ZEDU-1, el camino a las cero emisiones

ZEDU-1, el camino a las cero emisiones

Recoge las partículas que nadie tenía en cuenta


Tiempo de lectura: 3 min.

Por todos es sabido que los vehículos movidos por combustibles fósiles emiten partículas dañinas para la salud por sus tubos de escape. Los eléctricos, al no contar con emisiones contaminantes provenientes de sus motores, se apresuraron a portar la medalla de “cero emisiones”. Ahora el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), la empresa de ingeniería HWA (que ha producido todos los Mercedes AMG GT de carreras desde 2011), nos presentaron el ZEDU-1, el camino a las cero emisiones reales.

Al leer sobre el tema, el primer precedente que me ha venido a la mente es el caso del asbesto. Estas fibras se acumulaban en los pulmones y provocaban enfermedades, por lo que se prohibió su uso. Pues en este caso, el ZEDU-1, viene a preocuparse precisamente de la salud pública, recogiendo partículas que nadie había tenido en cuenta de los vehículos en circulación.

Las partículas finas forman parte de nuestro ambiente, y llevamos expuestos toda nuestra vida a ellas. Los microplásticos pueden formar parte del torrente sanguíneo gracias a su reducido tamaño, y provocan enfermedades cardiovasculares y pulmonares, así como una disminución del desarrollo cerebral en niños. Todo toma sentido cuando os digo solamente las partículas de desgaste de los neumáticos son 1.850 más numerosas que las que se encuentran en el flujo de escape de un vehículo de combustión interna.

view under the bonnet of the prototype zedu 1 recortada

El ZEDU-1 es el primer paso para reducir las emisiones a cero

En absoluto pretendo blanquear la imagen del vehículo de combustión, pero esto nos demuestra que quizá se fue muy estricto con ciertas motorizaciones y excesivamente laxo en otros puntos de la industria. Tanto las pastillas de freno como los neumáticos están ahora en el punto de mira, y en este caso, el mayor peso de los vehículos eléctricos juega en su contra.

El ZEDU-1 está diseñado para atrapar todas las partículas hasta los 50 km/h, y entre el 70 y el 80 por ciento de las partículas por encima de esa velocidad. Para ello, sus frenos convencionales se han suprimido, integrándolos en la caja de cambios y sustituyéndolo por un freno multidisco sumergido en aceite que se filtra continuamente para recoger las partículas generadas.

Al ser un vehículo eléctrico cuenta con frenada regenerativa, pero aun así este tipo de freno es una solución para recuperar esas partículas. En los pasos de rueda se ha integrado un carenado que se ha diseñado para que genere una presión negativa al circular, de forma que las partículas de abrasión del neumático se acumulan en un lugar específico. Estas partículas son filtradas y el aire sale limpio de la zona.

zedu 1

Las soluciones técnicas son excelentes, pero el objetivo es que la industria se implique y reduzca las emisiones desde el propio diseño

Pero esto no hace perfecto al prototipo ZEDU-1, el camino a las cero emisiones necesita más pasos para materializarse. De momento se ha experimentado en un dinamómetro de rodillos en las instalaciones del DLR en Stuttgart (Alemania) y en circuitos de prueba. El vehículo puede detectar y caracterizar partículas hasta el rango ultrafino, aunque los análisis se centraron en la cantidad total de emisiones de partículas y la distribución del tamaño de las partículas. “Para ello, seguimos diferentes perfiles y ciclos de conducción. Esto también incluía la WLTC” dice el director de proyecto Franz Philipps del DLR.

Los resultados de las primeras pruebas de conducción han convencido al equipo del ZEDU-1, el camino a las cero emisiones pasa por desarrollar aún más la tecnología junto con la industria para comenzar con éxito la producción en serie. De momento en la fabricación de neumáticos ya vimos que la tendencia era a alargar la vida útil de estos, como vimos en los neumáticos Goodyear montados en el Citröen Oli.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.