Menu

Por qué debemos negarnos a peajes en autopistas gratuitas

Nos libramos de algunos peajes clásicos, pero amenaza algo peor, el modelo portugués

Por qué debemos negarnos a peajes en autopistas gratuitas

Este año que empieza tiene cambios relevantes en el panorama español en lo referente a las autopistas de pago. El 30 de noviembre vimos un anticipo, la liberalización del peaje de la AP-1 entre Burgos y Armiñón. En la próxima nochevieja también se acabarán los peajes entre Cádiz y Sevilla (AP-4) y entre Tarragona y Alicante (AP-7). Hasta aquí, lo bueno.

Cierto es que han aumentado los peajes en general (subidas pactadas de antemano), pero las autopistas quebradas que ha asumido el Estado (R-2, R-3, R-4, R-5, AP-36, AP-7 de Cartagena a Vera, y M-12) reducen sus tarifas un 30 % desde el día 15 para incentivar su uso, y entre las 0:00 y las 6:00 directamente serán gratuitas. Otra cosa que nos debe alegrar. Ahora viene lo jodido.

En los últimos años un globo sonda no para de amenazarnos, el del pago por el mantenimiento de la red de autopistas. Los políticos y la patronal de empresas concesionarias (SEOPAN) creen que es la única infraestructura de transporte que no se paga por utilizarla, momento en el que olvidan la enorme presión fiscal que soporta el automóvil. Solo con los impuestos de hidrocarburos se ingresaron 10.881 millones de euros en 2017. Este año serán aún más, por la armonización de tramos autonómicos y estatales donde se pagaba menos.

Mantener la red de autopistas le cuesta al Estado unos 11.000 millones de euros… lo comido por lo servido. Los conductores no compramos combustible por aburrimiento, sino para transportarnos

Si con ese dinero no pagamos las carreteras, ¿en qué demonios se lo gastan los gestores públicos?

Repostando

Así estamos financiando el mantenimiento de la red de carreteras: la mitad al depósito y a Hacienda la otra mitad de lo que pagamos

El [mal] ejemplo de Portugal

Se valoran diferentes fórmulas para seguir clavándola al bolsillo del conductor, como los peajes electrónicos, fórmula que se emplea desde 2010 en Portugal en las anteriormente conocidas como SCUT (sin coste para el usuario). Permitidme que os hable un poco de ellas, que es un buen ejemplo para ilustrar lo que nos esperaría.

A mediados de los 90 Portugal ideó una red de autopistas gratuitas con un modelo público-privado, en el que el Estado pagaría a las empresas concesionarias por su mantenimiento en función del volumen de tráfico. Esa fórmula se conoce como peaje a la sombra. La red se construyó ente 1999 y 2008, juntando 987 kilómetros, que representa el 36 % de la red de autopistas lusa de la época, más de un tercio.

Las SCUT, financiadas en gran parte con fondos europeos, pretendían retirar tráfico de la congestionada y mal mantenida red secundaria de carreteras, lo cual tenía un impacto positivo en la seguridad vial. Pero como Portugal tenía que pagar su crisis, decidió que las SCUT fuesen gravadas con peajes electrónicos, sin barrera, en la que los vehículos que van pasando pórticos van acumulando un saldo deudor. La tecnología lo permite desde hace relativamente poco tiempo, antes era irrealizable.

Autopista R 2

Los peajes deben ser siempre una opción, no una imposición – Fotografía: Carlos Felipe Ríos (Flickr) CC BY-SA

Cualquiera que haya viajado a Portugal en los últimos meses o años habrá comprobado que el sistema es un auténtico galimatías, un coñazo y un sacacuartos. Hay tantos sistemas de pago que el usuario acaba totalmente hecho un lío. Si eres portugués no; te tienen cogido por los cataplines, con matrícula y cuenta bancaria, y no tienes escapatoria.

