 2010. Él acostumbra a sugerir los monoplazas de la década de los setenta hasta mediados de los noventa, ya que se encuentran entre los más fáciles de usar.

El especialista dijo posteriormente que las velocidades de vehículos más modernos son tan rápidas “que tu mente simplemente no podrá seguir el ritmo. La curva de aprendizaje será demasiado empinada y no la disfrutarás”. “Los monoplazas posteriores”, dice Hanson, “no se pueden utilizar. Básicamente, son solo una preciosa estatua para la visualización estática, o finalmente decides poner el motor equivocado, y eso resta valor a su valor porque se convierte en otra cosa cuando tiene un motor que no coincide”.

Los monoplazas de mediados a finales de los 2000 son complejos y costosos de manejar, mientras que los de propulsión híbrida, introducidos a partir de 2014, son esencialmente ‘una pieza de museo’ porque su funcionamiento es prohibitivamente caro“. Y es que está claro que no es un hobby barato, pero de ahí a dilapidar una fortuna por dar unas vueltas en un monoplaza de hace cinco años, hay un paso muy corto que, seguramente, nadie quiera recorrer, y encima no es disfrutable.

F1 clásico(3)

¿Cuánto cuesta un coche histórico de Fórmula 1?

El coste de los viejos monoplazas de Fórmula 1 varía tan dramáticamente como los salarios de las superestrellas que los conducen en la parte delantera de la parrilla y las que están en la parte trasera, que aún intentan competir con un equipo que desafía el campeonato. “Puedes gastar alrededor de 240.000 € en un monoplaza de Fórmula 1 de la década de los setenta, hasta 7.000.000 € en el Ferrari más valioso”, dice Hanson, pero, en términos generales, hay una amplia selección de máquinas deseables que serán fáciles de conducir. Si eliges bien, no agotarás tu cuenta bancaria para correr y podrás correr carreras históricas por menos de 1.000.000 €.

Lorina McLaughlin y su marido, David, compraron un Benetton B192-08 de 1992, que fue pilotado por Michael Schumacher, hace 10 años. Ella decidió no contar por el precio pagado por el monoplaza, pero dice que fue antes del surgimiento de Internet, cuando David pudo seguir su rastro hasta dar con el propietario en aquel momento, en Estados Unidos. En 2018, un modelo similar con una historia similar se vendió por más de 800.000 € en una  subasta de RM Sotheby’s en Mónaco, para hacernos una idea de las cifras que hay que manejar. Antes de eso, la pareja tenía un McLaren M23 de 1976, el mismo monoplaza que James Hunt condujo para ganar el título de Fórmula 1 de ese año, y antes de eso, David tenía un Lotus 72 de 1971 con el que había corrido esa temporada Ronnie Peterson.

¿Cuánto cuesta ponerlos en funcionamiento?

Es una de esas cosas que si las tienes en cuenta, no lo harías”, se ríe Lorina McLaughlin. “No tengo hijos y no tomo vacaciones, así que supongo que todo mi dinero se va al monoplaza”. Su Benetton 192 está a cargo de Roger Heavens Racing, cerca de Oxford, y como la mayoría de las personas en la escena histórica de la Fórmula 1, se lo deja a ellos y ellos se encargan de todo el mantenimiento, el almacenamiento y el transporte hasta los eventos a los que asiste.

F1 clásico(4)

El motor Cosworth del automóvil necesita una reconstrucción cada 2.000 kilómetros aproximadamente, y luego va a Dick Langford (de la empresa Langford Performance Engineering, en Wellingborough) para la puesta a punto y la revisión de la caja de cambios.”. En caso de que el motor necesite una reconstrucción completa, eso llegaría a superar los 40.000 €, más de lo que muchos gastaríamos en un coche para el día a día.

James Hanson añadió que los costes de tener un equipo con un monoplaza histórico de Fórmula 1 en un fin de semana de carreras en el Reino Unido, como la carrera de apoyo del Gran Premio de Gran Bretaña, y mantenerlo durante dos carreras, la práctica y la clasificación, no supera los 12.000 €. “Cuando tratas con clientes que poseen jets privados o yates en los que cuesta más llenar de combustible, esa es una suma modesta y asumible. Es significativamente menos que un GT3 moderno”.

