Menu

Autobianchi A112, lujo en pequeño formato

El primer urbano “chic” ya pisó nuestras carreteras hace casi 50 años

Autobianchi A112, lujo en pequeño formato

En uno de mis últimos artículos publicados aquí os hice una pequeña retrospectiva del Innocenti Nuova Mini en la que cité un par de veces, como gran competidor de éste, al Autobianchi A112. Posteriormente me lamenté tanto de que estos coches tan bellos sean tan desconocidos por el gran público como del hecho de que en muchas ocasiones se confundan entre sí. Así que no se me ha ocurrido nada mejor que hablaros ahora del Autobianchi A112 para que podáis entender porque considero que este coche fue el más férreo competidor del Innocenti Nouva Mini.

Así que antes de comenzar este artículo vamos a echar una vista atrás y situarnos a mediados del siglo pasando, cuando Fiat lanzó al mercado el Nuova 500 -4 de julio de 1957- y lo acompañó de una fuerte campaña de publicidad dirigida principalmente al sexo femenino. Esta campaña tuvo una gran repercusión y fueron muchas las mujeres que se animaron a sacarse el carné de conducir y adquirir un Fiat Nuova 500.

Durante unos años el Fiat Nuova 500 fue un coche que gozó de gran éxito comercial en la Italia de la posguerra. Su bajo precio y sus contenidas dimensiones le valieron el beneplácito tanto de los más jóvenes como del público femenino

Pero no todo es eterno, y en 1959 la también italiana Innocenti comenzó a fabricar bajo licencia el Mini “clásico”, lo que permitió al urbano inglés evitar los altos aranceles y comercializase a un precio algo más razonable que hasta entonces. Esta fabricación nacional abrió el abanico de potenciales clientes del Mini y fueron tanto los jóvenes como las mujeres los que dejaron de soñar con un Fiat Nuova Innocenti y comenzaron a fijarse en el Innocenti Mini, lo que repercutió en las ventas del modelo de Fiat para descontento de su directiva.

Autobianchi A112

Pensando que sería algo pasajero, desde Fiat no se tomó ni una medida de choque que relanzase un poco las ventas del Fiat Nuova 500 más allá de ligeras modificaciones estéticas o de motor, tan ligeras que en ocasiones pasaban desadvertidas por el público. Fue a mediados de los años 60 cuando el gran Dante Giacosa propuso fabricar un coche pequeño, de tracción delantera y con un toque elegante que sería comercializado por Autobianchi, empresa que por aquel entonces era de propiedad compartida entre Fiat y Pirelli.

En plena gestación del proyecto, el Grupo Fiat adquiere la parte de Innocenti que aún estaba en propiedad de Pirelli e inyecta una importante cantidad de capital al proyecto puesto que, para abaratar costes de desarrollo, se toma la decisión de que el proyecto X1/2 debería aprovechase para la comercialización de más modelos dentro del grupo Fiat, que justo por esas fechas compraría la también italiana Lancia.

El resultado final se da a conocer en el salón de Turín de 1969 y recibe una muy buena acogida entre el público

Antes de comenzar a detallar la vida comercial del Autobianchi A112 quiero comentaros que hay muchos que dividen su vida comercial es hasta ocho series distintas. Yo voy a respetar esta división, pero teniendo en cuenta que muchas series no tuvieron una vida comercial de más de dos años, voy a agruparlas para una mejor comprensión del artículo y de las variaciones que sufrió el coche. Mi división es la siguiente:

  • Primera generación: series I, II y III (años 1969 – 1977)
  • Segunda generación: series IV y V (años 1977 – 1982)
  • Segunda generación actualizada: series VI, VII y VIII (años 1982 – 1986)
Autobianchi A112

Primera generación

A112 Serie I (1969)

El Autobianchi A112 se mostró en el Salón de Turín como un utilitario de 3,23 m de longitud (solo un centímetro más que el Fiat 600) que contaba con una elegante carrocería de tres puertas, motor delantero y un interior mucho más cuidado que cualquier alternativa de la época, en donde destacaban los diales circulares o los asientos de vinilo. Como era habitual, cuando comenzó su comercialización en octubre de 1969, se ofrecía una única versión con motor Fiat tetracilíndrico de 903 cc y 44 CV, que gracias a su cambio manual de cuatro velocidades permitía que el Autobianchi A112 alcanzase los 140 km/h y que homologase un consumo inferior a los siete litros.