Si eres extranjero, te dan a elegir entre el Easytoll (asociar matrícula a tarjeta bancaria), Tollcard (tarjetas prepago), Tollservice (tarifa plana para estancias cortas), Vía-T y Vía Verde. A pesar de haber escrito ya dos guías que me han llevado horas de documentación, sigo recibiendo preguntas porque el sistema no hay por dónde cogerlo. Al final muchos se han visto en una autopista de pago, que no saben cómo pagar, y con el miedo permanente a que llegue una sanción un año de estos.

¿Cuánto turismo ha perdido Portugal, entre el interior y el exterior, por tan nefasto sistema?

El tráfico en las ex SCUT cayó a la mitad (-56 %) entre 2010 y 2014, aumentando a su vez el tráfico en las vías convencionales un 2 %. ¿Y la diferencia? Gente que deja de usar el vehículo para desplazarse, e incluso que cambia de residencia. La Voz de Galicia cita a la Asociación Empresarial de Viana do Castelo, que ve un progresivo abandono del entorno rural, por no hablar de caída de ingresos por espantar al turismo. Portugal también tiene una nutrida red de autopistas de peaje convencional, pero no compiten con las ex SCUT.

BMW 130i Carretera Secundaria

Las vías secundarias son la primera vía de escape a los peajes, sobre todo si no están ya congestionadas (caso de Cataluña)

+Peajes = +muertos y +heridos

¿Ha aumentado la siniestralidad por culpa de los peajes electrónicos portugueses? Sí, pero no tanto como pensaba. Según un estudio portugués (Pereira³, 2017) estadísticamente hay apreciación de un aumento del 3,5 al 3,9 % en heridos leves en aquellos municipios donde hay que elegir entre pagar por la ex-SCUT o ir por vías secundarias, con datos hasta 2014. No se aprecia apenas impacto en heridos graves o muertes. Tengamos en cuenta que las ex SCUT no tienen -ni tenían- problemas de tráfico.

Volvamos a España. Imaginemos que se implanta un modelo de peaje electrónico en el que los nacionales no tenemos escapatoria, y los turistas que vengan de fuera tengan un mínimo de facilidad para usar nuestras autopistas legalmente. Si cada pórtico que atravesamos se convierte en una clavada en el bolsillo, pues haremos como los portugueses de clase media o inferior: alternar tramos de autopista con secundarias, o renunciar a la comodidad y la seguridad de las autopistas. A quien tiene pasta en Portugal todo esto le resbala.

De momento ya tenemos la red secundaria por completo capada a 90 km/h (turismos y motocicletas) a menos que haya una separación física de los carriles. La diferencia en tiempo de desplazamiento, riesgo (en torno a 3 de cada 4 accidentes con víctimas mortales ocurren en la red secundaria) y otras externalidades negativas hay que sopesarlo también. ¿Qué sacrificio de ciudadanos españoles es aceptable para que se paguen las carreteras que «no estamos pagando»?

Mercedes 190 D BlueEFFICIENCY 1

También se plantea que los coches más contaminantes paguen más, lo cual puede ser justo, o tremendamente injusto, depende a quién se pregunte

En el caso portugués parece rentable. En el país vecino el coste de asistencia por herido leve se podía cifrar en 2006, según el citado estudio y bibliografía consultada, en unos 23.100 euros. El aumento en heridos leves antes comentado equivale a un gasto sanitario extra de 31,2 millones de euros. Eso corresponde más o menos con el 20 % de lo que se recauda con esos puñeteros peajes, así que sale a cuenta (desde ese punto de vista).

De todas formas, pese al latrocinio de los peajes electrónicos, Portugal no llega a cubrir el coste de dichas autopistas, apenas la quinta parte

Al final, si los ciudadanos lo permitimos, nos van a clavar peajes como a los portugueses, y como no tenemos los huevos de los franceses, que pueden poner de rodillas al Gobierno -debo decir alto y claro que no comparto sus métodos-, estamos seriamente amenazados. Ahora bien, este año hay elecciones municipales, autonómicas (salvo Galicia, Cataluña y Andalucía), y al Congreso de los Diputados, y hay que mirar muy bien qué se vota.

