El motor diésel continúa retirándose progresivamente

El motor diésel continúa retirándose progresivamente

Nissan se apunta a la conga progasolina y proeléctricos


Tiempo de lectura: 6 min.

No solo los fabricantes Premium dicen que van a dar la espalda al motor diésel, como Volvo o Jaguar Land Rover, también lo están haciendo algunos generalistas de forma más o menos velada. Los japoneses, que siempre han mirado a los diésel con reservas, también están haciéndolo. Toyota lo anunció en marzo, Nissan confirmó el lunes algo parecido.

No se van a dejar de vender versiones diésel de golpe y porrazo, pero se irán descatalogando en los segmentos donde tenga un menor sentido económico, con la ambición de no ofrecerlos en los modelos que reemplacen a los que ahora se están vendiendo. Los modelos electrificados serán los responsables de bajar emisiones de carbono más allá del horizonte 2021 (95 g/km de CO2).

Para Toyota desde luego que es una medida lógica, el 10% de su gama europea se está comercializando con motores diésel por el gran empujón que le han dado a su gama híbrida. Para Nissan ocurre algo parecido, en 2017 el 16% de sus ventas correspondieron a petroleros, casi 128.500 unidades.

Nissan NT400 Cabstar

Los camiones NT400 y NT500 fabricados en Ávila no pasarán de la norma Euro5+

Nissan seguirá manteniendo los diésel en los comerciales ligeros (NV200 y Navara), al igual que Toyota hará con Land Cruiser, Hilux y Proace. Además, los camiones ligeros NT400 y NT500 se dejarán de fabricar en cuestión de meses, dado que no merece la pena actualizarlos a Euro 6. La fábrica de Ávila se quedará como centro de recambios ante la pérdida de su principal trabajo.

Toyota solo mantendrá en Europa un diésel propio, el 2.8 D-4D, además del 2.0 D-4D de origen PSA para furgonetas

Hay otro motivo del que los responsables de Nissan no hablan, y es que hacer que sus motores diésel cumplan con los requisitos de las normas anticontaminación europeas a medio plazo son remotas. La ONG Transport & Environment denunció que las emisiones reales en óxidos de nitrógeno de los diésel de la alianza Renault Nissan son de las peores de la industria, con permiso de Fiat. Solucionar eso no es ni rápido, ni fácil, ni barato.

Ahora tiene todo más sentido, un cóctel de ventas menguantes, aversión al diésel creciendo en Europa (del 54,9% de cuota en 2011 al 43,8% en 2017), la dificultad de cumplir con los estándares sin gastarse un dineral, y el empuje de los eléctricos. Nissan es el líder mundial en electromovilidad, sin discusión, como Toyota lo es en el campo híbrido. Al menos tienen un plan B consistente.

Motor Honda 1.6 i-DTEC

Pero al final todo se va a reducir a lo que quieran los consumidores. El diésel está perdiendo popularidad a marchas forzadas, volviendo a niveles de penetración anteriores al año 2000. Los gasolina están recuperando terreno y la estrategia de electrificación es fundamental para varios fabricantes, desde los semihíbridos ligeros hasta los eléctricos puros con baterías cada vez más capaces.

En un escenario en la que varios fabricantes apuestan por esta tecnología a la vez, y con proveedores que han hecho los deberes -como Bosch, Continental o Schaeffler- se da el caldo de cultivo para la masificación de los híbridos y los eléctricos. Toyota poco a poco irá perdiendo su particular “monopolio” en generalistas y Lexus en Premium.

Anteriores intentos por popularizar los híbridos fracasaron ante su falta de competitividad contra los diésel, esos que ahora están en retroceso. Si se retira un depredador, es lógico que una tecnología prospere. Ayudarán a la decisión colectiva los impuestos al combustible -sobre todo si sube el gasóleo- y el progresivo endurecimiento de las políticas de circulación respecto a los diésel, por muy nuevos que estén.

Milla Jovovich con Toyota C-HR

Toyota pasó a tener una tecnología híbrida de nicho en Europa a popularizarla, e incluso en venderla como algo sexy, cool, etc.

Los fabricantes que aguantarán más tiempo los diésel son los más dependientes de ellos, como las monarquías Premium alemanas, Fiat Chrysler o PSA, si bien este último tiene también una ambiciosa política de electrificación y motores diésel menos guarretes de lo normal (BlueHDi).

Permanecerán las mecánicas que puedan cumplir con Euro 6c/6d de forma rentable, con una demanda suficiente y en segmentos medios y grandes, especialmente SUV, berlinas y monovolumen. En compactos y subcompactos los gasolina recuperan mucho terreno y van relegando los diésel a los que más panzadas kilométricas se van a pegar, es decir, que hay que volver a desempolvar la calculadora y no comprar el diésel por inercia o para no ir a repostar cada dos semanas.

Basta con comprobar esta evidencia: cuanto más económico y simple es un modelo, menos factible es que tenga un diésel en la gama, mientras que los más grandes y pesados prácticamente necesitan diésel a menos que haya alternativas razonables híbridas o eléctricas del todo. Con el tiempo, hasta los industriales se desengancharán, incluso los camiones y autobuses. Eso llevará más tiempo, pero parece clara una cosa: los días felices del motor diésel nunca volverán.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.