¿Cómo son las diferentes épocas en la conducción?

Prefería el McLaren”, dice McLaughlin sobre el McLaren M23 de 1976. “Era como una extensión de mi cuerpo y era uno con él”. Por el contrario, el Benetton de fibra de carbono tiene una estructura excepcionalmente rígida y una configuración igualmente rígida que fue diseñada para adaptarse al gusto de Michael Schumacher. “Nadie podría conducir uno de los monoplazas de Schumacher. Tienes que ser muy fino o tratará de sacarte de la pista. Martin Brundle lo condujo y dijo sobre él, “debería suavizar todo, pero no tengo presupuesto para hacer todos los cambios”.

F1 clásico(5)

Una consideración clave para elegir el Benetton, agrega McLaughlin, fue que es uno de los últimos monoplazas de Fórmula 1 con transmisión manual. Los primeros sistemas automatizados resultantes pueden ser temperamentales y costosos de reparar. Esto es debido a que las nuevas tecnologías se implementaban a cualquier precio con tal de ser los más rápidos, pero desde el punto de vista viable para un aficionado, aunque sea de esta talla, puede llegar a ser insostenible.

¿Cuánto cuesta asegurar un coche de Fórmula 1?

Acerca una silla, toma asiento y respira profundamente, asegurar un monoplaza clásico de Fórmula 1 podría salir más barato que tu “a todo riesgo”. A pesar de que el Benetton B192 es casi diez veces más caro que un Ford Escort RS Cosworth y tiene más del triple de potencia, pero no es más costoso asegurarlo. Según la aseguradora británica Hagerty, asegurar ambos coches costaría menos de 700 € al año. Si bien puede parecer increíble que casi no haya diferencia entre un monoplaza de carreras en el que alguna vez corrió Michael Schumacher y un compacto diseñado para la homologación de carreras, hay una explicación simple. El Fórmula 1 solo está asegurado cuando no se conduce, lo que elimina gran parte del riesgo asociado a un coche como este.

F1 clásico(6)

¿Por qué la gente compra un coche de Fórmula 1?

Este es fácil, dice James Hanson. “¡Es lo más divertido que puedes tener con la ropa puesta! A la gente le gusta la vida social, las carreras son respetuosas y eres parte de un club muy exclusivo”. Agrega que el mercado es pequeño, lo que garantiza la exclusividad, pero “por menos del precio de lo que cuesta un superdeportivo moderno, puede comprar uno de los pocos ejemplares, y entrar en un mundo realmente exclusivo”. Estima que si miras la escena histórica de la carrera hace 10 años, la mitad de la parrilla todavía estaría compitiendo ahora, mientras que la otra mitad estaría contenta con “haber marcado esa casilla” y disfrutar del viaje.

Lorina McLaughlin está de acuerdo. “Hay tan pocos propietarios de monoplazas de Fórmula 1 que sabemos quiénes somos todos. Los he conducido en Mónaco y Laguna Seca, y subido la colina en Goodwood, y es el sueño de muchos, ¿no es así?” Está claro que con las generaciones de nuevos ricos que, en muchos casos, utilizan sus superdeportivos millonarios como señal de estatus, hay gente con dinero que no busca destacar ni sentirse en una pasarela, y, simplemente, quieren conducir vehículos igualmente exclusivos pero con el aura de la competición y el anonimato del casco.

F1 clásico(7)

¿Dónde puedes competir con un monoplaza clásico de Fórmula 1?

Dentro de Europa, los campeonatos populares incluyen el  Masters Historics Formula One Championship, el Boss GP Championship y eventos individuales que incluyen el Monaco Historic Grand Prix y el Goodwood Festival of Speed. Los organizadores de cada uno de ellos podrán asesorarte sobre la licencia de carreras necesaria y el papeleo de la FIA que se requiere para garantizar que los monoplazas sean elegibles y seguros para competir.

Está claro que esto solo está al alcance de unos pocos, pero quizá no tanto como se podría esperar viendo los estratosféricos mantenimientos del Aston Martin Valkyrie. Quizá estemos lejos de alcanzar el poder permitírnoslo, pero ya tenemos a mano el manual necesario para cuando podamos acceder a ello.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.