Los últimos sondeos apuntan a una mayoría absoluta entre la suma de fuerzas de centro-derecha y derecha. Nunca voy a decir a nadie a quién debe votar, pero sí que lea lo que va a votar. Si los ciudadanos mirásemos más los programas electorales y fuésemos más críticos a la hora de pedir responsabilidades a los políticos, otro gallo cantaría.

No se puede implantar un sistema de repago (porque no es copago, es repago porque para algo pagamos impuestos) de las autopistas sin valorar los costes sanitarios que va a tener el aumento de la siniestralidad vial -esto no es Portugal, tenemos mucho más tráfico-, externalidades negativas de la desviación de tráfico a la red secundaria, más emisiones contaminantes, etc. La tendencia debe ser la contraria, quitar peajes, sacar tráfico de las secundarias, y dejarnos esas carreteras para los lugareños y los que nos aburrimos con las autopistas.

Autopista AP 6

Autopista AP-6 – Fotografía: RoadOver (Flickr) CC BY

Una cosa es poner peajes en vías congestionadas para desincentivar su uso, como se plantea en los accesos a París: si atascar la carretera te cuesta encima dinero, te lo piensas. Otra bien distinta es poner peajes en vías no congestionadas, donde básicamente se manda a la gente a las vías secundarias con todo lo que implica: riesgo de colisión frontal, salida de vía, adelantamientos, etc. Con lo primero podremos estar más o menos de acuerdo, con lo segundo no, roza el delito contra la salud pública.

Permitidme que me ponga de ejemplo. Vivo al ladito de la AP-6, y tengo dos opciones para cruzar a Segovia, pagar 4,80 euros por atravesar un túnel repleto de radares o subir y bajar un puerto peligroso con dos carriles de subida y uno de descenso. Ya ha quedado claro que uso el puerto por sistema, el túnel lo pago solo en caso de emergencia. Las radiales las uso cuando me da la gana, voluntariamente. Así debe ser siempre.

Seguro que al director de la DGT le van a amargar las estadísticas. Cuando empiecen a subir los muertos y los heridos graves, y no se pueda solucionar ni poniendo el límite a 80 km/h, será el momento de pedir sacar las guillotinas de los museos y que los barberos hipsters hagan horas extras poniendo a punto la cuchillería. Con esta barbaridad acabo de hacer más ameno este ladrillo.

Quédate con esto: ya estamos pagando todas las autopistas con nuestros impuestos al pagar los combustibles, no tenemos que repagarlas. En todo caso, que monten en las fronteras unos puestecitos donde los queridos turistas con matrículas extranjeras tendrán que pagar 20, 30, 50 o los que sean-euros por usar nuestras carreteras, como hacen los suizos con sus viñetas.

Tesla Model S

Sí, coches como estos también tendrán que contribuir, que no contaminarán localmente, peso pesan mucho

También cabe plantearse algún día -ahora NO- si los vehículos que se mueven sin hidrocarburos (básicamente los eléctricos) han de contribuir de alguna forma por la parte que desgastan de las carreteras. Oregón prendió la mecha del debate en Estados Unidos. Igual los utilitarios no tienen mucha culpa, pero aquellos que se muevan con más de 60 kWh en baterías y masas de 1,8 toneladas en adelante… algo destrozan el pavimento, seamos honestos.

Siguiendo un razonamiento análogo, los vehículos que son innecesariamente pesados tendrían que pagar más si nos clavan repago por las autopistas, como en Portugal. Allí el criterio es por ejes motorizados y peso por eje, pero seguro que algo se puede ajustar aquí. Quien más destroce el asfalto, que pague más. Tampoco estoy en contra del criterio «el que contamina paga», siempre y cuando hablemos de una contaminación por encima de la media que debería emitir el vehículo en buen estado.

