El vehículo comercial Škoda 1203 renace en formato digital

El vehículo comercial Škoda 1203 renace en formato digital

Obra de un diseñador de la marca, su materialización realmente sería factible


Tiempo de lectura: 3 min.

Škoda ha presentado la idea de lo que sería un renacimiento de su autocaravana/furgoneta 1203 como parte de su proyecto “Icons Get a Makeover” (algo así como “Los iconos logran un cambio de imagen”). La versión moderna y renderizada del Škoda 1203, un popular vehículo comercial producido para multitud de propósitos durante casi 30 años, fue creada por Daniel Hájek, un empleado checo de la firma de Mladá Boleslav. En su día a día, Hájek no diseña coches, sino que se encarga de crear interfaces de usuario para los modelos de la marca.

Su visión, representada a través de bocetos conceptuales, es la de una nueva autocaravana 1203 con un techo emergente basada en una plataforma existente del Grupo Volkswagen, en lugar de ser un renacimiento retro desde cero. El hombre, de 31 años, eligió el modelo 1203 porque sus abuelos tenían uno en su jardín, y lo mantuvieron durante bastante tiempo. De hecho, tuvo sus primeras experiencias detrás del volante de esa misma unidad, conduciéndola por la granja de su familia cuando tenía 15 años; si es recinto es privado, no hay problema legal en hacerlo.

“Quería que mi estudio dejara claro que este es el mismo vehículo, pero no que fuera demasiado retro. Diseñé un vehículo moderno que rinde homenaje a la leyenda”, explica Hájek. El estilista también pensó en las posibles partes mecánicas, ya que el nuevo 1203 (si alguna vez se fabrica) tomaría prestada la arquitectura de la furgoneta mediana del grupo, la Volkswagen Transporter, aunque también podría ser “fácilmente” un modelo “totalmente eléctrico”. Pensemos también que la firma de Wolfsburgo tiene intención de revivir su icónica T1 en formato de cero emisiones.

Skoda 1203 Camper Render (1)

El proyecto “Icons Get a Makeover” tiene como objetivo hacer que los diseñadores de Skoda hagan un repaso histórico de sus modelos para hacer interpretaciones modernas de sus clásicos

Aunque Hájek es un diseñador de interfaces de usuario, en el interior, el salpicadero minimalista se basa en líneas horizontales, y ni siquiera viene equipado con su propio sistema de información y entretenimiento muy extrañamente. “La idea es que el conductor utilice su propio dispositivo, como un smartphone o una tablet, para acceder a esta información”, explica el empleado de la marca. La única pantalla que hay a bordo es la que está tras el volante –de dos radios–, haciendo de cuadro de instrumentos y de sistema de infoentretenimiento según la ocasión lo requiera.

Desafortunadamente, Škoda no ha expresado ningún deseo de producir algo como esto a pesar de que ha sido diseñado para ser viable como un producto real, pero sería interesante verlo en los concesionarios. “Hablé de ello con mis colegas y me dijeron que, si tengo experiencia con el 1203, podría intentar reimaginarlo para el nuevo milenio”, mencionó Hájek. “Pero también creo que un vehículo como este sería fantástico para la marca Škoda hoy”. De hecho, Hájek cree que un vehículo como este encajaría perfectamente en la alineación actual de la compañía checa.

Skoda 1203

Škoda 1203

Aunque la Škoda 1203 no alcanzó el renombre internacional del microbús de Volkswagen, para los checoslovacos es un icono. Lanzada en 1968, fue vendida como ambulancia, coche fúnebre, furgoneta de reparto y más; era una máquina omnipresente en las calles del país antes de la disolución pacífica en la República Checa y Eslovaquia.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!