¿Tienes dos millones de dólares? Entonces este Cobra te puede interesar

¿Tienes dos millones de dólares? Entonces este Cobra te puede interesar

Uno de los raros ejemplares con carburadores Holley


Tiempo de lectura: 3 min.

El Cobra es uno de esos vehículos que no necesita presentación para todo apasionado del motor que se precie. Su carrocería, de líneas limpias, bellas y atemporales, y su imponente motor V8 son delicias para cualquier aficionado.

La historia del AC Cobra (Shelby Cobra en algunos mercados) comienza en 1953 con el nacimiento del AC Ace, modelo del cual tomaría su base, pero cambiando los motores dos litros por otros bastante más “picantes”. En 1961, AC iniciaría las negociaciones con Carroll Shelby para instalar un motor V8 en el vano motor del Ace. El modelo se hizo realidad en 1962.

Las modificaciones del Cobra con respecto al Ace son notables tanto en el exterior como en la parte mecánica: el Cobra recibía un nuevo frontal y un diferencial trasero capaz de aguantar las prestaciones del V8 americano, además de reajustar diferentes órganos mecánicos para acoger el nuevo propulsor.

Shelby Cobra 427 Mecum Auctions (2)

La unidad que os presentamos hoy, en un llamativo color rojo, es una unidad muy especial, ya que es de las pocas que se conservan en un estado muy próximo al original. Se trata de un Shelby Cobra 427 (esta denominación se debe a la cilindrada en pulgadas cúbicas, y corresponde a unos 7 litros de cubicaje).

El hecho de que se conserve casi tal y como salió de fábrica es una auténtica rareza, ya que, en esta configuración, sólo se construyeron 260 unidades (155 de ellas con color “true-blue”), y de estas, algunas pasaron a mejor vida por accidentes, mientras que otras fueron utilizadas para competición. Además, esta unidad de color rojo es una de las 100 unidades que montaron carburadores Holley de fábrica.

Siendo totalmente estrictos, este imponente Cobra no es 100% original, ya que ha sido restaurado (manteniendo, eso sí, el mismo color). El chasis de aluminio, por el contrario, es totalmente original. Lo que resulta verdaderamente llamativo son los pocos kilómetros que ha recorrido a lo largo de su vida: ¡poco más de 29.000!

Como os podréis hacer una idea, este Cobra no es barato, ya que lo ha vendido Mecum Auctions por la friolera de dos millones de dólares (poco más de 1.860.000 euros al cambio). Si te parece una cantidad elevada, el récord lo ostenta un Cobra 260 de 1.962, que se vendió por casi catorce millones de dólares. ¡Casi nada!

Si tener un Cobra es un sueño para ti, y estas cantidades te parecen elevadas, tenemos buenas noticias: AC presentó hace poco el Cobra GT Roadster, un modelo totalmente nuevo que se inspira fuertemente en el Cobra original, pero con la tecnología actual. Dispone de un chasis monocasco de aluminio y carrocería en fibra de carbono, y la posibilidad de elegir entre dos motorizaciones V8 (una atmosférica de 460 CV y 570 Nm de par, y otra sobrealimentada con 663 CV y 780 Nm), todo ello en una longitud de 4,23 metros y con una masa de 1.400 kg.

No es barato, pero los 250.000 euros que cuesta (antes de impuestos) lo convierten en una opción mucho más asequible que este bello Shelby Cobra rojo. Y nos hace pensar que aún hay sitio para un modelo pasional en un mundo del motor cada vez más restrictivo en cuanto a legislación, y donde la tendencia SUV ha fagocitado casi cualquier otro tipo de carrocería

COMPARTE
Sobre mí

Jesus Alonso

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso

Javier Gutierrez