Pero había más cifras que impresionaban a la prensa. A pesar de su potencia, el Autobianchi A112 alcanzaba los 100 km/h en menos de 13,7 segundos y podía seguir acelerando hasta recorrer los primeros 400 m en menos de 19 segundos, lo que daba una idea de la agilidad de este pequeño utilitario. El comportamiento del A112 fue superior al de cualquier otro coche pequeño de la época: según la prensa se trataba de un coche brillante, práctico y con buena adherencia a la carretera. La frenada estaba confiada a un sistema mixto de discos delanteros y tambores traseros. Como curiosidad, el freno de mano actuaba sobre el eje delantero en vez de hacerlo sobre el trasero. En el eje trasero encontramos ¡suspensión independiente!

El éxito de ventas fue inmediato y a pesar de los esfuerzos del fabricante por aumentar la producción, la altísima demanda hizo que los plazos de entrega pudieran superar los 12 meses

Tal como he comentado, del proyecto inicial surgieron otros coches dentro del grupo Fiat, como el 127. Pues fue cuando se inició la fabricación de éste último en 1971 cuando el Autobianchi recibió una leve mejora en su motor para estandarizarlo con el del Fiat 127. Paso a ofrecer 47 CV pero la marca seguía refiriéndose al Autobianchi como “44 HP”. Ya a finales de 1971 se lanzaron al mercado dos nuevas versiones. Por un lado se inició la comercialización del A112 E, con equipamiento mejorado y techo pintado en color en contraste, y el A112 Abarth como versión más deportiva y conmemorativa de la compra del pequeño fabricante Abarth por parte de Fiat.

Este último contaba con diversas modificaciones en el motor que le llevaron a ampliar su capacidad hasta los 932 cc gracias al incremento en la carrera de los pistones. Este bloque contaba con un nuevo cigüeñal de acero nitrurado y con parte de los elementos de la culata rediseñados que permitieron a los primeros prototipos superar ampliamente los 60 CV aunque las unidades que llegaron al mercado ofrecían solo 58 CV para no comprometer la fiabilidad del motor.

El Autobianchi A112 Abarth era fácilmente reconocible tanto por su presentación exterior deportiva como por ofrecerse únicamente en un llamativo color rojo con el capó delantero pintado en negro. En su interior también se respiraba esta atmosfera deportiva con el volante de tres radios, los asientos anatómicos con apoyacabezas, la completa instrumentación o el tapizado en piel sintética de color negro.

Este modelo deportivo tenía dos particularidades frente a los modelos equipados con el bloque de 903 cc: por un lado tenía un menor consumo, pero por otro lado las distancias de frenado se habían incrementado en un 15%. Este modelo deportivo contó también con un gran éxito y en el año 1972, mientas que las versiones equipadas con el bloque de 47 CV no disfrutaron de ninguna actualización, el deportivo A112 Abarth recibió un pequeño refrigerador de aceite y dos nuevos colores: visón y salmón; eso sí, siempre con el capo negro.

Justo en este año 1972 fue cuando comenzó la comercialización del Innocenti Nuova Mini con el mismo concepto y enfoque comercial que el Autobianchi A112, por lo que Fiat decidió hacer una pequeña actualización a su modelo, dando así a lo que muchos llaman la segunda serie. Respecto a esto, algunos expertos hablan de la existencia de hasta ocho series. Sin embargo los cambios existentes entre ellas son tan de matiz, que yo prefiero hablar de una evolución continua aunque para su mejor compresión, iré marcando correctamente las distintas “series”.

Autobianchi A112 1973

Autobianchi A112 Elegante

A112 Serie II (1973)

Presentada en el salón del automóvil de Ginebra, la primera actualización del Autobianchi A112 se introdujo en el año 1973 y las modificaciones aportadas dependieron del modelo. Así por ejemplo, el modelo más básico solo se benefició de un nuevo diseño de la parrilla delantera a cambio de perder el color cromado de las defensas metálicas y del adorno de los faros principales a favor unos también metálicos pero en color negro.

El Autobianchi A112 Elegante comenzó a ofrecer también la nueva parrilla, pero además se sustituyeron los paragolpes cromados por otros realizados en material plásticos con una moldura cromada y se modificó el diseño de las llantas. En el interior de podían observar también materiales de mejor calidad aunque el diseño no sufrió ningún cambio.

Fue el modelo A112 Abarth el que disfrutó de mayores cambios. En el exterior se sustituyeron los paragolpes metálicos con moldura de goma por otros de goma con moldura metálica y los cromados de la parrilla y faros dieron lugar a molduras de color negro. Se introdujeron los faros principales de yodo, el arranque con antirrobo y la luneta trasera térmica. Además, se comenzó a ofrecer también el color blanco y el azul para la carrocería, el color “salmón” adquirió una tonalidad anaranjada y, bajo pedido, se podía adquirir con toda la carrocería en el mismo color. En el interior únicamente se observó unos nuevos asientos con respaldo reclinable y apoyacabezas regulables.

