Volkswagen abandona los odiosos botones táctiles

Volkswagen abandona los odiosos botones táctiles

El volante recuperará los botones analógicos debido a las quejas de los clientes


Tiempo de lectura: 3 min.

El CEO de Volkswagen, Thomas Schäfer, hizo pública la noticia en LinkedIn, Volkswagen abandona los odiosos botones táctiles. Los botones físicos trajeron a los usuarios de cabeza desde su estreno en las variantes del Golf GTI y R, el Tiguan R, y muchos de sus modelos eléctricos.

La pieza en cuestión consiste en una superficie con un ligero relieve con las distintas funciones repartidas por él, que devuelve una ligera vibración al utilizarlos (función háptica). Las quejas sobre la retroalimentación que recibe el usuario al utilizarlos también ha sido otra de las quejas, por lo que finalmente Volkswagen ha decidido dar un paso atrás y volver a los controles físicos. Los modelos de gamas inferiores ofrecen botones físicos mucho más intuitivos, como por ejemplo el Amarok, la pick-up de Volkswagen.

Viendo los modelos que equipaban este tipo de controles, creo que Volkswagen no lo pensó muy bien, el corte deportivo de estos debería haberle servido de pista para sospechar del éxito de los controles táctiles. Además, Volkswagen no está sola, el fabricante DS ya ha anunciado que el futuro de sus sistemas de infoentretenimiento podrían abandonar las pantallas táctiles. No me extraña, cualquiera que haya intentado manejar una pantalla táctil con una sola mano, en una carretera ligeramente ondulada y sin olvidar la atención sobre la carretera, habrá podido comprobar lo incómodo e inseguro que es.

volkswagen golf gte 567

Las marcas deberían hacer un estudio de seguridad acerca de este tipo de botones

En este sentido, opino que la escalada de pantallas y controles táctiles en todas las marcas no ayuda en absoluto a reducir la siniestralidad. Bajo mi punto de vista, los coches solo deberían contar, como mucho, con una pantalla y con un head-up display, en ningún caso el festival de pantallas que hacen que el salpicadero parezca el escritorio de un hacker. Ya que nos han hecho perder en su mayoría los cuadros analógicos, esa pantalla debería reflejar en su parte central la ruta del GPS, y a los lados datos relevantes de la conducción, como autonomía, revoluciones por minuto y temperaturas del refrigerante y el aceite.

En el head-up display la velocidad actual y la de la vía (no necesariamente con realidad aumentada como el del VW ID.4), y para los controles del volante las funciones justas, incluso plantearse la adaptación desde el mundo de la competición de los mandos rotary. Este tipo de mando aúna varias funciones, las direccionales, la pulsación y la rotación, pudiendo configurarse en un coche actual para navegar por los menús fácilmente con uno o dos dedos. Si un piloto puede manejar este tipo de control a 300 km/h nosotros podremos hacerlo a 90 km/h, con la facilidad de que nosotros no medimos los tiempos por vuelta ni manejamos los mapas de motor del coche.

En mi hipotético habitáculo no habría lugar para funciones táctiles, ni para volantes achatados por ninguna parte, las funciones de introducción de direcciones o que requieran deberían transferirse únicamente a operarlas mediante la voz, que han avanzado eones en los últimos 20 años. Por otro lado, la ley prohíbe el uso del móvil, y los fabricantes han trasladado estos a una gran pantalla adherida al salpicadero, haciendo de la prohibición papel mojado.

volkswagen amarok v6 4motion 11

Volvamos a hacer los coches para conducirlos, simplificando el uso de los mandos lo máximo posible

De momento nos toca conformarnos con la noticia de que Volkswagen abandona los odiosos botones táctiles, a falta de saber si la acción será inmediata para los coches ya encargados o se realizará a partir de los pedidos realizados a partir de este momento. Ojalá pronto todos los fabricantes reconduzcan sus diseños hacia algo más seguro e intuitivo y podamos contároslo.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.