Menu

El Volkswagen T-Roc Cabrio cambiará las reglas

El primer SUV sin techo del segmento

El Volkswagen T-Roc Cabrio cambiará las reglas

Volkswagen llama a su nueva creación “un soplo literal de aire fresco” en su comunicado de prensa, y la verdad es que en parte tiene razón. El Volkswagen T-Roc Cabrio parece un poco absurdo, pero también es un producto muy peculiar que llegará a los distintos mercados del Viejo Continente a principios de 2020.

En lugar de, simplemente, quitar el techo del T-Roc estándar, Volkswagen ha alterado drásticamente la estructura y la carrocería del vehículo. De hecho, su distancia entre ejes es 37 milímetros más larga estándar, mientras que su longitud total es 34 mm superior. Además, el Volkswagen T-Roc Cabrio presenta un refuerzo estructural en la parte inferior, paneles laterales, travesaños, puertas y marco del parabrisas para compensar la falta de techo.

Y hablando de este último, es de tela y se puede ocultar en solo nueve segundos a velocidades de hasta 30 km/h. La presencia de la capota reduce el espacio del maletero en 161 litros, quedando en unos modestos 284 litros. Sin embargo, nadie que esté dispuesto a comprarse uno se decidirá por este aspecto. Nadie compra un convertible si la practicidad y el espacio para el equipaje son prioritarios.

Volkswagen T Roc Cabrio (3)

El T-Roc Cabrio se asienta sobre la plataforma MQB del grupo y, desde la aleta delantera hacia atrás, todo es de nueva factura

El Volkswagen T-Roc Cabrio toma su equipo retráctil del último Golf descapotable, que está descatalogado. Dado que el mecanismo de plegado del techo enmarca los asientos traseros cuando está resguardado, la segunda fila ahora solo puede albergar a dos personas, en lugar de tres. La capota está disponible únicamente en negro y se acciona mediante un interruptor en la consola central o a través de la llave de contacto de forma remota.

El fabricante alemán venderá el nuevo T-Roc Cabrio con un motor de gasolina de tres cilindros y 1 litro que entrega 115 CV y 200 Nm, y un tetracilíndrico de 1,5 litros con 150 CV y 250 Nm. El último de estos motores puede asociarse a una transmisión automática de doble embrague de siete velocidades, mientras que el modelo de acceso se conforma únicamente con una manual de seis.

Los SUV descapotables siempre han sido bastante extraños, viniéndome a la cabeza tan solo el Range Rover Evoque Convertible y el Nissan Murano CrossCabriolet, y el T-Roc Cabriolet no es diferente. Será el único Volkswagen capaz de circular sin el techo, tras la muerte del Golf Cabrio y el Beetle Cabrio, y hará su debut público en el Salón del Automóvil de Frankfurt en el próximo mes de septiembre.

Volkswagen T Roc Cabrio (8)

Al igual que los extintos Beetle y Golf Cabrio, el T-Roc Cabrio se fabricará en la planta de Volkswagen de Osnabrück, Alemania

Desde su puesta en venta estará disponible con dos niveles de equipamiento. El primero, denominado Style, presenta ruedas de 17 pulgadas, iluminación ambiental estándar y un paquete interior de cuero. También está disponible el acabado R-Line, que agrega luces antiniebla, asientos deportivos de cuero sintético, suspensión más firme, llantas de 17 pulgadas más agresivas y algunas molduras específicas de tono azul en el habitáculo.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

La idea no es mala y mal resuelta no está, con todo, seguiré esperando un Speedster de ocasión irrechazable.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.