Como curiosidad comercial, fue junto a esta actualización cuando el fabricante habló del coche como el modelo “47 HP” en relación a la “nueva” potencia del bloque de 903 cc, aunque son muchas las voces que afirman que los 47 CV ya los ofrecía desde 1971. Nunca se sabrá…

A112 Serie III (1975)

En el año 1975 se introducen en el Autobianchi A112 una serie de mejoras que hace que algunos hablen de la tercera serie. Al igual que en anteriores ocasiones, las mejoras observadas en el Autobianchi con motivo de la actualización de 1975 varían según el modelo. En común a toda la gama fue la introducción de unos nuevos paneles interiores con un nuevo diseño que permitieron aumentar la anchura interior del habitáculo, con lo que se pudo homologar como un cinco plazas (antes sólo cuatro). Por otro lado, la rejilla de aireación del pilar C aumentó considerablemente su tamaño. Además se aprovechó para renovar la gama de colores tanto interiores como exteriores, entre los extrañaba ver el “azul Lancia”.

Al modelo básico o Normale se le pintaron los paragolpes en color negro mate y a los modelos Elegante y Abarth se les equipó con luz de marcha atrás integrada en los propios pilotos. En cuanto a las mecánicas, además de los ya conocidos 47 HP para las versiones Normale y Elegante y 58 HP para el Abarth, apareció una nueva mecánica de 1.050 cc y 70 CV que se combinaba en exclusiva con el acabado Abarth y cuya denominación era 70 HP. Este motor estaba directamente derivado del bloque de 982 cc (que a su vez derivaba del bloque de 903 cc) y contaba con las relaciones del cambio ligeramente recortadas.

Fue el primer Autobianchi en alcanzar los 160 km/h y en equipar servofreno. Además, y sólo para los Abarth, el contar con el capó delantero pintado en color negro mate pasó de ser equipo de serie a ser opcional. Pocos meses después de iniciarse la comercialización de esta tercera serie y ante la necesidad de adoptar las mecánicas a las limitaciones en materia de emisiones el modelo Normale pasó a ofrecer sólo 42 CV y el Elegante 45 CV debido a la adopción de nuevo carburador más pequeño. Por su parte, el Abarth de 58 CV sencillamente se retiró.

Segunda generación

A112 Serie IV (1977)

A finales del año 1977 se presentó la cuarta serie con importantes modificaciones en el vehículo. Para empezar el coche creció dos centímetros en altura para mejorar el espacio disponible en el habitáculo, que además se benefició de un salpicadero totalmente rediseñado. En el exterior se podía observar una nueva parrilla delantera, un nuevo diseño de los pilotos traseros y el incremento en tamaño de las rejillas de ventilación del pilar C.

Los modelos Elegante comenzaron a usar unas nuevas defensas totalmente negras y unas molduras laterales también negras de importante tamaño y que recorrían toda la batalla del coche. El más deportivo Abarth añadió a las modificaciones del Elegante una terminación plástica en el capó delantero para dirigir el aire hacia la rejilla de ventilación. Otro detalle importante de los Abarth es que dejaron de lucir esta palabra en la rejilla delantera, que pasó a ser similar a la que usaban los Elegante y Normale.

A nivel mecánico se introdujo el servofreno como equipo de serie en todos los modelos. Además, el modelo Elegante pasó a montar un motor de 965 cc y 48 CV que gozó de una buena crítica entre la prensa gracias a la flexibilidad del motor y a la facilidad de uso a bajas y medias revoluciones.

Autobianchi A112 Elite

Autobianchi A112 Elite

A112 Serie V (1979)

En 1979 comenzó la comercialización de una quinta serie que aportaba también numerosos y significativos cambios en el Autobianchi A112. De la misma forma que he afirmado que la cuarta serie fue la primera que introdujo cambios importantes en el Autobianchi, esta quinta serie fue como una evolución o mejora de las modificaciones introducidas en la cuarta serie. En el modelo de 1979 se podían observar unos nuevos paragolpes plásticos y faldones laterales para todos los modelos.

Además, tanto los faros delanteros como los pilotos traseros estaban enmarcados en una especie de máscara negra. Las molduras laterales se hicieron también más visibles y se extendieron también a los pasos de rueda y los retrovisores exteriores aumentaron su tamaño. En general, se puede hablar de un aspecto visual más robusto a la vez que mejor protegido antes pequeños golpes de aparcamiento frente al resto de los vehículos, muchos más grandes, anchos y robustos que el pequeño Autobianchi.

Esta actualización tan profunda en el exterior dejó sin embargo al Autobianchi sin modificaciones en el interior, que no obstante se había rediseñado totalmente dos años antes. En el aspecto comercial sí se pudieron observar algunas modificaciones para adaptar la gama a las exigencias del mercado con la introducción de dos nuevas versiones.