En otras palabras, quienes hayan suprimido catalizador, EGR o cualquier otro dispositivo de serie, echen humo visible… que paguen el doble, o el triple, y así le pongan solución en un taller. La tecnología ya permite medir la contaminación a distancia, algunos medios los han bautizado como «radares anticontaminación» pero no se basan en ondas de radio. Otra posibilidad, más injusta, es que paguen más los vehículos en función de su clasificación medioambiental: máximo sin distintivo, los «C» lo normal, y los ECO/CERO bonificados.

Eso de que solo pagarán los que usen las autopistas es una falacia: casi todo se transporta por carretera en este país, si los transportistas aumentan sus costes, lo pagará todo consumidor final, tenga coche o no

Para penalizar el consumo de energía ya existen los impuestos a los hidrocarburos y el IVA, si meten cualquier otra cosa más, será otro repago. En definitiva, como en este país se hacen las cosas como se hacen -normalmente mal- soy muy pesimista en este sentido. Acabaremos teniendo que comprar un cambiador de matrículas por AliExpress para no jugarnos la vida en carreteras mal mantenidas y atestadas de tráfico, o convertiremos en un lujo una de las mayores ventajas de este país: el libre albedrío y el turismo interior.

Fuente: Pereira, Alfredo, Pereira, Rui and Pereira dos Santos, João, (2017), For Whom the Bell Tolls: Road Safety Effects of Tolls on Uncongested SCUT Highways in Portugal, No 0074, GEE Papers, Gabinete de Estratégia e Estudos, Ministério da Economia.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

8
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Litbea
Invitado
Litbea

No sólo Suiza dónde se paga la viñeta. A mí también me parece la mejor solución, que los que viajamos fuera siempre pagamos y aquí ningún camionero extranjero paga por los kilómetros desgastados de autovía, mucho más pesados que un coche eléctrico.

He visto este enlace aunque no lo he contrastado: https://es.camperstyle.net/peajes-y-vinetas-asi-son-los-costos-y-formas-de-pago-en-europa/

Saludos

sergio
Invitado
sergio

Si al final los SUV no serán tan mala idea en un futuro, para evitar utilizar los peajes, todos a buscar los caminos y carreteras secundarias para llegar a las grandes ciudades, luego saldrá el típico alcalde de pueblo pequeño, por el cual pasa el camino que lleva a Madrid, especula con una súper autopista de 2000000000000 carriles, pensado que atraerá mas visitantes, la gente al ver el millonario peaje por 500 metros, busca otro camino, la carretera se va a la quiebra, es rescatada, suben los peajes…. lo que no cuentan, es que no llega para nada, pues alguien… Leer más »

Miguel Angel Platero
Invitado
Miguel Angel Platero

Completamente de acuerdo. Se tendría que imponer la viñeta y que pague todo el mundo. No es justo que algunos tengamos que pagar por las autopistas (sin opción real a usar otra carretera) y otros tengan autovías gratuitas pagadas con el dinero de todos. Especialmente hay que cobrarles a los turistas y a los que van de paso.

Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

Que gusto de leerte una vez más Javier

Enrique
Invitado
Enrique

Se nota que sabes de lo que hablas, enhorabuena por el artículo. Qué pesados los de SEOPAN. Aunque la tecnología lo permita, no se debe recaudar (más aun) sino mejorar la movilidad de los ciudadanos y la eficiencia de la red de carreteras. Los objetivos deben ser menor congestión, menos accidentes y menos graves, menor deterioro de las carreteras, menor coste en el transporte,… Si los peajes favorecen alguno de estos puntos, lo veo conveniente. Como pocas veces se apunta, el deterioro de las carreteras viene mayoritariamente por los camiones, y no entiendo que en los peajes paguen algo más… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.