Se subasta un Ferrari 456 “powered by Toyota”

Se subasta un Ferrari 456 “powered by Toyota”

Herejía o acierto, es un coche con mucha personalidad y un 2JZ-GE


Tiempo de lectura: 4 min.

Los anuncios clasificados de coches tienen algo que los aficionados amamos. Multitud de coches con los que podemos soñar, algunos más realistas que otros, e incluso que podríamos llegar a querer y disfrutar en nuestras carnes. Pasarse las horas mirando, buscando y rebuscando anuncios de coches de segunda mano tiene como resultado que, en ocasiones, nos encontremos con máquinas tan curiosas como la que ilustra esta entrada. Un Ferrari 456 donde ya no late un gran motor V12 de aspiración natural, sino un 2JZ-GE montado en modelos como el Toyota Supra A80 (el atmosférico) o el Lexus GS 300.

Lo que alberga este cavallino bajo su capó no es el único cambio. Los faros escamoteables, los últimos montados en un Ferrari, han pasado a mejor vida en pro de unos fijos que evocan a los del Ferrari California T. ¿Herejía o acierto? Depende de cada uno esa elección. Pero lo más importante, ¿por qué cambiar el corazón de un Ferrari por uno de Toyota? Phil, el constructor original, y Justin Dodrill, la persona que actualmente vende el coche en eBay, dieron respuesta a estas preguntas al medio estadounidense Road & Track.

Phil, el cerebro detrás de esta creación única, compró el coche en perfectas condiciones. Por extraño que parezca, no tenía ni el motor ni la transmisión estropeados. Cuando se hizo el trasplante corazón era un 456 en perfecto estado de funcionamiento. Sin embargo, el V12 de 5.474 cm3 con los 442 CV funcionando a pleno galope requiere de cuidados especiales, y muchos billetes en la cartera. Según ficha técnica, el consumo medio era de 18,2 l/100 km, y en ciudad podía acercarse peligrosamente a los 30 l/100 km. Es mucho dinero solo en combustible.

Ferrari 456 2JZ GTE Swap 3

El 2JZ-GE con VVT-i es más utilizable para el día a día, y menos delicado de mantener

El 3 litros 2JZ de Toyota, aún con la mitad de los cilindros del italiano, no tiene nada que envidiar en rendimiento absoluto

El dueño de la montura italiana decidió colocar un bloque 2JZ porque quería conducirlo de camino al trabajo todos los días: un viaje redondo de 160 kilómetros. Dados los altos costos de mantenimiento y la dudosa fiabilidad a largo plazo asociada a la mayoría de los gran turismo de Ferrari de la época, Phil pensó que cambiar el tren motriz por uno diseñado a prueba de bombas le ahorraría dolores de cabeza con el paso del tiempo, y dinero. Su consumo es de “apenas” 11 l/100 km, y las prestaciones no merman tanto frente al doce cilindros.

Al principio, el archiconocido por todos los fanáticos del motor 2JZ-GTE (turbo) estaba asociado a la transmisión automática de cuatro velocidades que venía ya montada en el Ferrari 456 GTA. Tras experimentar algunos problemas eléctricos, Phil compró un Lexus GS 300 a punto de ser convertido en un cubo de metal para tomar prestada su transmisión automática, su diferencial y su motor, un 2JZ-GE, atmosférico (220 CV).

Todo fue montado y adaptado para encajar en las entrañas del 456. Incluso los convertidores catalíticos también fueron montados para pasar la normativa de emisiones californiana (no le quedaba otra). El V12 fue vendido, y la transmisión automática asociada a este, regalada.

Ferrari 456 2JZ GTE Swap 2

Según su actual dueño, con menos peso sobre el eje frontal la dirección es más ligera y ágil

Todos los medidores se adaptaron bien al cambio mecánico, menos el velocímetro, cuyo sensor de velocidad viene de la señal GPS. El Ferrari 456 es un coche precioso se mire por donde se mire, pero Phil no era un enamorado de los faros escamoteables, así que los que cambió los pilotos originales por unos aftermarket de Toyota Celica, modificando el capó para una mejor integración en la carrocería y conseguir un aspecto más familiar con la gama actual de la casa de Maranello.

Tras cuatro años viviendo juntos, Phil vendió el coche a Justin Dodrill, residente en Denver, Colorado. Lo único que cambió fue el parachoques delantero, de un 575 M, y las llantas de aleación, de mayor tamaño y cromadas, muy al gusto norteamericano. Ahora está a la venta en eBay a un precio de 45.000 dólares, cerca de 40.000 euros al cambio. Justin necesita hacer espacio entre su colección, entre los que destacan un Lamborghini Murciélago y un Pontiac Fiero con sendos motores intercambiados.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Puesss….aunque me parece una herejía, seguro que el coche va muy bien con ese motor. Ahora bien, el exterior podría haberlo dejado de serie, porque los faros y las llantas cromadas esas convierten un bonito Ferrari casi clásico en algo que parece una réplica de fibra o una copia china.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.