En la parte baja de la oferta apareció el modelo Junior en sustitución del Normale y en la parte alta el Elite, que compartía motor con el Elegante pero tenía un interior más cuidado con materiales de mayor calidad. Además, el Elite incorporó el cambio manual de cinco velocidades como equipo de serie. El Elegante podía equipar también este cambio pero sólo como equipo opcional.

El Autobianchi A112 Abarth incorporó este cambio de cinco velocidades como equipo de serie y a pesar de lo que se podría pensar, no fue un cambio bien acogido porque el desarrollo tan largo de las últimas marchas hizo que su velocidad máxima bajase de 160 km/h a poco más de 150 km/h. Esta quinta serie introdujo como opcional el techo panorámico y el piloto trasero de niebla, mientras que los faros antiniebla delanteros y el limpialuneta trasero era de serie u opcional según el nivel de acabado.

A lo largo del 1980 el Autobianchi A112 comenzó a fabricarse en Suecia en la factoría de Saab para su comercialización exclusiva en los países nórdicos bajo el nombre de Saab Lancia A112, junto a los Saab Lancia 600, una especie de Lancia Delta con anagramas Saab. Como se puede observar, el coche perdió su denominación comercial de Autobianchi a favor de Lancia, algo que ya remarqué cuando hablé de la introducción del color Azul Lancia en 1975.

A112 Serie VI (1982)

En 1982 comienza la comercialización de la que sería la sexta serie, reconocible porque los intermitentes delanteros pasaron a integrarse en el paragolpes, por el aligeramiento visual de todas las estructuras plásticas de la carrocería, por los nuevos pilotos traseros y por contar con un salpicadero totalmente rediseñado y con ciertas reminiscencias Fiat. Sólo el más deportivo Abarth mantuvo los pasos de ruedas en material plástico.

Junto a los ya conocidos equipamientos, apareció un nuevo acabado lujoso con elevalunas eléctricos, limpialuneta, tapicería de terciopelo, apoyacabezas delanteros, reloj digital, cenicero y hasta cristales tintados. Esta nueva versión recibió el nombre de Autobianchi A112 LX, denominación muy vinculada nuevamente a Lancia, que la había comenzado a usar en 1966 para designar a los modelos más lujosos lanzados con motivo del 60 aniversario de la marca.

A112 Serie VII-VIII (1984)

En 1984 comenzó la comercialización de la séptima serie, que no aportó grandes novedades. Para empezar se modificó el paragolpes delantero para poder instalar los faros de niebla, que eran parte del equipo de serie del Abarth y opcional en el resto de los modelos. En la parte trasera se situó la matrícula en el paragolpes y se unió visualmente los pilotos con una moldura de color rojo, excepto en el modelo Junior, que mantuvo la matrícula entre los pilotos.

Debido a este detalle, para distinguir a un Autobianchi A112 Junior de la séptima serie del de sexta serie había que fijarse en las ruedas: los de séptima serie contaban con un pequeño tapacubos que cubría sólo la parte central de la llanta.

Justo un año después, en 1985, hay quien vuelve a hablar de una nueva serie, y va la octava, debido a los cambios que hubo en la gama: se redujo únicamente al modelo Junior que se mantuvo en el mercado aún un año más, hasta que en 1986 fue retirado del mercado. No hubo más modificaciones y por eso hablar de “octava serie” me parece muy aventurado. El motivo de este cese fue el lanzamiento del Lancia Y10, que no olvidemos que en muchos mercados se comercializó como Autobianchi.

Autobianchi A112 Junior

Autobianchi A112 Junior

La relación entre Autobianchi e Innoccenti

Una vez terminado este artículo, creo que es fácil de establecer paralelismos entre el Autobianchi A112 y el Innocenti Nuova Mini.

  • Ambos sustituyeron a modelos icónicos derivados del Fiat 500 y del Mini
  • Ambos tenían unas medias exteriores similares
  • Ambos contaban con unos bloques motrices similares
  • Ambos compartieron el mismo periodo comercial
  • Ambos fueron proyectados como pequeños coches de lujo
  • Ambos acabaron en la órbita del grupo Fiat

Y por desgracia…

  • Ambos vehículos son confundidos a menudo por el gran público
  • Ambos fueron canibalizados por el lanzamiento del Lancia Y10

¿De verdad sigues sin creer en las vidas paralelas?

Esta obra, cuyo autor soy yo mismo, se publicó el 24 de septiembre de 2016 bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Galán

Asturiano residente en Barcelona, apasionado de todo lo que se lleva cuatro ruedas y se puede disfrutar con el carné B. Conductor precoz y tranquilo pero crítico con el entorno. Lector incansable de la prensa del motor y devorador de kilómetros por simple diversión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.