Menu

La AP-1 aumenta considerablemente su tráfico al quitar el peaje

Desde diciembre es gratis ir de Burgos a Armiñón, antes eran 12,25 € (como poco)

La AP-1 aumenta considerablemente su tráfico al quitar el peaje

El 1 diciembre de 2018 a las 0:00 se produjo un hecho inaudito en la red viaria española: por primera vez, una autopista de peaje pasaba a manos públicas tras extinguirse su concesión, la AP-1 entre Burgos y Armiñón. Otras tantas deberían haberlo hecho ya, pero se prolongaron las concesiones por razones políticas cuando ya estaban pagadas, repagadas y tripagadas con el paso de los años.

Europa Press informa que el tráfico en la AP-1, ya gratuita, aumentó en un 58,7 % respecto a noviembre de 2018, y si la comparación se hace con diciembre de 2017, aumentó un 40 %. En otras palabras, en el mes anterior había 16.703 vehículos al día, en diciembre 26.516; en diciembre de 2017 fueron 18.899. Todos esos vehículos dejan de circular -en teoría- por la N-I, una vía convencional de dos sentidos de circulación en la misma calzada y proyectada en los tiempos de Maricastaña.

El importe máximo que tenían que pagar los turismos y motocicletas era de 12,25 euros. Mucho más lo notan los pesados, que se libran de pagar 13,20 euros (camiones) o 25,30 euros (autobuses) por el trayecto completo. Lo que viene a continuación no nos va a sorprender: el tráfico de vehículos pesados ha pasado de 3.794 al día en noviembre, a 6.400 al día en diciembre. Todos esos camiones y autobuses que abandonan la N-I permiten un gran alivio en materia de riesgos para todos los conductores. En 2017, con peajes, el 14 % del tráfico era de vehículos pesados, mientras que en la N-I eran la mitad del tráfico rodado.

En el cómputo anual, la AP-1 ha aumentado su tráfico un 5,26 % en 2018, el doble que la media de vías de peaje

Me encantaría viajar ahora mismo un año hacia el futuro, y ver cómo ha descendido la siniestralidad en la provincia de Burgos, por donde transcurre la mayoría del trazado de la AP-1, y puede que se note también en Álava, donde se encuentra Armiñón. Las vías como la N-I, habiendo una autopista alternativa, deberían ser utilizadas únicamente para los locales que quieran ir de un pueblo a otro, o por elección simple, no para evitar un sablazo.

Mientras el Gobierno y la DGT perpetran hoy la reducción del límite de velocidad de 100 a 90 km/h en las vías secundarias de un carril por sentido, bajo la creencia de que reducirá la siniestralidad, durante todo 2019 aun quedarán en activo los peajes de la AP-4 entre Sevilla y Cádiz, y en la AP-7 entre Alicante y Tarragona. Si se hubiesen liberado YA de los peajes, más vidas se habrían salvado. Esto debería caer como una losa de granito encima de las conciencias de aquellos políticos negligentes que prorrogaron peajes, poniendo las vidas de ciudadanos españoles -y de cualquier otro sitio- en peligro para beneficiar a empresas privadas.

Se acercan elecciones. Cualquier partido político que defienda -o que no sea clarito al respecto- el sostener la red viaria españolas con más peajes, ya sea a la portuguesa o poniendo barreras, debería quedar automáticamente excluido de nuestra lista de opciones.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.